Azarenka va a por Serena

Rafael Plaza desde la ciudad de Madrid

Lo que se vio no fue a una jugadora, fue un ciclón. Victoria Azarenka derrotó 6-3 y 6-2 a la rusa Kuznetsova para coronarse campeona en Miami y poner el broche a un mes perfecto, lanzando a la vez un mensaje a Serena Williams. La bielorrusa, que se convirtió en la tercera mujer de toda la historia que enlaza victorias en Indian Wells y Miami (de categoría Premier Mandatory) tras Steffi Graf (1994 y 1995) y Kim Clijsters (2005), regresará el lunes al top-5 de la WTA. Ya es número uno del año en la clasificación que marca la carrera a la Copa de Maestras de Singapur. Su objetivo, por supuesto, está bien claro: quiere el trono que ocupa la estadounidense. Con un arranque de temporada mercurial (tres títulos, 22 victorias y una sola derrota) y apoyada en un juego excelso, no es un objetivo imposible.

“Vamos a ver qué pasa”, respondió Azarenka cuando le preguntaron sobre el asalto al número uno. “Lo he dicho muchas veces: Serena es una de las jugadoras que más me obliga a esforzarme. Es la competidora más dura que hay. Para mí, es un gran desafío que esté en el circuito porque siempre me hace mejorar”, añadió la bielorrusa, una de las pocas que ha mirado a los ojos a la campeona de 21 grandes en los últimos años. “Pero cuando digo que creo en mí misma es por algo. Si no sales a la pista sintiendo que eres la mejor jugadora, mejor no vayas”.

Ante el discreto arranque de temporada de Serena (con tantas derrotas en tres meses de curso como en todo 2015), el fulgurante comienzo de la bielorrusa. Azarenka ganó Indian Wells y Miami jugando como en el pasado, cuando levantó dos veces el Abierto de Australia (2012 y 2013), llegando al número uno mundial. De sus 22 victorias en 2016, 19 llegaron en dos mangas, y en muchas de ellas arrasando. En consecuencia, la bielorrusa demostró una superioridad incontestable, un par de marchas por encima del resto de las jugadoras.

“Nunca puse en duda mi capacidad para jugar”, aseguró la número cinco, fuertemente castigada por las lesiones en los últimos tiempos. “Lo más complicado era que mi cuerpo no estaba respondiendo bien a los entrenamientos y a los partidos. Estaba sin fuerzas porque no me encontraba sana. Luego, tuve algunos problemas mentales, pero nunca dudé de mis capacidades”, insistió Azarenka, con la vista puesta en la gira de tierra batida, donde podría dar un importante bocado a Serena en su carrera por quedarse con el ático de la clasificación.

“Estoy muy motivada para la temporada de tierra”, avisó Azarenka. “La gente dice que no es mi superficie favorita, pero voy a trabajar muy duro para asegurarme de que sea mi superficie favorita”. Mentalidad de ganadora, mentalidad Azarenka.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados