“Las victorias de hace dos años no van a ayudarme hoy”

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

En los pasillos de Melbourne Park cada vez suena con más fuerza su nombre entre las candidatas a levantar la corona en este Abierto de Australia. Jugadoras, entrenadores, aficionados y prensa se niegan a sacar a Victoria Azarenka de la terna de favoritas a conquistar el primer Grand Slam de la temporada. Mientras tanto, la bielorrusa prefiere sacudirse cualquier tipo de presión impuesta por esas voces que ven en su raqueta las mismas virtudes que le ayudaron a conquistar el título en Las Antípodas en dos ocasiones anteriores, 2012 y 2013.

¿Favorita como en ediciones pasadas? “Es la historia de siempre. He tenido que responder a esa pregunta en muchas ocasiones ya. No me comparo con el pasado. Ni siquiera recuerdo cómo me sentía entonces, sólo trato de centrarme en el momento e ir partido a partido. Las victorias de hace dos años no van a ayudarme hoy”, aclara después de colarse en los cuartos de final del ‘major aussie’. Pero Azarenka no puede esconder la evidencia. O al menos sus resultados. Desde que arrancó su participación en Melbourne no ha cedido un solo set y, lo que es más espectacular, únicamente ha entregado una media de un juego por cada parcial.

No obstante, este lunes Barbora Strycova ha sido la única capaz de arañarle seis juegos en un mismo encuentro (6-2, 6-4), eso sí, insuficientes para evitar que la ex número uno del mundo se colase por quinta vez entre las ocho mejores en Australia. “Hoy estuve más centrada en mantenerme concentrada porque es un tipo de jugadora que no te da ritmo. Estuve centrada en la ejecución y en ser agresiva, seguir mi plan de juego desde el primero hasta el último punto”, resume tras una hora y media de partido. “Creo que jugué bastante bien. Siempre pienso que hay cosas que podría hacer mejor. Soy perfeccionista. Pero, en general, estuve bastante sólida”.

Esa solidez es la que la ha situado de nuevo como candidata a todo, a la altura de Serena o Sharapova (se medirán frente a frente en cuartos de final, lo que abre un poco más sus opciones). Y es que desde que arrancó la temporada, Azarenka ha firmado por victorias sus nueve actuaciones entre Brisbane y Melbourne. Pero, ¿por qué se le da tan bien el territorio australiano? “No hay una cosa en concreto. Realmente disfruto de la energía que hay aquí. El torneo siempre trata de mejorar. Como jugador, tus opiniones importan. Creo que es realmente importante”, responde la propia Vika.

En cuartos de final se reencontrará con la misma rival a la que tumbó en la final, antes de levantar su primer título de 2016 hace unas semanas: Angelique Kerber. “Me espero un partido muy duro porque ella es muy sólida, muy consistente y una increíble luchadora. Tengo que dar mi mejor tenis para ganarle. Es una jugadora que no te va a regalar nada, no comete errores”, advierte la actual número 16 de la WTA. “Su nivel de forma física siempre ha sido bastante alto. Es muy consistente, se mueve bien. Puede jugar durante el tiempo que quiera. Pero en el servicio, pienso que puede ser un poco más agresiva, aunque cada partido es una historia diferente”. Ese nuevo capítulo tendrá lugar este miércoles.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados