“Algún espabilado dijo que la carrera de Rafael sería corta”

Javier Méndez desde la ciudad de Nueva York

Sin pelos en la lengua, porque jamás los ha tenido. Toni Nadal es claro y directo, mucho más cuando debe hablar sobre su sobrino, junto al que ha vivido penas y alegrías. De estas últimas en los Grand Slam, concretamente, 16. El entrenador desde niño del número uno del mundo pasea por los pasillos de la Arthur Ashe, a unos metros de la puerta del vestuario donde Rafael y el resto del equipo celebra un nuevo título en Nueva York. “Es algo increíble para mí”, asegura sonriente el preparador a un reducido grupo de periodistas.

“Ya cuando tenía 12, 13 o 14 también lo era, porque cuando uno empieza no piensa que pueda llegar a este nivel”, continuó explicando. “Estoy muy contento de ver a mi sobrino levantar tantos trofeos, saber que ha dado un paso más en la historia. Ha ganado un nuevo torneo en pista rápida, algo que no ocurría desde 2014. Estamos muy contentos de ganar un Grand Slam, que sea el 16 y estar en disposición de luchar por el número uno”.

Pero, ¿qué lugar en la historia ocupa Nadal después de la victoria en Flushing Meadows? “Cuando uno habla de historia uno tiene que conocerla”, arranca su valoración. “Lo pondría arriba y no por ser su tío”, sentencia tajante después de la primera aclaración. “No en el número uno porque está Federer, después tendríamos que mirar si está Rod Laver o gente que ha estado en el número uno más tiempo que él, pero creo que Rafael por sus números, por lo que ha ganado tanto en Grand Slam como Masters 1000 –es el que más ha ganado junto a Djokovic (30)–, las cuatro Copa Davias, las medallas de oro en los Juegos Olímpicos…”.

Su tercer US Open sólo es una pequeña parte del amplio botín que ha acumulado el español a lo largo de las 15 temporadas que acumula como profesional, en un camino que no ha estado libre de espinas y voces que trataron de inclinarlo antes de tiempo. “Recuerdo que hace siete u ocho años algún espabilado dijo que la carrera de Rafael sería corta. Fue un ex jugador. Estamos en 2017 y Rafael está dentro del Top 100 desde el 2003, son 15 años y quien lo dijo jugó bastante menos. Así que si tiene ilusión por jugar más creo que puede jugar bastante tiempo más”.

Otro de los rivales directos en la lista de inmortales es Roger Federer, junto al que ha retomado el pulso por los grandes títulos, además de la pelea por el número uno durante este curso. No obstante, Toni Nadal no esconde su sorpresa. “En el caso de Federer creía que no ganaría ningún Grand Slam, es decir, que estaba totalmente equivocado porque pensaba que después de todo lo que había ganado y con 35 años, pensaba que no se reinventaría y que a cinco sets no ganaría. El otro día me preguntaban si Rafael lo alcanzaría y contesté que espero que no gane ninguno más. Ahora veremos si nos vuelve a sorprender, desgraciadamente o no”, bromea sobre una rivalidad que vuelve a marcar la pauta en la ATP.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados