A un paso del póker

Redacción desde la ciudad de Madrid

Una asociación letal. Era cuestión de tiempo que Lucie Safarova y Bethanie Mattek-Sands volviesen a brillar, y en esta edición del US Open despejaron todas las dudas de una temporada sombría, de una racha de derrotas en primera ronda en cada torneo desde que el pasado mes de abril disputaron la final de Charleston. La checa y la estadounidense conquistaron el título en Nueva York, tras imponerse a Caroline Garcia y Kristina Mladenovic en la final (2-6, 7-6, 6-4) quedándose a tan sólo un trofeo de completar el Grand Slam.

Sobre la pista dura americana levantaron su tercer trofeo de esta categoría en los últimos dos años, o lo que es lo mismo, el 37,5% de los Grand Slam en juego desde 2015. Sólo Martina Hingis y Sania Mirza -también con tres títulos de esta categoría desde entonces- han estado a la altura de Safarova/Mattek-Sands, disputándose la etiqueta honorífica de reinas del Grand Slam. Además de coronarse en Nueva York, también lo hicieron en Melbourne y París (2015), y ya sólo se les resiste Londres.

Por su parte Garcia/Mladenovic llegaban a la última ronda en Estados Unidos en busca de su segundo major de este curso, en el que decidieron unir sus raquetas de manera habitual. Una racha de 16 victorias seguidas además de conquistar cuatro trofeos (incluyendo el emotivo triunfo en Roland Garros, título que no levantaba una pareja íntegramente francesa desde 1971), las situaba como principales favoritas.

Y así lo demostraron en el set inicial. Con un 80% de puntos ganados con su primer servicio y 2 de 3 oportunidades convertidas en esta manga, las francesas en apenas media hora mostraron sus cartas sobre la Arthur Ashe (2-6). Pero si bien Safarova/Mattek-Sands llegaban después de caer en su estreno en  Roland Garros y Wimbledon, habían saldado con éxito 5 de las 6 finales que habían encarado antes a lo largo de sus carreras. En el US Open se mantuvo la estadística de imbatibilidad.

La seguridad con los saques permitió que la segunda manga se decidiese en el tie-break. Una serie de tres errores consecutivos de la más joven sobre la central neoyorquina, Carolina Garcia, llevó el partido hasta el tercer set. Precisamente en el inicio, la francesa de 22 años entregó su servicio. Aquel break sería definitivo. Safarova/Mattek-Sands ataron el 83% de los puntos en juego con su primer saque que les aseguró la victoria.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados