Un doble de Maestros

Redacción desde la ciudad de Londres

Era su primera vez en la Copa de Maestros. Hasta la pasada campaña jamás habían conectado sus raquetas para competir juntos en una pista. Hasta la gira sudamericana. Desde entonces los éxitos no han parado. Seis trofeos es el bagaje desde que fusionaron sus muñecas. El último, la Copa de Maestros, después de derrotar en la última ronda a los gemelos Bryan 7-5, 6-7 y 10-7, tomando el testigo de Marcel Granollers y Marc López.

Desde el fondo de la pista. Desde ahí labraron cada punto David Marrero y Fernando Verdasco para superar la barrera que plantearon los hermanos Bryan desde la red. En el primer set la dupla española aprovechó una de las seis bolas de break de las que dispuso, después de salvar tres puntos de rotura con 4-5 para someter un hachazo a la primera manga, encadenando tres juegos consecutivos (7-5).

En el segundo set, los Bryan pelean con fiereza porque quieren la corona. Son una de las mejores parejas de la historia, claro. La cita desde el fondo de la pista contra los españoles queda en agua de borrajas. Por eso, la primera dupla de la clasificación asalta la red una vez tras otra para cerrar las jugadas, porque no quieren ver ni en pintura las derechas de Verdasco y Marrero. Es un partido a fuego. Los debutantes tienen varias bolas de rotura que los Bryan anulan y estiran el partido hasta un desempate eléctrico.

La victoria en el súper tie-break (10-7) corona por segunda temporada consecutiva a una pareja española debutante en la Copa de Maestros. Tras la gesta lograda por Marcel Granollers y Marc López en 2012, Fernando Verdasco y David Marrero alzaron el título en 2013. Ambos nacieron de la fusión de un buen jugador de individuales (Granollers y Verdasco) con uno de dobles (López y Marrero). España, que se pasó varias décadas intentando construir una pareja de garantías, cuenta ahora mismo con dos opciones brillantes: los maestros de 2012 y los de 2013.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados