Stephens reina en Miami

Javier Méndez desde la ciudad de Miami

Estados Unidos, pista dura y un gran escenario como marco de fondo es una combinación que saca la mejor versión de Sloane Stephens. No obstante, dos tercios de los títulos que la americana presenta en su palmarés los ha firmado en casa. El último lo levantó este domingo en Miami. Y es que la No. 12 del Ranking WTA puso el broche de oro a la última edición del torneo en Cayo Vizcaíno, que se despidió con la victoria de la jugadora local, tras superar a Jelena Ostapenko por 7-6(5), 6-1 en una hora y media.

“Siempre juego bien en casa y no sé por qué”, reconoció Stephens tras la final. La jugadora nacida en Florida hace 25 años mantiene un récord impecable en finales, al imponerse en las seis que ha disputado. En el Crandon Park Tennis Center añadió a su vitrina la cuarta corona de su carrera en Estados Unidos: Washington 2015 (pista dura), Charleston 2016 (tierra batida), US Open 2017 (pista dura) y Miami 2018 (pista dura). Además de los otros dos que consiguió en Auckland 2016 (pista dura) y Acapulco 2016 (pista dura).

La americana confirmó una semana de tenis impecable en la que fue derribando a nombres que al comienzo del torneo figuraban entre los favoritos para pelear por el trofeo. En cuarta ronda fue la encargada de dejar fuera a la No. 3 Garbiñe Muguruza, mientras que en cuartos de final hizo lo mismo frente a la ex No. 1 Angelique Kerber, entregando apenas tres juegos en el partido (6-1, 6-2). Y en la antesala de la final remontó ante las tres veces campeona Azarenka (2009, 2011, 2016).

En la última ronda chocó con un estilo de juego opuesto. Supo contener el ímpetu de la juventud de la letona de 20 años, la búsqueda constante de ganadores en cada uno de sus tiros con el único objetivo peinar las líneas. Stephens se agarró a la pista desde el fondo y levantó un muro que obligó siempre a jugar una bola más a Ostapenko, que se fue diluyendo a medida que avanzó el encuentro ante la resistencia de la americana.

Un día de números discretos al servicio (Stephens ganó el 56% de puntos con el saque y Ostapenko el 42%), la determinación e intuición al resto de la campeona del pasado US Open terminó decantando la balanza de su lado. Con 7 breaks convertidos en 8 oportunidades, Stephens confirmó que brilla especialmente en casa.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados