Sin brillo

Ander Millan desde la ciudad de Donostia

Andy Murray continúa avanzando en Roland Garros pero sin disponer de un claro brillo. Algo que no le ha acompañado durante la campaña quitando aquella semana de febrero en Dubái. Completó su pase a tercera ronda con un resultado de 6-7(3), 6-2, 6-2, 7-6(3) ante Martin Klizan que terminó con molestias físicas que ya le acompañaban días atrás. Tras tres horas y 34 minutos puso su firma en la pista Suzanne Lenglen.

En muchos momentos, estuvo jugando muy conservador únicamente alimentándose de los errores no forzados que realizaba el eslovaco. En el primer parcial, Klizan logró apoderarse del fondo de pista y sus aguerridos golpes fueron muy efectivos. Después su porcentaje de winners descendió de manera drástica y los fallos aumentaron. El No.1 se valió de aquello metiendo siempre una bola más. Sin embargo en apenas ningún momento mostró la derecha que el año pasado le llevó a realizar la temporada de su vida.

Los obstáculos físicos fueron engrandeciendo en el rendimiento del No. 50 del ránking. No se podía mover todo lo bien que quería. Aun así, en el cuarto set se pudo colocar por delante pero como le sucedió en el parcial de estreno perdió su ventaja. Llegaron a la muerte súbita y ahí el de Dunblane sacó adelante su partido con la obligación de tener que subir su nivel si quiere lograr llegar a las últimas rondas en París. Su siguiente adversario será una roca cómo Juan Martín Del Potro.

 

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados