Nadal se consolida en Pekín

Ander Millan desde la ciudad de Donostia

Por segunda vez y doce años después, Rafael Nadal logró alzar el título en el ATP 500 de Pekín. Con un 6-2, 6-1 ganó a Nick Kyrgios en una hora y 32 minutos de partido. Se consolida cómo No.1 del ránking y se sitúa como líder de torneos ganados en 2017 alzando seis. Supera así a Roger Federer que se queda con cinco. Además para su palmarés el cetró No.75 ocupará sus grandes vitrinas. Además, con este triunfo coloca una racha de 12-0 en sus últimos partidos.

Rival muy complicado el que tenía delante el manacorí donde ya sabía lo que era caer en sus garras. Desde el primer juego las telarañas atraparon una situación complicada. El australiano que había elegido restar tras el sorteo dispuso de un 30-40 con el techo retráctil echado a causa de la lluvia. Se jugó un golpe que el juez de línea cantó mala pero el ojo de halcón la dio buena. A partir de ahí, la cabeza de Kyrgios comenzó a meterse en una espiral nubosa recibiendo también un warning por parte del juez de silla a causa de unas palabras no admitidas en el diccionario cívico.

Rafa Nadal sabía que tenía que estar muy concentrado en todo momento. Varió mucho juego, estuvo agresivo yéndose para adelante con golpes muy frescos y una movilidad de piernas excelente cómo lo ha demostrado a lo largo de la semana. Nick, por su parte, estaba aguantando en aquel ritmo de intensos peloteos y pudo salvar dos turnos de servicios adversos con bolas de quiebre incluidas. En la primera ocasión, tuvo hasta cinco.

Ese ritmo al australiano le comenzó a quemar y la tercera vez que servía con su primer golpe cayó en las garras del español que tácticamente estaba jugando brillante. Eran muchos minutos los jugados hasta el momento y el No.1 abrió diferencias con el 2-5. Pasó por el banquillo y Kyrgios continuaba retando a Mohamed Lahyani que le percibió con otro warning con lo que le quitaba el primer punto del juego que iba a comenzar. Nuevamente llegaron las bolas de break aunque el octavo cabeza de serie del torneo remontó. No obstante, el quiebre si llegó y Nadal se afianzó con el primer set.

El aspecto negativo continuaba en Kyrgios, muchos monólogos o negación con la cabeza. Eso indicaba peligro ya que su juego pasivo le ponía en lo mejor y lo peor. Llegaron ganadores pero también errores no forzados. Por otra parte, el partido del español estaba siendo impecable en todos los aspectos. Llegó nuevamente el quiebre y después tuvo que levantar un 15-40 con brillantez para desesperar aún más al oceánico.

Sin darle opciones de entrar en el partido, el balear continuó cabalgando pese a que Kyrgios intentaba entrar en el partido pero a veces desechaba esa opción ya que veía a un auténtico adversario al otro lado. Aun así, salvó su turno de servicio y evitó el rosco. Finalmente, el hombre que lidera el ránking mundial, con la tensión de saber estar sirviendo por llevarse otro campeonato, mantuvo la inercia positiva y a la primera bola de choque cerró la final. Con poco para pensar viajarán a Shanghái para afrontar el penúltimo Masters 1000 de la temporada.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados