Nadal es una máquina de ganar

Javier Méndez desde la ciudad de Londres

Ha activado el piloto automático. Rafael Nadal ha tomado velocidad de crucero y la propia inercia que genera cada victoria le separa aún más de sus rivales, incapaces de incomodarle hasta ahora tampoco sobre hierba. El español encadena ya diez triunfos consecutivos desde que inició su camino hacia el título en París, el último llegó este mismo viernes frente a Karen Khachanov por 6-1, 6-4, 7-6(3). El joven ruso, que soñaba con rebelarse en la catedral del tenis, se encontró con un rival que domina con la derecha, no duda con su saque y esconde carencias. El manacorense se bastó de dos horas y 14 minutos para asegurarse su presencia en la segunda semana de Wimbledon y luchar por los cuartos de final, una ronda que no pisa desde 2011.

Pero precisamente en este territorio de rondas finales es donde el campeón de 15 Grand Slam se vuelve más peligroso sobre el verde. Tomada la temperatura, a estas alturas del torneo, a una superficie en la que apenas existe contacto durante la temporada y con la hierba más desgastada, Nadal recupera todas las condiciones para situarse en el abanico de favoritos. Como lo fue antaño, entre 2006 y 2011, cuando enlazó cinco finales consecutivas en el All England Club. Sólo en 2014 tropezó en el inicio de la segunda semana en octavos de final (p. con Nick Kyrgios). Antes, Irakli Labadze (2006), Mikhail Youzhny (2007, 2008), Paul-Henri Mathieu (2010) y Juan Martín Del Potro (2011) se inclinaron ante el balear en la cuarta ronda.

“Creo que he hecho una buena semana evidentemente”, inicia su análisis Nadal sobre sus primeros encuentros en Wimbledon ante John Millman, Donald Young y el propio Khachanov. “He hecho tres buenos partidos y hoy he jugado a un nivel muy alto en algunos momentos del partido. Hacía tiempo que no jugaba a ese nivel, que no mantuve porque era irreal. Por un momento he sido capaz de producir algo especial”, continua radiografiando el manacorense que terminó el duelo con 41 golpes ganadores. No obstante, a pesar de la facilidad para amarrar el primer set en apenas 22 minutos y dar continuidad durante el segundo a una abrumadora superioridad ante su rival, en la tercera manga el ruso opuso mayor resistencia que cualquier otro  hasta ahora sobre el verde inglés.

Khachanov obligó a Nadal a decidir el partido en el tie-break e incluso tener que salvar poco antes un punto de set en contra. Eso sí, lo hizo con una milimétrica dejada, un golpe que días antes estuvo practicando a conciencia con Marc López en la segunda pista de Aorangi, las pistas de entrenamiento de Wimbledon. “En el tercer set me ha costado un poco” reconoce. Pero el No. 2 del mundo evitó que el encuentro se estirara una manga más y ya acumula diez victorias sin ceder un set. “Intento disfrutar de cada momento. Wimbledon es un torneo muy especial, no lo digo sólo por lo que significa para mí, también por las condiciones. Cuando llegas a Roland Garros sabes como vienes, pero aquí mi primer partido fue el primero en hierba”.

Una semana más tarde, Nadal ha sacado una cita para medirse a Gilles Muller, un viejo conocido del español en este escenario. “Si consiguiera jugar al nivel de los primeros cuatro juegos de hoy sería candidato a grandes cosas. Soy consciente de que jugar así no es viable, pero intentaré acercarme lo máximo posible al nivel del primer set o set y medio”. Es la receta para inclinar a un rival que ya se cruzó en su camino en la segunda ronda de 2005 y que acabó apartándolo del torneo británico. Doce años más tarde, vuelven a verse en el mismo escenario en un momento en que el No. 26 del mundo ha estrenado su vitrina con las coronas de Sídney (pista dura) y ‘s-Hertogenbosh (hierba). “Es un especialistas en hierba, muy incómodo. Voy a tener que jugar muy bien para tener opciones de ganar, jugar agresivo, valiente”. La historia les cita de nuevo en Londres, cuando Nadal mantiene encendidos los motores de su máquina de ganar.

Récord de sets
Tras cerrar el partido, el español firmó la mejor racha de su carrera de sets consecutivos en Grand Slam con una marca de 28 sets, que comparte con Bjorn Borg. Este es el ranking histórico de sets consecutivos:

Federer – 36
McEnroe – 35
Nadal – 28
Borg – 28
Edberg – 26
Nastase – 25

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados