Nadal da una vuelta de tuerca

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Era el momento de dar un paso al frente. Y así lo hizo. Rafa Nadal ha recuperado la seña de identidad que le ha acompañado a lo largo de su carrera: la capacidad para ir carburando su tenis a medida que avanza un torneo. Ante Sela o Mahut ganó con veteranía, experiencia y decidiendo cuando debía, pero sin el brillo de otras tardes. Kohlschreiber fue una advertencia. Pero este miércoles ante Jack Sock dio una vuelta de tuerca y elevó el listón para avanzar a las semifinales de Miami (6-2, 6-3).

“Era un partido que me exigía un cambio, jugar mejor que lo que lo había hecho”, reconoce el No. 7 del mundo. “Hoy he estado preparado para poder hacerlo y ha salido bien”. Nadal secó a un especialista en superficies rápidas, a un cañonero que sólo pudo asegurar el 54% de los puntos que puso en juego con su servicio y que apenas reflejó dos saques directos en su casillero. Los mismos que el español, que en la primera manga no entregó ninguna oportunidad de break al americano.

Pero en el segundo parcial Sock despertó. Fue más exigente en el resto y encontró recompensa de inmediato. Hasta seis opciones de quiebre en apenas dos juegos le dejaron a las puertas de adelantarse 0-3, pero Nadal contuvo la ofensiva americana. “Hubo un poco de todo: jugar bien, un poco de suerte, porque tuvo una volea de revés para ponerse con doble break y la ha fallado”, advierte el manacorense. “Mentalmente estuve bien en aquel juego, en darle el valor que tenía, porque con doble break sé que el set está lejísimos, con 2-1 el set está muy abierto”.

Tan cerca y tan lejos. Sock vio cómo sus opciones se esfumaban. Dejó pasar un tren al que jamás hubo manera de subirse. De acariciar el 0-3 pasó al 5-2. “Pude salvar el juego y en el siguiente hice algún buen punto y él cometió algún error, supongo que la doble decepción que puede haber tenido en escasos diez minutos dio un cambio drástico al partido”, radiografía el balear. “Confirmé bien mi servicio y luego volví a jugar bien. Creo que he jugado valiente. Salí con la idea de jugar agresivo y no dejarle muchas opciones de dominarme. Prefería cometer algún error más que dejarle dominar a él”.

En una hora y 23 minutos, el español se dio el derecho a pelear por su quinta final en Miami, algo que sólo puede impedir Fabio Fognini, su rival en semifinales. “Me ha ganado varias veces en los últimos años. Es un partido en el que soy consciente de que tengo que jugar a mi mejor nivel para tener opciones. Es un jugador que es muy rápido, tiene mucho talento tanto de revés como de derecha y muy buena mano. Vamos a intentar jugar un partido sólido, agresivo y a partir de ahí a ver qué pasa”. De menos a más, Nadal ha dado en Miami un paso al frente. “Espero poder continuar de la misma manera, seguir mejorando un poco más y este es el camino”. Este viernes, su próxima cita.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados