Master Serena

Redacción desde la ciudad de Madrid

Intratable, sin piedad y con una ambición jamás vista en su raqueta. Como Saturno a sus hijos, la estadounidense ha ido devorando una a una a sus rivales en Estambul hasta colocarse la cuarta corona de Maestra de su carrera. Serena Williams es la número uno del circuito por derecho propio y cerró la temporada con el undécimo trofeo del año en el WTA Championships, después de superar en la final a Na Li, 2-6, 6-3 y 6-0. La estadounidense iguala a Chris Evert con el póker de trofeos de Maestra y ya mira a los ojos a Steffi Graf (5).

Potencia, carácter y hambre de títulos son los ingredientes que conforman la versión mejorada de Serena Williams. Los 32 años que soporta sobre sus piernas no suponen una carga lo suficientemente pesada para detener el huracán que despliega la estadounidense cada vez que salta a la pista. No entrega la cuchara, pelea y espera su momento. No regala nada. En la final aplicó su filosofía. No se encontraba consigo misma. Apenas había sufrido para plantarse en la última ronda, pero Na Li, con seda e inteligencia en su muñeca, comenzó mandando. Serena sólo podía responder el 26% de los puntos al servicio de su rival y con su saque mostraba una fragilidad inusual. Hasta en dos ocasiones la asiática logró quebrar a la norteamericana. 6-2 para la jugadora china en el set inicial.

Sólo en un enfrentamiento previo (Miami 2009) de los diez que habían disputado (9-1), Na Li había empezado mandando ante Serena. Como en Cayo Vizcaíno, la historia se repitió y la número uno acabó firmando la victoria. La estadounidense elevó el nivel, mientras la asiática cometió el pecado capital que había reconocido en la previa. “Mi problema durante todo el torneo ha sido empezar los partidos jugando muy bien, pero luego me relajo demasiado”. De menos a más, la menor de las Williams igualó el partido, apuntándose la segunda manga 6-3. El tercer parcial fue el reflejo de la temporada de la estadounidense. Descaro y acierto. Sin error. Serena endosó un rosco a Li (el tercero en sus enfrentamientos directos) para poner el broche de oro a una campaña de ensueño. La mejor de su vida.

Lejos quedan los tiempos en los que la norteamericana no escondía su repulsa a su cotidianidad. “No me gusta entrenar”, sorprendía a comienzos de 2012 en Brisbane. Las pasarelas, los flashes y el glamour deviaban su atención. Pero, la menor de las Williams ha recuperado el hambre y aspira a ser la mejor de todos los tiempos. Sus números recuerdan a la época del blanco y negro, cuando mandaban jugadoras como Martina Navratilova o Chris Evert. También a Graf o Seles.

En esta campaña se apuntó el 95% de los partidos que disputó, repartidos en once trofeos (57 en su carrera). Y sólo Victoria Azarenka, en dos ocasiones (Doha y Cincinnati), Sloane Stephens (Australian Open) y Sabine Lisicki (Wimbledon) pudieron arrebatarle el triunfo en 82 partidos. Desde la última semana de agosto, Serena Williams encadena 18 victorias consecutivas, mientras que en el WTA Championships ya son 15 los encuentros sin conocer la derrota (no pierde desde 2008 ante su hermana Venus). El circuito femenino tiene dueña. Master Serena.

Maestras con clase

8 títulos. Martina Navratilova

5 títulos. Steffi Graf

4 títulos. Serena Williams y Chris Evert

  • lola del castillo

    El circuito femenino es desde hace bastantes años las Williams y el resto. Cuando las americanas se lo ha propuesto en serio han ganado . Ahora, con Venus casi retirada, Serena no tiene rival. Serena es una mujer contra unas niñas. Esa es la diferencia. Por eso el tenis femenino es muy aburrido. Ayer en radio marca, Nacho Calvo recordaba que TDP emitía el circuito femenino. Pue muy mal señor Calvo, porque haría mejor TVE en comprar Roland Garros, o la final del Us open , donde los españoles nos dan alegrías, y no emitir el aburridísimo circuito WTA. Teniendo al mejor jugador de la era open en España, es de vergüenza que TVE no emita R Garros y al menos la final de los otrs Gran Slams si juega un español.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados