Kubot y Lindstedt marcan el ritmo

José Izquierdo desde la ciudad de Madrid

En una Copa de Maestros donde la competitividad parece brillar por su ausencia, con tenistas como Djokovic y Federer paseándose mientras los otros seis participantes son vapuleados sin oposición, la modalidad de dobles está siendo un oasis en el desierto para el público asistente que busca igualdad y emoción en los marcadores. Londres, una ciudad donde históricamente se ha valorado al especialista, está siendo testigo del espectáculo que los ocho mejores tándems nos brindan cada día día en un O2 Arena convertido en el perfecto escenario para las grandes parejas del circuito ATP. Si hay algo que destacar por encima de todo y de todos es que en la fase de grupos todos han tenido opciones de clasificación hasta su último encuentro. Hemos visto a los dos mejores de la temporada sufrir, perder e incluso sucumbir. Tanto los Bryan como Nestor-Zimonjic han tenido serias dificultades en sus partidos y a menudo se han visto superados por combinaciones outsiders con muchas ganas de demostrar su valía a orillas del Támesis. En un formato como el Round Robin, en el que pequeños detalles marcan la diferencia, el liderazgo ha corrido, de manera sorprendente, a cargo de un sueco y un polaco.

Robert Lindstedt y Lukasz Kubot han desplegado un tenis asombroso en la primera fase, ganando todos sus partidos y dejándose solo un set por el camino. Los campeones del Abierto de Australia se estrenaron en Londres con un triunfo en dos parciales sobre los hermanos Bryan y desde entonces el camino se les allanó, jugando con soltura y subiendo el nivel de juego cuando el encuentro lo requería. El polaco, sólido en la red e intuitivo al resto, parece haber recuperado la forma tras una segunda parte de la temporada en el que su rendimiento se vio lastrado por las lesiones. Por su parte el sueco, residente en la capital británica, aporta esa dosis de genialidad y de motivación siempre necesarias para poder rendir bien en un evento de este calibre. Por momentos encendido, Lindstedt ha sido el especialista que ha brillado por encima de todos durante la fase de grupos. Como líderes del Grupo A, se citarán en semifinales con el croata Ivan Dodig y el brasileño Marcelo Melo, segundos clasificados en el Grupo B.

Dodig y Melo, por su parte, han ofrecido una muy buena imagen sobre el O2 Arena durante los primeros días de competición. Si el año pasado cerraron la primera fase con tres triunfos, esta edición parecía llevar los mismos derroteros tras llevarse sus dos primeros encuentros en dos parciales. Las victorias ante Nestor-Zimonjic y Granollers-López les aseguraron un billete en semifinales pero la derrota ante una pareja -Benneteau y Roger Vasselin- que se jugaba la supervivencia en el torneo les acabaría relegando finalmente a la segunda plaza del Grupo B. De la potencia de Dodig en el fondo de la pista y de la contundencia de Melo en la media pista dependen en gran medida sus opciones de clasificación para la gran final. Kubot y Lindstedt no bajarán la guardia al servicio y optarán por dominar en base a la potencia de sus saques y a la eficacia en la red. Llevar el encuentro a estadios más inseguros para sus oponentes, con intercambios desde el fondo de pista, podría ser la clave para que el croata y el brasileño puedan acceder a la gran final.

El formato de liguilla te permite recuperarte tras una derrota inicial y esa circunstancia la aprovecharon perfectamente los vigentes campeones de Roland Garros para acceder a semifinales en el Grupo B y además como líderes. Julien Benneteau y Edouard Roger-Vasselin comenzaron su andadura en Londres jugando un encuentro desastroso ante Granollers y López, los campeones de 2012. Perdieron en dos sets y sin margen de error después de la primera jornada de competición supieron darle la vuelta a la situación y derrotar a Nestor-Zimonjic y Dodig-Melo, a priori y por la superficie en la que se disputa el torneo, los dos rivales más difíciles de su grupo. Los franceses no son una pareja muy vistosa pero son conscientes de sus limitaciones y también de sus puntos fuertes. Pueden dominar la media pista porque ambos son buenos voleadores pero por su condición de singlistas son capaces de marcar la diferencia ante los especialistas de la modalidad en la línea de fondo. No son favoritos a la victoria final pero quien quiera batirles deberá hacer un encuentro muy completo.

Los rivales de Benneteau y Roger-Vasselin en semifinales serán los hermanos Bryan, los segundos clasificados en el Grupo A. La mejor pareja del mundo sufrió de lo lindo para acceder a la siguiente fase y tras estar ante las cuerdas en su segundo partido del Round Robin, por fin se pudo ver sobre el tapete celeste de Londres a la pareja que lleva dominando la modalidad durante toda una década. Agarrotados, letárgicos, erráticos. Así estaban los gemelos tejanos durante su partido ante su partido de debut en la Copa de Maestros y también en gran parte de su duelo ante Rojer-Tecau. Cuando estaban solo a tres juegos de quedar eliminados resurgió la gran combinación que levanta majors sin falta cada año desde 2005. La versión ganadora de los estadounidenses aterrizó en el O2 Arena y tras ganar un encuentro a cara de perro a Peya-Soares se ganaron su sufrido billete a semifinales. Mike y Bob completan así una penúltima ronda llena de grandes nombres pero sobre todo con una igualdad que invalida prácticamente cualquier pronóstico que pueda hacerse sobre quién puede llevarse el preciado trofeo de maestros.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados