Kerber no encuentra oponente

Ander Millan desde la ciudad de Donostia

Plácido pase a semifinales de Angelique Kerber durante el primer turno de la Rod Laver Arena en la jornada del miércoles. Se enfrentaba a una jugadora que le tenía muy bien cogida la medida y por segunda vez en su carrera accedió a la penúltima ronda del Open de Australia. En apenas 51 minutos, doblegó a Madison Keys con un clamoroso 6-1, 6-2 en un partido que esperaba más batalla pero que vendrá muy bien a la de Bremen para no llegar con fatiga al jueves.

Fue una auténtica locomotora aunque se encontró a una tenista muy errática. Madison, estuvo gélida de piernas, pasaron diversas emociones por su cabeza y cometió enésimos errores no forzados. Además, de los problemas consigo misma, al otro lado de la pista tuvo una oponente que estaba muy metida y sin regalar nada. Con el primer parcial en el bolsillo, la alemana continuó jugando de la misma manera.

La contundencia desde el fondo de pista continuaba y cuando gozaba de posición en la línea, se atrevía a jugarse un tiro ganador demostrando la confianza que dispone. El momento más trascendente del envite fue cuando la estadounidense elevó su juego consiguiendo quebrar en blanco el juego de Angelique sacando adelante sus duros golpes y colocando el 2-3. Sin embargo, no fue más que un triste destello. Keys, no pudo afrontar sus problemas y Kerber sin venirse abajo siguió para realizar dos quiebres cerrando así al resto con la primera opción de partido que logró disponer.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados