Garbiñe camina firme en su estreno

Ander Millan desde la ciudad de Donostia

Se estrenaba en partido oficial cómo No.1 en segunda ronda del WTA Premier de Tokio. Garbiñe Muguruza logró vencer a la actual campeona olímpica que se sitúa en el puesto 70 del ránking, Mónica Puig. Con un 6-4, 6-0 avanzó a los cuartos de final en las instalaciones japonesas. Parecía ser partido trampa al tener que enfrentarse a una jugadora de un alto nivel y que venía rodada al disputar su encuentro en primera ronda.

La española, se colocó por delante en el marcador aunque sin disponer de todas las sensaciones posibles. Obtenía golpes ganadores pero en algún momento pudo perder intensidad. Los puntos eran siempre disputados desde el fondo y por ello se sumaba la importancia que tenía estar encima de la línea de fondo. La puertorriqueña, rompió pero el contrabreak llegó para la nacida en Caracas. No dejó que su primer golpe se resquebrajara y pidió que Sam Sumyk bajase. “Tienes que mover las piernas. Estás repitiendo los golpes en muchas ocasiones, intenta cambiar”, explicó el técnico.

Esas palabras ayudaron a que Garbiñe se concentrase y que la tranquilidad llegase a su estado vital. Con el primer set en el bolsillo, la situación cambió. Mónica, comenzó a servir intentando estar más metida en pista y se colocó con 40-0. Aun así, con dos dobles faltas contribuyó al quiebre de la reina de la WTA y mentalmente se vino abajo perdiendo todo tipo de sensación que disponía en minutos anteriores.

Con dos breaks en el bolsillo, Muguruza se situaba con 0-4 y 0-40 pero en aquel instante, Puig, sin nada que perder sacó buenos golpes aunque no le sirvió para frenar la dinámica positiva de la española. Finalmente, sacó para llevarse el choque y a la segunda opción que dispuso logró cerrar. Caroline Garcia o Kurumi Nara será su oponente en la antepenúltima ronda.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados