España se queda helada

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Tras un lunes frenético, con cuatro partidos sin tregua y dos jugadoras doblando turno, España jugará por la permanencia en el Grupo Mundial de Copa Federación (19 y 20 de abril) después de estar a cinco juegos de las semifinales: la derrota de Carla Suárez y Silvia Soler en el quinto punto del cruce (6-7 y 3-6) ante Andrea Hlavackova y Barbora Strycova selló la eliminatoria para la República Checa tras remontar un 1-2 en la serie. Las siete veces campeonas, que aterrizaron en Sevilla sin Kvitova, la número seis y excampeona de Wimbledon, y con Safarova enferma, sin poder entrenarse durante toda la semana, demostraron que el fondo de armario del equipo visitante es tan amplio como para ganar a domicilio, en tierra batida y sin su mejor jugadora.

Esto es pura Copa Federación. Un ambiente como ningún otro. “‘¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Venga! ¡Venga! ¡Venga!”. El sol baña la pisa central del Centro de Tenis Blas Infante mientras la grada trata de impulsar a la pareja española hacia las semifinales de la competición por países. Se juega el último punto de la eliminatoria y todo se reduce a un par detalles, los que marcan el encuentro.

“He sacado el mejor truco que tengo por mi experiencia todos estos años en el circuito de dobles, pero ha sido un poco de suerte, la verdad”. En el desempate de la primera manga, y tras remontar un 0-3 inicial, la dupla española tuvo dos bolas para amarrar el set. Tras fallar la primera, Hlavackova, la mejor de las cuatro, decisiva en la victoria, anuló la segunda con una volea que tocó mal, pero que nació ya muerta y botó sin vida junto a la red. Ese golpe impensable, y otra sencilla volea que Carla falló con 7-7, crearon un monstruo mental imposible de vencer.

Hlavackova y Strycova, que no competían juntas desde 2008, asaltaron el punto decisivo colgadas de la red. Las checas, dos maestras en la media pista, vivieron en el riesgo constantemente, sobre todo la número 10 del mundo, que se pegó muchísimo a la cinta, casi encima de ella durante todo el cruce para cazar cualquier tiro que por allí pasase como el niño que persigue mariposas en el campo. Ante eso, la pareja española se quedó sin dictado en el encuentro porque desde el fondo de la pista no encontraron la forma de ganar dos puntos seguidos. Pese a que hallaron soluciones, buscando en los globos una ayuda para superar la barrera levantada por las rivales, desde ese momento fueron siempre cuesta arriba.

La selección, que ascendió en 2013 tras varios años deambulando por la segunda división de la competición por países, competirá ahora por evitar el descenso después del revés de perder una eliminatoria que dominaba a mitad del día por 2-1. La derrota no oculta la realidad: el compromiso de las jugadoras con La Armada es incuestionable.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados