El saque abandona a Carla

Rafael Plaza desde la ciudad de París

El cruce español que garantizaba una española en los cuartos de final de Roland Garros quedó roto en mil pedazos: en la tercera ronda del segundo grande del curso, Flavia Pennetta despidió 6-3 y 6-4 en 1h10m a Carla Suárez, que no pudo acompañar a Garbiñe Muguruza (4-6, 6-2 y 6-2 a la alemana Kerber) en el pase a la segunda semana del torneo, donde ambas se habrían cruzado por tercera vez en 2015. Para la canaria, que tardó 52 minutos en sumar su primer juego al saque, fue un pesadilla sin tregua que comenzó en el primer minuto del pulso.

Entre una fina lluvia, y tras ser cambiada de pista por el retraso de la jornada (de la Suzanne Lenglen a la 2), la número ocho del mundo sufrió horrores para proteger cada servicio. No mantuvo uno en toda la primera manga. Ganó el primero cuando el reloj casi había descontado una hora al duelo (con 3-1 en el segundo set) y acabó el encuentro tras haber logrado sumar uno más. Consiguió, además, solo tres puntos con segundo servicio de 17 disputados, cifra insostenible para aspirar a la victoria. Irremediablemente, su negra tarde al saque le costó la derrota ante la italiana, que sin competir de forma brillante aprovechó al máximo las concesiones que le ofreció la canaria para citarse con Muguruza el próximo domingo.

“Ha sido lo que más me ha costado”, reconoció la española sobre su saque tras la derrota. “Pennetta resta muy bien y eso se nota. Un porcentaje más alto de primeros saques me habría venido muy bien porque con un buen porcentaje de primeros tienes más capacidad para dominar los puntos de fondo”, analizó Suárez, que aterrizó en Roland Garros después de haber alcanzado la final en Roma y se inclinó en tercera ronda cuando defendía los cuartos de 2014. “He jugado muchos partidos este año a tres sets, pero también he perdido muchos encuentros. Haber hecho final en un sitio o en otro no significa que la fuese a hacer aquí también”, explicó la primera española de la clasificación. “En un grande las cosas se igualan muchísimo. Cada partido es como una final. Es una derrota más. Obviamente, tenía ganas de hacerlo bien y llegaba con buenas sensaciones, pero soy muy consciente de que pueden pasar estas cosas. Pennetta es una jugadora que juega muy bien y lleva mucho tiempo en el circuito. Son derrotas que pueden suceder”.

El revés se mide según la dimensión de Suárez, protagonista de una evolución meteórica en 2015: tras una temporada formidable, plagada de victorias importantes y finales jugadas (Amberes, Miami y Roma), la tercera ronda de Roland Garros es una parada demasiado alejada de la meta a la que podría haber llegado la canaria.

  • LoveThirty

    Que pena… este era el año de hacer grandes cosas!! :(. Ánimo y a por la siguiente cita!

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados