El erial de Pennetta

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Es un marco de amenaza. A pleno día, entre la sequedad del aire y a plena luz del sol, la pelota es un demonio con alas. Un auténtico enemigo a las puertas de casa. “Está volando muchísimo. Resulta más sencillo competir de noche o a última hora de la tarde. En esas condiciones puedes controlar mejor la bola”, valora en la previa una Radwanska que, tras competir sus dos últimas rondas en esa instancia, se ve arrojada en el partido decisivo al mediodía. En la final, donde le espera la italiana Pennetta, un partido encarado desde la reserva. La de Brindisi no pregunta. A diferencia de Jankovic o Halep, perfiles de finalización moderada y sometidas bajo un cielo ya ennegrecido, Agnieszka (que recibe un contundente 6-2 6-1) se encuentra de frente con las fauces del lobo abiertas. Radiante cielo ante tenista de manotazo y pocas vueltas.

Despereza el partido entre intercambios eternos. Radwanska, que es una tenista que rema entre la desesperación y la quimera, quiere infestar de discursos helados la pelea. Así discurren los tres primeros juegos, descontando al reloj veinte minutos en tan escasa revuelta. Cuatro deuces para abrir boca que, con voluntad de cocer piernas, no reducen a Pennetta. La italiana, con decisión por acortar las escenas, vive colgada de la línea. Sin ceder terreno ante una tenista que sabe convertir cualquier metro en una grieta. Pega duro. Imponiendo el revés paralelo cuando abre la ocasión. De enormes manos en la red, acercamientos frecuentes a la cinta.

Ante el primer contratiempo, para nada frecuente, Agnieszka pestañea. Algo sucede en una tenista que rara vez pierde el esquema. Precipitación. La jugadora de seda, la mano de mil recursos buscando la línea recta. Incapaz de contener desde el fondo opta por imprimir potencia. Una vía tan obligada como incierta. Rozando las veinte imprecisiones, inédito en alguien que hace seña de la asepsia. Forrada a cintas, cubierto el hombro derecho pero también la rodilla izquierda. La primera, desde hace años es habitual. La segunda, compañera más pasajera. Un remiendo que borra cualquier opción de reacción en la refriega.

Deshecha la movilidad de una tenista rítmica, el partido pierde cualquier historia. La polaca, que despega entre lamentos las tiras que forran sus piernas, resiste pese a conocer la penitencia. Un partido sin opción de gloria. Desde el primer quiebre, apenas un juego suma Radwanska, entregando 11 de los últimos 12 en la contienda. Tras la primera atención del fisioterapeuta, una de las tres que cuenta el partido, en el primer juego del segundo acto, nada vuelve a ganar Agnieszka.

Una agonía en el desierto que termina con la sonrisa en cara de Pennetta. La de Brindisi, envuelta entre problemas físicos bien entrada la treintena, meditó un año atrás firmar la retirada. La importancia del entorno a escena. Rodeada por el calor del grupo de trabajo para ajustar las ideas. Con Salva Navarro al frente de la nave y rodeada día y noche por el fisioterapeuta Massimo Tosella, cuidando un cuerpo ya carente del frescor de una veinteañera. Tras la penumbra, felicidad. Tras cuatro años sin títulos, el más grande de su carrera. Ella, la primera italiana capaz de irrumpir en top10 y a partir del lunes número 12, vuelve a soñar con tocar esa decena.

Flavia, que resurge de sus cenizas con el sudor como firma, se despide de Indian Wells en todo lo alto. Plasmando un mensaje en la lente: ‘MMM’. ‘Mai mollare mai’. O lo que es lo mismo. ‘Nunca, jamás, te rindas’.

  • Carlos

    Grande Flavia. Ha vuelto a base de trabajo y por supuesto de tenis, porque esta chica tiene mucho tenis y un juego muy ordenado.
    De todas formas hay que decir que el partido de Radwanska fue lamentable y no precisamente porque Pennetta hicier aun partidazo. Sí, estuvo bien la italiana, hizo un buen partido técnicamente y tácticamente pero la polaca estuvo muy mal. Cierto que a finales dle primer set empezó a tener molestias físicas pero antes de ello ya estaba jugando mal. Otra vez rema para quedarse en la orilla. Necesita algo más Radwanska y no sé si ese algo lo podrá encontrar. Con lo que tiene le es suficiente para ganar a casi todas pero una decente Masha, Serena o Azarenka no tendrían problemas con la polaca por el juego de esta, demasiado blando para ellas. Ese juego contra otras que fallan mucho le vale pero con esos tres nombres citados es muy complicado que les gane si ellas están bien.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados