El campeón debuta como se fue

Redacción desde la ciudad de Madrid

Por Víctor Varona | Como es tradición, el vigente campeón estrenaba participación en la pista central de Wimbledon sobre una hierba impecable e impoluta cuidada con mimo para la ocasión. Este honor le correspondía en esta edición al número uno, Novak Djokovic. El serbio ha comenzado su andadura en Londres con el objetivo de revalidar el título logrado el año pasado. También con el sueño de lograr completar el Grand Slam después de haber ganado los dos disputados hasta el momento (Australian Open y Roland Garros). El último en conseguirlo fue Rod Laver en 1969.

Enfrente de él, James Ward. El jugador británico invitado por la organización del torneo y que consiguió llegar el año pasado a tercera ronda, tuvo en esta ocasión al rival más difícil posible sobre la pista central que contó con una gran afluencia de público.

Con el partido empezado serbio consiguió romper el servicio de Ward en su primer juego (2-0). Nada más encajar este break el inglés tuvo la oportunidad de devolvérselo pero ‘Nole’ salvó las cuatro ocasiones que tuvo Ward para abrir brecha en el marcador. En la primera manga, el bajo porcentaje de primeros servicios dentro (40%) fue una losa muy pesada para el inglés que se vio superado por el rival y el escenario. Paseo triunfal y set en blanco para Djokovic.

La segunda manga comenzaba igual. El número uno del mundo se mostraba solvente con su servicio y volvía a romper el saque del inglés. En cuestión de pocos minutos, dibujaba ya un 3-0 en el marcador. No iba camino de dar la sorpresa Ward ante Djokovic que se apuntaba nueve juegos consecutivos.

Reacción de Ward

Alegría en la grada cuando el inglés ganaba su primer juego que lo celebraba con los brazos en alto. Una inyección de moral que le llevó a romper el saque de Djokovic y a anotarse su siguiente servicio. Remontada y empate en el marcador 3-3. El británico se sacudía los nervios y comenzaba a disfrutar el momento. Nada que ver su juego desde entonces. Mejoró su porcentaje de primeros y sus golpes ganadores (15 por los 13 de Djokovic). Un partido diferente. Ward plantaba cara al actual campeón y pudo llevar el segundo set al tie-break. Ahí la calidad del serbio se impuso a las ganas y el ímpetu del inglés.

No se vino abajo el jugador nacido en Londres en el tercer set a pesar de encajar un break tempranero. Luchó y exigió a Djokovic. Pero el serbio se mostró muy solvente con su saque e hizo buena esa rotura. El número uno cerró el partido con un ace (6-0, 7-6 y 6-4) y continúa en su camino hacia una nueva corona en Wimbledon. En segunda ronda se verá las caras con el francés Adrian Mannarino.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados