Djokovic sigue hambriento

Redacción desde la ciudad de Madrid

Por Víctor Varona | La lluvia era la gran protagonista en la jornada del miércoles en Wimbledon provocando muchos retrasos y algunas cancelaciones de partidos. No iba a ser el caso de Novak Djokovic que se benefició del techo que cubre la Centre Court donde jugaba su partido de segunda ronda. Su rival, Adrian Mannarino. El número 55 del mundo, era el siguiente escollo en el camino para revalidar el título. Pero el serbio no titubeó y en apenas dos horas resolvió el encuentro por 6-4, 6-3, 7-6(5), encadenando su victoria número 3o consecutiva en los Grand Slam.

Comenzó fuerte Mannarino. El francés disfrutó de dos bolas de break en el primer juego del encuentro aunque bien solventadas por Djokovic. Era un primer aviso al campeón. No lo iba a tener tan fácil. De hecho, ambos jugadores defendieron sus servicios de manera solvente (83% de puntos ganados con el primer saque el serbio por 79% del francés), hasta que con 5-4 en el marcador Djokovic conseguía una rotura en su segunda oportunidad de break y se apuntaba así la primera manga.

Se le pusieron pronto de cara las cosas en el segundo set con un tempranero break que le permitió tomar distancia en el marcador (3-0). Muy seguro Djokovic con su saque durante todo el set con un 75% de primeros dentro y un 94% de puntos ganados con el primer servicio. Valdría su peso en oro esa rotura que acabaría por decidir el set. El francés bajó una marcha respecto al primer parcial y no lo perdonó el serbio. Seis juegos a tres se imponía en la segunda manga y ponía la directa hacia la tercera ronda.

Emoción en el tercer set

Arrancó fuerte el tercer set el francés que disfrutó de hasta cinco bolas de break para romper el saque del actual campeón que cometió dos dobles faltas en el mismo juego. Pero tal y como ocurriera en el primer set, el serbio pudo salvarlas todas y mantener su saque no sin dificultades. Era Mannarino el que llevaba la iniciativa en el marcador. El francés ganaba de manera solvente y segura sus servicios frente a un Djokovic preocupado en no perder la concentración sabiendo que tarde o temprano dispondría de una oportunidad para romper el saque de su rival y cerrar el partido. Y efectivamente, con 3-3 en el marcador, ayudándose de buenos restos, consiguió ese break que le ponía por delante y aseguró su siguiente saque (5-3).

No estaba todo acabado para el francés que ganó su juego en blanco y obligaba a Djokovic a sacar para ganar el partido. El serbio perdió la concentración en el momento más importante. Cedió su saque con una nueva doble falta, 8 hasta el momento en el partido. La tranquilidad que le faltó al serbio fue la que tuvo el francés para dar la vuelta al marcador cuando peor lo tenía y creciendo en su juego, bien colocado en la pista y forzando los errores de ‘Nole’ en el tramo más emocionante del partido. El tercer set se decidiría en el tie-break, donde la calidad del número uno terminaría por imponerse.

Cerró el partido Djokovic con un gran resto que Mannarino no pudo devolver. Su bola se quedó en la red y la victoria se la llevaría el vigente campeón que la celebró con los brazos en alto y devolviendo el cariño a la grada. Al final, 6-4, 6-3 y 7-6 para Djokovic en una exigente partido.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados