Dimitrov se condecora en Cincinnati

Redacción desde la ciudad de Madrid

Puso fin a las críticas y a una sequía de títulos importantes que se resistían a alimentar su vitrina. Grigor Dimitrov, una de las eternas promesas llamadas a levantar los trofeos de prestigio del circuito, logró a sus 26 años estrenar su palmarés en los torneos ATP Masters 1000 en Cincinnati. El búlgaro derrotó en la final a otro jugador que también buscaba su primera corona en un evento de esta categoría, el australiano Nick Kyrgios (6-3, 7-5).

En una edición atípica que vio cómo ninguno de los cuatro jugadores que se coló en semifinales lucía la etiqueta de Top 10, Dimitrov puso orden en el caos. El búlgaro, que desplegó un tenis impecable durante toda la semana, valiente, agresivo y con un revés paralelo que marcó la diferencia, y el australiano disputaron la primera final de un ATP Masters 1000 entre jugadores sin un trofeo de este nivel en su vitrina desde que Guillermo Cañas batió a Andy Roddick en la última ronda de Toronto 2002.

Hasta ahora, Dimitrov había cedido en las tres semifinales anteriores en un Masters 1000 hasta que el pasado sábado ante John Isner rompió la racha negativa tras dos tie-breaks (7-6[4], 7-6[10]). El de Haskovo, que añadió su tercera corona de la temporada en Cincinnati, a las que ya había conquistado este curso en Brisbane y Sofía, regresará este lunes al Top 10 como No. 9 del mundo.

Además, el búlgaro consiguió inscribir su nombre junto al de Alexander Zverev, Marin Cilic, Jo-Wilfried Tsonga, Stan Wawrinka y David Ferrer, los únicos que desde 2011 han podido levantar un ATP Masters 1000 sin formar parte del Big 4.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados