Cilic quiere ser candidato a todo

Redacción desde la ciudad de Madrid

Marin Cilic asume su condición de favorito. Al croata no le tembló el pulso al verse tan cerca de una nueva final de Grand Slam y en semifinales terminó con el sueño de Kyle Edmund (6-2, 7-6, 6-2), que había firmado la mejor actuación de su carrera en un torneo de esta categoría. El No. 6 del mundo se presentó tras dos horas y 20 minutos en la última ronda del Abierto de Australia, donde espera ya rival del duelo que mide este viernes a Roger Federer y a Hyeon Chung, otra de las sorpresas de esta edición en Melbourne.

El balcánico, que dejó por el camino a Pablo Carreño en un ajustado encuentro y resistió ante Rafael Nadal hasta que el español abandonó por problemas físicos, peleará en Las Antípodas por levantar el segundo Grand Slam de su carrera. En 2014 se estrenó en el US Open (d. a Kei Nishikori), mientras que el pasado curso cedió en Wimbledon 2017 (p. con Federer). Ahora, jugará una final en el tercer escenario diferente y ya sólo le resta Roland Garros para cubrir su presencia en la última ronda de todos los majors.

Como a lo largo de todo el torneo, el croata se apoyó en su gran servicio para construir su billete a la final. Un 90% de puntos con el primer saque, 11 aces y salvar las 2 opciones de break que concedió fueron las claves que construyeron su triunfo ante el británico. 32 golpes ganadores y 4 quiebres convertidos en 8 oportunidades acompañaron una estadística impecable de Cilic que quiere ser candidato a todo también en Australia.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados