Cilic desgasta a Nadal

Javier Méndez desde la ciudad de Madrid

Cuando el rodillo no marcha, los destellos se apagan y la inspiración abandona, a Rafael Nadal aún le resta un último recurso en la mochila, tan poderoso como los anteriores y que explica en gran medida la mayoría de sus éxitos: espíritu de lucha. Una actitud que no negocia jamás para pelear contra la corriente. Una negativa sistemática a la derrota. Pero en el Abierto de Australia el número uno del mundo se quedó incluso sin remos para defenderse en la tormenta que desató Marin Cilic. Las molestias en la zona superior del cuádriceps derecho dictaron sentencia cuando habían transcurrido 3 horas y 46 minutos y el marcador reflejaba un 3-6, 6-3, 6-7(5), 6-2, 2-0 (Ret). ¿El premio para el croata? Las semifinales en Melbourne por segunda vez en su carrera (2010, 2018).

El dolor puso punto y final a su participación en esta edición en Melbourne, una historia que recuerda a la de temporadas anteriores cuando en 2010 le obligó a decir adiós en la misma ronda frente a Andy Murray, un año más tarde se negó a abandonar frente a David Ferrer con una rotura de fibras. O más importante aún, en la final de 2014 ante Stan Wawrinka, aunque completó el partido no fue capaz de competir libre de dolor y acabó entregando el título en la última ronda.

Antes de que se desencadenara el desastre, Nadal se había grabado una consigna a fuego en su hoja de instrucciones antes de saltar a la pista frente al cañonero croata que conectó 20 aces. “No puede ser que coja la iniciativa cuando falle el primer saque. Schwartzman me dominó la primera bola, eso sí que no puede pasar y no va a pasar”. Y en esa búsqueda de soluciones para encontrar huecos al resto residió gran parte de la batalla. El balear restó cerca de la línea, a tres metros o prácticamente pegado al muro que levanta la grada de la Rod Laver Arena, una estrategia para desarmar la fiabilidad del balcánico al servicio, que terminó con un 77% con primeros saques.

En el sexto juego del encuentro, el español empezó a erosionar la confianza del croata con su saque, obligándole a defender hasta cinco opciones de break. “¡Vamos! Va ahora”, gritaba Moyà desde el box. Pero Cilic resistió durante más de diez minutos para igualar 3-3. Sólo un juego más tarde, de nuevo a la espera, apenas tardó en adelantarse 0/40 para acabar cumpliendo su amenaza (1/7 en puntos de break en el 1º set). Nadal cerró la primera manga con su saque. Pero la facilidad que había encontrado en la primera hora de partido fue un espejismo.

El No. 6 del mundo propuso un festival de potencia, asumiendo riesgos en la búsqueda constante de tiros ganadores (83 winners en el partido) que acabó escribiendo un giro dramático en el guion. Primero para darle la vuelta al encuentro cuando Nadal dominaba 6-3, 3-2 y saque. Un warning por violación de tiempo sirvió como punto de inflexión. Cilic, cada vez más agresivo, respondió con sus dos primeros breaks de manera consecutiva para igualar el duelo.

Para entonces la chispa y la púrpura había desaparecido a favor de la intensidad, la brega y el acierto a pocos golpes. La hegemonía de los servicios dictó sentencia en la tercera manga, donde nadie estuvo dispuesto a dar facilidades, a pesar de que Cilic tuvo que salvar un punto de break y también de set con 5-4, 30/40. En ese contexto el tie-break sería juez, pero cuando llega la hora de apretar los dientes y cerrar el puño, nadie se maneja como el manacorense. Por 7-5 acabó con el empate y la adrenalina guardada durante la hora y 12 minutos que se prolongó el set.

De nuevo apareció la mejor versión del croata para, a golpe ganador (21), proponer un set más. Antes, con 4-1 en el marcador de la cuarta manga, Nadal pidió la presencia del fisioterapeuta para tratar la zona superior del cuádriceps. Y a partir de entonces, el español se fue apagando, con muchas dificultades en su movilidad (incluso cojeando), vio cómo Cilic no sólo abrochó el parcial 6-2, sino que se adelantó sin problemas 2-0 en el quinto. Fue el momento en el que se acercó a la red, para decir adiós a Melbourne.

Todas sus retiradas
Dominik Hrbaty (Auckland-2005)
Lleyton Hewitt (Queen’s-2006)
Chris Guccione (Sydney-2007)
Juan Mónaco (Cincinnati-2007)
Gael Monfils (París Bercy-2008)
Andy Murray (Open de Australia-2010)
Dzumhur (Miami 2016)
Cilic (Australian Open 2018)

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados