Carla pierde la regularidad

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Con la cabeza agachada y los brazos en jarra. Así recibió Carla Suárez su quinta derrota consecutiva, que es también la cuarta seguida en una primera ronda. En Canadá, Alizé Cornet despidió 6-3, 6-7 y 6-4 en 3h09m a la canaria en el Premier 5 de Toronto y acentuó la crisis de la número 10, que no gana un partido desde junio (a la rusa Kuznetsova en Birmingham). Los datos hablan de la perdida de uno de los sellos de identidad de Carla después de un arranque fabuloso de año: la española, que en 10 de los primeros 11 torneos de la temporada llegó al menos hasta cuartos de final (final en Amberes, Miami y Roma), no encadenaba cinco derrotas desde 2008 y no caía cuatro veces a la primera desde ese mismo curso. Entonces, claro, no era la tenista que es hoy. Candidata a todo cada vez que pisa una pista, cuarta mejor jugadora de 2015, la canaria busca cómo salir del bache en el que está encerrada antes del Abierto de los Estados Unidos, que arranca el próximo 31 de agosto en Nueva York, donde pone en juego muchas de sus opciones para estar en la Copa de Maestras de Singapur.

Perseguida por los fantasmas de las últimas semanas, rodeada por las dudas propias de la falta de victorias, la canaria rompió el saque de Cornet en el primer juego del encuentro y ganó el suyo inmediatamente después. A partir de ahí, sin embargo, se enredó sola: entregó la ventaja que tenía (2-2), desaprovechó un interesante 0-40 a continuación y perdió la primera manga con un puñado de fallos impropios para una jugadora habituada a competir con un margen de error muy alto, constante como un metrónomo. Cornet, que terminó el encuentro con 13 dobles faltas (¡13!), no necesitó inventar ningún truco para desmontar la propuesta de su oponente, tibia al comienzo y también al final.

“El 99% del partido es un tema de peloteo, de elaboración”, le explicó Marc Casabó, el entrenador de la número 10, después de perder la primera manga. “Estás entendiendo el partido, pero te está faltando dar un paso más en lo que tienes que hacer. Y lo que tienes que hacer no es algo complicado”, prosiguió el técnico catalán. “Simplemente, tienes que tratar más la pelota con la derecha porque estás regalando muchos restos abiertos, muchas bolas que deberías meter”, radiografió. “Ella ha empezado los primeros juegos tirando varias pelotas fuera por el simple hecho de meter la bola. Y eso va a ser una constante durante todo el partido. La que cocine mejor esta elaboración es la que se va a llevar el gato al agua”, insistió Casabó. “Hay margen de mejora, pero tienes que estar atenta para jugar con más nervio en la derecha y tener más paciencia en el revés. Puntualmente hay una bola que define, una pelota forzada o un servicio ganador, pero esto no va a decantar el partido. Es un encuentro que se va a ganar a los puntos. Tienes que ser más compacta en la elaboración”.

El mensaje tardó en hacer efecto. En un suspiro, Suárez se encontró 1-4 y saque de Cornet en la segunda manga, con todo perdido, a dos juegos de decir adiós. Para llegar a la tercera manga, que se jugó el martes después de que la lluvia obligase a cancelar toda la jornada el lunes, la española necesitó construir una remontada que empezó en su cabeza y acabó en su raqueta. De la jugadora inconstante y desatinada de la primera hora se pasó a otra, consistente y con mordiente. Así, Carla sobrevivió dos veces cuando su oponente sacó por la victoria (con 5-4 y 6-5) y engulló el tie-break de una vez (6-0 se colocó) para igualar el duelo.

“Quiero que valores el mérito que tiene lo que has hecho”, se arrancó Casabó cuando su pupila empató el cruce. “Has ido de menos a más, tanto mentalmente como tenísticamente. Dale valor porque lo tiene”, insistió. “El partido, desde el primer al ultimo punto, es una constante. Es lo mismo que te he dicho antes. hay peloteos y elaboración”, le repitió el técnico a Suárez. “La que esté más tranquila, y en esto eres superior, tendrá más oportunidades. En ningún momento tienes que pensar en otras cosas que no sea esto. Ese es el camino. Está genial que te hayas soltado más, que estés sacando mejor… pero la base de todo es que estés tranquila, que tengas paciencia”, continuó. “Si aparecen situaciones donde puedas atacar más, genial. Si esas situaciones no aparecen, tampoco importa. Es suficiente con esto. Te faltaba encontrar una marcha más en la práctica. No tenía ninguna duda de que entendías la teoría. Ahora, el partido va a seguir igual. Tu vas a llegar al 99% de las bolas. Es un partido en el que no va a haber sorpresas”.

Así, y después de marcharse al hotel con el cruce empatado, Carla y Cornet regresaron para jugarse el pase a la segunda ronda en un parcial a cara de perro. La francesa, más viva, removió las dudas de la canaria, frenada en seco por el parón. Pese a que la española tuvo arrojo para volver a arrebatar el servicio de su rival cuando sacaba por tercera vez para cerrar el partido (5-3), entregó el suyo minutos después, dejando escapar el partido. Ahora, Carla busca soluciones para Cincinnati, la próxima cita donde debería dar un paso adelante para dejar atrás los días más grises de su mejor temporada de siempre.

 

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados