Bautista y el arte de saber sufrir

Ander Millan desde la ciudad de Donostia

No era una cita nada sencilla, delante había un hombre que en los tres antecedentes no había caído ningún set. En dos horas y 55 minutos, Roberto Bautista sacó adelante la velada ante Gael Monfils por 4-6, 7-6(5), 7-6(2). Pese a no haber jugado de manera excelente, el castellonense supo sufrir sobre la pista central y sacar adelante el partido como los grandes aristócratas del deporte de la raqueta salvando también una bola de partido. El comienzo no fue nada idóneo al estar fallando mucha bola y sin poder tener una regularidad que le llevara a sumar.

Además, delante tenía a un tenista muy complicado de enfrentar. Tras perder el primer set, el francés se colocó con quiebre por delante. Gael parecía que tenía el choque en el bolsillo pero la concentración del español que no decayó en ningún instante fue clave para sumarse a la remontada. Alcanzaron la muerte súbita y allí hubo un enorme intercambio de emociones. El No.16 del mundo, fue más solvente y logró un parcial que parecía estar muy alejado.

Los problemas físicos de Monfils aumentaban ya que llevaba una dura semana estando mucho tiempo sobre pista. Sin embargo, su juego tan incisivo hacía que pudiera sacar juegos sin apenas sufrir gracias a sus grandes tiros ganadores. Fueron cabalgando y poco a poco fueron sacando sus servicios. Llegaron nuevamente a los momentos estelares y al resto con 5-6, Bautista tuvo que tirar toda la cal para decir que él no iba a echar la toalla. Levantó una bola de partido y sacó un game que iba a ser trascendental ya que en la muerte súbita el tenista galo se quedó sin gasolina. Tras este duro choque pero que le llenará de confianza, Bautista alcanza sus primeros cuartos de final en un Masters 1000 de la temporada y se medirá a Roger Federer o David Ferrer.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados