Batalla para volver a creer

Redacción desde la ciudad de Madrid

Un grito de rabia y un suspiro de alivio. Son los dos gestos que siguen al último punto del partido. El estruendo de un alarido desde el alma en la pista Grandstand de Shanghái, la segunda en importancia del Masters asiático, radiografía la situación que atraviesa David Ferrer. El “¡Vamos!” que retumba entre las paredes apaga por un instante el zumbido del público local que enloquece con la victoria del español ante Martin Klizan (4-6, 7-6 y 6-4), verdugo unos días antes de Rafael Nadal en Pekín.

Es Ferrer en estado puro. Baila al borde de la muerte. Juega al límite. Tanto que está a sólo un punto de que el eslovaco lo devuelva a casa antes de tiempo. En dos ocasiones. David siente en la nuca el aliento de la que podría ser la tercera derrota consecutiva en su estreno en un torneo que cerraría una gira por Asia nefasta (la cuarta, si se contabiliza la que sufrió en el US Open). Sin un solo triunfo. Sin una sola sonrisa. Y aunque la tendencia de las últimas semanas merma su confianza, su filosofía sigue intacta. Lo hace más fuerte y aún le permite reponerse de lo imposible. ‘Siempre una bola más’, parece repetirse para agarrarse al partido.

Los recuerdos de las derrotas en Shenzhen (China) y en Tokio (Japón) en su estreno ante Viktor Troicki y Marcel Granollers, respectivamente, se divisan aún en el horizonte. Los fantasmas del pasado sobrevolaban el cielo de Shanghái. Marcharse sin un solo punto de Asia implicaba decir prácticamente adiós a la pelea por estar entre los ocho mejores del curso en la Copa de Maestros de Londres el próximo mes de noviembre. Sus opciones pasaban por derrotar a Klizan. Al menos, era el primer paso.

Ferrer y Murray se enfrentan en octavos; 30 puntos les separan en la Race

Los resultados de las últimas semanas lo habían enviado a la décima posición de la Race, a dos de lograr un billete para estar entre los ocho mejores en el O2 Arena. Ni siquiera el sorteo del cuadro final ayudaba a ser optimista. Uno de los jugadores de la segunda fila de la ATP más en forma del circuito sería su primer rival en Shanghái. Y los pronósticos no fallaron. El eslovaco saltó a la pista con la misma dinámica positiva de Pekín. Suelto y letal. Sin dejar escapar sus opciones. A la primera oportunidad que dispuso para quebrar el servicio del alicantino, aprovechó para atrapar el primer set, 6-4.

David Ferrer se desperezó. Se repuso y viajaba hacia la tranquilidad. Pero dio aire a Klizan. Y a punto estuvo de pagarlo. El eslovaco recortó la distancia (1-4) de la segunda manga para darle la vuelta al marcador (6-5). Era el todo o nada. El español sacó lo que le quedaba. Llevó el partido a la batalla física. A la guerra de desgaste. Y ahí el de Jávea es uno de los grandes especialistas del circuito. Cuanto más le apretaba el rival, Ferrer encontró aire, una bolsa de oxígeno, para recuperar el break y apuntarse el segundo set 7-6.

El orden escribía las normas del último parcial. Tanto el español como el eslovaco custodiaban bajo llave su servicio. Evitar el caos del segundo set (cuatro breaks, dos para cada uno) parecía la premisa que imperaba cuando dominaba el cansancio. Pero Ferrer arriesgó y ganó. Con 4-4 conectó su mejor tenis para romper el servicio a su rival. Luego, con su saque, tampoco perdonó. Impartió un máster acelerado de cómo cerrar un partido al servicio. Un ace y dos saques sin respuesta pusieron el broche a una victoria de fe. Un triunfo para volver a creer.

Roberto Bautista también está en octavos

Además de David Ferrer, otro de los españoles que se jugaba el pase a la siguiente ronda en la jornada de este miércoles era Roberto Bautista. Después de doblegar en la primera ronda a Alexandr Dolgopolov, el castellonense superó al canadiense Vasek Pospisil por 7-6, 3-6 y 6-4. Es su mejor marca en Shanghái (sólo había participado una vez antes y cayó en la primera ronda de la fase previa en 2013). En octavos de final se medirá al ganador del duelo entre Roger Federer y Leonardo Mayer, mientras que David Ferrer se enfrentará a Andy Murray, que se deshizo de Jerzy Janowicz (7-5 y 6-2).

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados