A Federer le queda magia

Rafael Plaza desde la ciudad de Londres

El orgullo del campeón está a la altura de su leyenda. Este es Roger Federer, maestro de maestros. Este es un artista de otro siglo en su máxima expresión, uno que se resiste a morir. Eso debe pensar Juan Martín Del Potro tras ver cómo el suizo le roba el pase a semifinales en el torneo que reúne a los ocho mejores jugadores de la temporada después de remontarle un partido eléctrico, alocado desde el primer punto hasta el último, por 4-6, 7-6 y 7-5. El número siete del mundo, clasificado para la penúltima ronda en 11 de las 12 Copa de Maestros que ha disputado, se cita en menos de 24 horas con Rafael Nadal buscando el partido por un título que ha ganado seis veces, más que nadie en la historia.

Los suizos tocan las palmas y cantan. Ondean las banderas rojas con la cruz griega blanca por las gradas del Millennium Dome. Federer, sin embargo llega tarde a la cita. Con las ideas enturbiadas, nublado, como el día en la capital de Inglaterra, sale a pelear ante Del Potro y se encuentra con un 1-5 de entrada. Lo que sucede es intolerable a estos niveles: el suizo, que encaja dos roturas, cuenta 10 cándidos fallos en los cinco primeros juegos del partido. Del Potro, por supuesto, lo aprovecha. Con el mazo que tiene en la derecha, uno que rasga el aire y no se levanta tras botar sobre el cemento, encuentra la rima perfecta para los primeros versos del partido. El suizo, por contra, deja un par de puntos buenos y un puñado de golpes que vuelan demasiado lejos.

A chispazos no se enciende la llama de la victoria. Los errores se pagan con la vida en Londres. Federer encuentra el extintor cuando las llamas ya le están rodeando. Si en los primeros cinco juegos del partido comete 10 errores no forzados, en los cinco siguientes suma solo uno (pasa de 1-5 a 4-5 y punto de break, aunque termina perdiendo el set inaugural porque Del Potro sirve tres cañonazos que mueren en las cuerdas de su raqueta). En definitiva, Federer juega con más sentido táctico. Al principio, el campeón de 17 grandes busca las líneas con una precisión que no necesita. En lugar zarandear a Del Potro, en lugar de probar cuánto es capaz de resistir el gigante en movimiento, opta por lanzarse a gobernar los límites de la pista y termina engullido por su propia propuesta. Luego, más calmado, compensa el número de aciertos y fallos. En la red, donde invita a su contrario una y otra vez, sigue teniendo la misma frescura de siempre: gana 17 de las 20 subidas que realiza hasta ese momento porque el talento de esa muñeca es infinito.

Las fuerzas se igualan en la segunda manga. Tan pronto rompe Del Potro (con 1-1), como recupera esa desventaja el suizo (con 2-3). Es un Federer a fogonazos, como durante toda la temporada. En el primer parcial, por ejemplo, una racha de 16 puntos ganados de 20 disputados le vale para amarrar tres juegos y quedar a una bola de nivelar el set. En la segunda, gobierna 12 intercambios seguidos. Por eso, lleva el set al tie-break, donde muerde con la derecha y se defiende con el revés cortado de los ataques del argentino. Gana el parcial, equilibra el encuentro y ruge tan fuerte como puede porque está dispuesto a ir a la guerra, a llevarse la victoria en el parcial definitivo, terreno que tantas veces le han arrebatado en 2013.

En ese momento, la grada ya ha estallado. Se celebra cada punto entre vítores porque esto es una obra de arte. Con 4-4 en la tercera manga y el pase a semifinales en el alambre, Del Potro pone en la línea un globo que ejecuta entre las piernas corriendo de espaldas a la red. Allí que va Federer para devolver la bola con un manotazo mirando al público y ganar el punto tras resistir una embestida del argentino con su revés cortado tras pasarle en la cinta después de una subida poco selectiva. Ese intercambio, a la postre, termina achicharrando la cabeza del número cinco mundial, que cede su servicio dos juegos más tarde y, en consecuencia, el partido.

Sobre tres cimientos construye Federer su primera victoria ante un top ten en último año tras perder el primer set: explota como nadie el bajo porcentajes de primeros saques de Delpo (59%), equilibra las cifras de golpes ganadores y errores no forzados (39-36) y se muestra imperial en la red (22 puntos ganados en 29 subidas). Para su apetito, sin embargo, no hay explicación. Escalar con todo en contra (break en la tercera manga) y terminar ganando destapó al genio de antaño. El suizo, que llegaba al duelo con un desfavorable balance de 3 victorias y 9 derrotas ante los diez mejores, certifica que su recta final del año es positiva, que podrá asaltar 2014 a lomos de esas sensaciones. La victoria deja claro que todavía le queda magia y fuerzas. Ante Nadal, al que ha ganado los cuatro partidos que jugaron en una Copa de Maestros, la posibilidad de arreglar su peor temporada de la última década.

Así está la Copa de Maestros

Grupo A

Stanislas Wawrinka a David Ferrer por 6-7, 6-4 y 6-1

Rafael Nadal a Tomas Berdych por 6-4, 1-6 y 6-3

Clasificación

Rafael Nadal: 3-0 (sets, 6-1 / juegos, 39-30)

Stanislas Wawrinka: 2-1 (sets, 4-4 / juegos, 46-39)

Tomas Berdych: 1-2 (sets, 4-4 / juegos, 38-39)

David Ferrer: 0-3 (sets, 1-6 / juegos, 25-35)

Grupo B

Roger Federer a Juan Martín Del Potro 4-6, 7-6 y 7-5

Hoy a las 21.00 horas: Novak Djokovic-Richard Gasquet

Clasificación

Novak Djokovic: 2-0  (sets, 4-2 / juegos, 33-25)

Roger Federer: 2-1 (sets, 5-3 / juegos, 43-42)

Juan Martín Del Potro: 1-2 (sets, 4-5 / juegos, 48-48)

Richard Gasquet: 0-2 (sets, 1-4 / juegos, 22-31)

Semifinales

Mañana, no antes de las 15.00 horas: Rafael Nadal-Roger Federer

No antes de las 21.00 horas: Novak Djokovic-Stanislas Wawrinka

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados