Diario de un Grand Slam: Vuelta a París

Xavi Segura desde la ciudad de París

Nervios. Tensión. Los días previos al inicio de un acontecimiento importante siempre aparecen estos sentimientos. Para cualquier profesional. De nada importa cuál sea su sector. Y es que participar en un evento de carácter mundial significa algo muy grande. Tanto que que para poder llegar ahí hace mucho trabajo previo. Para la mayoría, es la culminación de un gran esfuerzo realizado. Un premio, en forma de trabajo, que se recibe por tu constancia. Al fin y al cabo, por tu rendimiento.

Cuando hablas con cualquier tenista profesional, jugar un Grand Slam es una motivación extra. Consideran que son los torneos más importantes del año. Son varios los alicientes, por los que se piensa que esto es así: la cantidad de puntos en juego, la cantidad de dinero o la repercusión mediática. Estos tres serían los aspectos que primero se nos pasarían por la cabeza, al pensar en los beneficios de jugar uno de los grandes. Pero es mucho más importante que todo eso. Detrás, hay mucho esfuerzo, sacrificio, horas de entreno, viajes… toda una vida dedicada al deporte. Para un tenista, un Grand Slam es una oportunidad de sentirse realizado. Estoy convencido, que todos ellos han soñado alguna vez con ganar alguno.

Para todos los que trabajan o colaboran en esos torneos, ocurre lo mismo. Cualquier función que desempeñes para ese evento es de suma importancia. Durante dos semanas toda la atención y actividad tenística, se centran ahí. Cualquier error, por pequeño que sea, alcanza la magnitud del evento. Por eso, es muy importante que en el momento de organizarlo, haya que asegurarse de que ciertas funciones dentro del torneo, contará con profesionales para realizarlas.

Una de las funciones básicas en los torneos, es la zona de encordado. Allí, es donde se ponen a punto las raquetas de los jugadores. El circuito de tierra es el más duro para los jugadores… y también para los encordadores. Sobre arcilla, el jugador rompe más cordajes y la actividad en la zona de encordado es mayor que en cualquier otra superficie. Sin duda, Roland Garros, es de los Grand Slam, el que más raquetas encuerda. Por cuarto año consecutivo, Babolat es la encargada de preparar las cerca de cinco mil raquetas que se encuerdan, durante las tres semanas de torneo (una semana de previas y dos de cuadro final). Para ello, la empresa francesa requiere de 19 encordadores y un equipo de doce personas, para la puesta en marcha y organización del trabajo.

Los primeros días de torneo, son relativamente tranquilos, ya que solamente están los jugadores de la fase previa, y algún jugador del cuadro final. Normalmente, los de fase previa no suelen encordar muchas raquetas, ya que cuentan con presupuestos bajos, y el precio de este servicio en los Grand Slam, suele ser caro. Entre 25€ y 30€ por raqueta. En Roland Garros, no solo se ofrece el servicio de encordado a los jugadores, sino que también se pueden hacer diversos trabajos como personalizar la raqueta, remplazar el grip, cambiar protectores, etc. El principal objetivo del área de Babolat es ofrecer a los jugadores el máximo número de servicios para que puedan saltar a las pistas sin ningún problema en sus raquetas.

El día a día del encordador en un Gran Slam se hace muy pesado. Son jornadas largas. Se suele empezar sobre las ocho de la mañana y se termina, los primeros días, sobre las nueve de la noche. Los primeros días, la carga de trabajo que hay en brutal. Apenas tenemos tiempo para disfrutar del torneo. A medida que avanzan los días, van quedando menos jugadores, por lo que el trabajo disminuye. Aun así, son muchas las raquetas que se tienen que encordar. En los Grand Slam hay muchas modalidades de juego. Se juega individual, dobles, junior, leyendas, silla de ruedas y mixtos, en masculino y femenino.

Por cuarto año, Babolat ha vuelto a confiar en mí para formar parte de su equipo de encordadores de Roland Garros. Para mí es todo un orgullo formar parte de ese equipo. Durante los 23 días que voy a estar en París, tendré la oportunidad de convivir con la élite del tenis. Allí están los mejores tenistas del mundo. Los mejores entrenadores, fisioterapeutas, encordadores, preparadores físicos, etc.

Me gustaría, en cierta medida, poder compartir esta experiencia con todos vosotros. Gracias a estos años de viajes entre torneo y torneo, he tenido la suerte de poder conocer a muchos profesionales del sector. Durante estos días voy a reencontrarme con muchos conocidos, y me gustaría que los conocierais. Así que estar atentos a TENNISTOPIC durante Roland Garros, que iréis teniendo noticias mías…

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados