Tras ver el rendimiento de Tita durante toda la semana a uno, como entrenador, le queda una tremenda sensación de satisfacción. Ganar un torneo WTA no es nada sencillo, y que ella lo haya conseguido habla de todo el trabajo y perseverancia que ha puesto a diario durante mucho tiempo. La transición al circuito WTA ha sido realmente duro, porque para dar correctamente el salto necesitas tener bajo control un abanico muy amplio de detalles, debes hilar muy fino para saber y poder plantar cara. En este sentido, siendo algo que exige mucha profesionalidad al deportista, estoy contento por cómo lo ha llevado.

Cuando terminamos de competir en Miami, tomamos una decisión estratégica: renunciar a Katowice, que este año se pasó a disputar en pista dura bajo techo, para poder preparar con tiempo y garantías la temporada de tierra. Nuestro objetivo era tener un margen de preparación para poder rendir al máximo tanto en la Copa Federación si la convocaban como con vistas a este torneo de Marrakech. Esta fecha era importante en nuestro calendario, porque se unían circunstancias favorables a su rendimiento: tierra batida, donde tiende a sentirse más cómoda, y el hecho de que haya algo de altitud, siempre favorable a su estilo de juego.

Me gustaría subrayar algo que considero importante: creo que estamos haciendo un trabajo positivo, fundamentalmente a nivel mental y de actitud. Me gusta remarcar y hacerle saber a Tita, que este resultado es una consecuencia de su trabajo diario, de su compromiso. Esto es importante que lo veamos, que el esfuerzo y la ilusión en la tarea acaba teniendo frutos.

No obstante, dentro de la alegría que tenemos, la mira debe de ser profesional. Debemos tener la cabeza ya en el martes porque tenemos partido contra la china Shuai Peng en Estoril. Hay que ser conscientes de que sí, hemos ganado esta semana, pero esto sigue y hay que disfrutar pero entender la importancia de cada momento. Tenemos muchas cosas que trabajar y bastantes detalles que mejorar. Es muy importante que sigamos teniendo los pies en el suelo.

Hemos tenido una semana muy buena, Tita ha jugado realmente bien pero no debemos perder de vista que esto es muy duro. La realidad es que hay muchísima competitividad y la única manera de poder repetir este tipo de éxitos es enfocarse en mejorar cada día. Trabajar cada día por superarse a uno mismo. Me gustaría que esta victoria sea enriquecedora para Tita mirando al medio plazo: que le sirva para ganar enteros en su confianza, que le permita seguir madurando, y para darse cuenta de que, si trabajamos correctamente, tiene potencial para estar ahí. Saber que puede pelear por cosas importantes. Sobre todo me gustaría que entendiera una cosa: lo ha logrado siguiendo el camino de su trabajo y su disciplina. Y esta victoria debe servir para saber que, cuando no funcionen las cosas, el único camino será seguir trabajando. Si continuamos remando con humildad, poco a poco, Tita entenderá que se puede.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados