Es curioso. Yo jugaba el dobles con Begu en Austalia, la número dos del equipo rumano, y su entrenador me dijo que si me convocaban, llevase mucha ropa de abrigo porque podía llegar a hacer -20 grados de temperatura en Galati. Pensaba que sería horrible. Y no es para tanto. Hace frío, pero me encantaría que el invierno de España fuese así, como el de aquí. Al menos ahora mismo.

Cuando llegamos, el primer viaje se nos hizo un poco largo. Era un vuelo de más de tres horas y al aterrizar la gente nos decía que en dos horas y media en coche llegábamos a Galati, pero fueron tres horas y media muy largas. Pusimos música en el autobús. Anabel ha traído un altavoz y empezó a poner su repertorio. Estábamos todos cantando y haciendo equipo. Después pusimos Begin Again, una película que llevaba el doctor Cerrato. Pero es que había tantos baches en la carretera que se paraba cada dos por tres. Llegamos y no habíamos visto el final. ¡Le quedaban dos minutos!

Por lo demás, hemos ido siguiendo las rutinas propias de la competición: entreno por la mañana y después entreno por la tarde. Aunque aquí haces equipo y eso se nota muchísimo. Un ejemplo. Estábamos jugando el dobles, entrenándolo. Después de jugar un par de juegos le dije a Garbiñe que con el segundo saque me tirase a reventar, a la cara, porque restaba cruzado y no a la que estaba en la red. No lo estaba haciendo porque eramos nosotras, claro. Pero es que me da igual. Nos da igual. Porque eso es lo que queremos que haga cuando juegue desde contra las rumanas, que vaya al máximo. Hoy hemos jugado un dobles y ya pegaba una derecha de las suyas a la que estaba en la red. Ese es el camino y la diferencia entre competir para ti y hacerlo para un país entero.

  • Miguel Angel Semper

    Mucha suerte, muchachas! La vais a necesitar, porque esta eliminatoria es muy complicada. Fuera de casa, pista “rara” y no en muy buen estado, Halep… Ánimos!

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados