Voy caminando por la calle. Es domingo, acaba de amanecer y la paz gobierna el entorno durante el paseo matinal. Vengo de comprar el periódico, como todas los días que cierran la semana. De repente, un estruendo rompe la armonía. Un coche impacta contra el cristal de una sucursal bancaria. Se bajan dos hombres encapuchados mientras otro permanece sentado frente al volante. Todo ocurre en cuestión de segundos. Cuando quiero entender lo que está pasando, el automóvil se ha marchado, la fachada del banco se desmorona frente a mis ojos y las arcas de la entidad han sido saqueadas. Un robo fugaz. Aparece la Policía, minutos después. Sigo allí, contemplando la escena del delito. Una mujer joven se acerca corriendo y me señala con el dedo. Le dice a los agentes que he formado parte del golpe, que me ha visto llegar en el coche con el resto de atracadores y que luego me he quedado allí para desviar la atención de los que se han dado a la fuga. No salgo de mi asombro ante semejante barbaridad. “¿Y las pruebas?”, alcanzo a decir con voz trémula.

No es la primera vez que sucede. Es una tendencia persistente, por desgracia. Nadal acusado de dopaje sin pruebas. Ahora ha sido Daniel Koellerer, el austríaco que en 2011 se convirtió en el primer jugador suspendido de por vida. ¿Qué hizo para obtener semejante castigo? Amañar partidos en los que participaba, además de enriquecerse en casas de apuestas deportivas a través de intermediarios. También acusó mediante gestos a Juan Martín Del Potro de drogarse en 2005, durante la primera ronda del Challenger de Buenos Aires, clamó insultos racistas contra el brasileño Julio Silva en el torneo de Reggio Emilia en 2010 y protagonizó diversos episodios violentos, aupados a lo más alto de los vídeos más vistos de YouTube. Antes, hace unos meses, Christophe Rochus siguió el mismo discurso. “¿Cómo es posible que Nadal estuviera fuerte en Roland Garros y que un mes después dijera que no puede jugar?”.

Es surrealista que las acusaciones procedan del vestuario. Al final, un aficionado, que probablemente no haya asistido nunca a un entrenamiento de Nadal, no tiene en su mano todos los argumentos para juzgar la situación. Puede incluso sorprenderle que tras una lesión tan importante, casi ocho meses apartado de las pistas, Nadal haya convertido la palabra invencible en su definición principal durante este 2013. Que las incriminaciones lleven la firma de algunos jugadores es increíble. Ellos viven el día a día dentro del circuito. Ellos han contemplado entrenar a Nadal, han visto como es el primero en llegar y el último en marcharse de la pista. Ellos han apreciado sus prácticas, esas que superan las dos horas, esas en las que muchas veces son varios los jugadores que van pasando por el otro lado de la red hasta que el balear considera suficiente el trabajo realizado. La cultura del esfuerzo como único camino hacia la victoria.

Si Nadal toma sustancias dopantes, si realmente este año fantástico es fruto de productos contaminados, que alguien lo demuestre. Es tan sencillo como presentar una sola prueba. Los tramposos merecen ser castigados. La historia del deporte la escriben los héroes, no los villanos. Todos estos jugadores que están seguros de explicar los resultados del español mediante el dopaje, los que consideran imposible que alguien pueda volver tras una lesión y hacer un año inmaculado, que lo demuestren. Si no pueden hacerlo, como parece ser el caso, que se callen. Que dejen de expulsar bilis por la boca. Basta de acusaciones estériles en busca de los minutos de fama que como deportistas no pudieron tener. Basta de imputar para cerrar las heridas provocadas por la envidia ajena, por lo que muchos siempre soñaron conseguir y jamás llegaron a rozar con las yemas de los dedos. La cabeza no está de adorno. Y pensar antes de hablar es tan fácil como contar hasta diez.

  • lola del castillo

    Ni caso. Lo mejor es ignorarle, como si no existiera.

  • YOLANDA MEDEL

    Una vez mas atacan a Nadal,una vez mas sin pruebas,la ENVIDIA es mala,muy mala.Y siempre viene de mano de “los mismos”,personajes frustados,amargados,que no entienden lo que significan palabras como ESFUERZO,SUPERACION,por eso….merece la pena que les dediquemos tiempo?? creo que lo que de verdad les hace daño es que les IGNOREMOS.

  • disqus_6KsnfbkGe4

    Writing Rochus said the same thing is poor journalism. Rochus didn’t accuse Rafa of doping. He said all the long absences from the tour can be suspicious and that anyone can wonder that about Rafa but also that he might be really injured. He gave various examples (Soderling, Henin in the past, etc) and Rafa was just one of them but I don’t see it as an accusation. He wanted to point out there’s a transparecy problem with the ITF but of course all the lazy journalists saw “Nadal” and “doping” and that’s all that matters to sell papers.
    http://www.allomatch.com/forum-discussion-actuali

  • Witold

    Por lo visto a David Ferrer no te interesa defenderlo. Curioso.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados