3 de abril de 1989. Emilio Sánchez Vicario se convierte en el primer tenista español que alcanza la cima del ránking mundial de dobles. Seis semanas en total como número uno. 50 títulos y 529 victorias. Dos Roland Garros, un US Open y una plata olímpica. En la mayoría de esos éxitos compartió pista con Sergio Casal. Pero nunca fueron maestros. Nunca alcanzaron la gloria formando parte de las 16 mejores raquetas del mundo. Nunca ganaron la Copa de Maestros.

Marc López y Marcel Granollers sí. Hace justo un año. Y derrotando por el camino a la pareja más prolífica de la historia, los hermanos Bryan. Les sobran méritos para presumir. Marc nueve títulos y en su día número tres del mundo. Marcel otros nueve y número cuatro mientras rozaba el top 30 en solitario. Y no sólo ellos. Fernando Verdasco y David Marrero disfrutan a estas horas del ránking más alto de sus carreras. David es el número 11 y Fernando el 17, compartiendo sudores con la disciplina individual. Con nueve y seis títulos, respectivamente.

Miro la RACE de dobles y me encuentro con los intratables Bryan, seguidos por dos parejas multinacionales. Un austriaco (Peya) y un brasileño (Soares). Un croata (Dodig) y otro brasileño (Melo). A continuación vienen dos parejas completamente españolas: Granollers-López y Marrero-Verdasco. Dos duplas en el top 5 del año. Los cuatro estarán en la Copa de Maestros de Londres y lucharán por repetir la hazaña de 2012.

Recuerdo todo esto porque España siempre ha cargado con la etiqueta, a menudo justa, de que nos faltaba una pareja de dobles solvente. “Yo vi jugar a Santana y a Arilla, pero desde Emilio y Casal no tenemos un dobles que gane puntos importantes”, se oye en las gradas durante la Copa Davis. Con cierta razón. Los últimos cuatro sábados que España jugó en semifinales o final se perdió.

Así que lanzo una pregunta. Entre las 15 mejores parejas de la temporada sólo hay cinco con ambos tenistas del mismo país. Dos son españolas. Cuatro y cinco del mundo. ¿Seguro que no tenemos un buen dobles?

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados