Perdóname, Rafa, porque he dudado. Y sigo dudando. Y dudaré hasta que, como tantas otras veces, como siempre, tu raqueta castigue mi osadía firmando la enésima hazaña. Dudo porque he visto a Novak Djokovic más intratable que nunca. Dominante. Hegemónico. Dictatorial. Dudo porque pega y pega con ambas caras de la raqueta, abriendo ángulos imposibles y dominando punto tras punto. Dudo porque las tres últimas veces que habéis cruzado argumentos con una red de por medio ni siquiera le has arrancado un set. Dudo porque lo ha dejado claro con o sin pregunta de por medio: “mi gran objetivo de este año es ganar por fin Roland Garros”.

Y entonces recuerdo las siete finales entre Indian Wells 2011 y el Abierto de Australia 2012, y que entonces también dudé. Recuerdo sus gritos de “¡Campeones, Campeones!”, en punzante castellano, a los pies de una sala de prensa de la Caja Mágica en la que tú estabas otorgándole todos los honores. Recuerdo a su madre voceando cual papagayo en plena Catedral aquello de “la era Nadal-Federer se ha terminado, ahora todo va a ser Novak, Novak, Novak”. Y recordando recuerdo recordar que con el discurrir de 2012 todo cambió. Llegaron tus incontestables victorias en Montecarlo, Roma y Roland Garros, como llegaron otros dos duelos del Grand Slam con el mismo triunfador en París y Nueva York al año siguiente.

Así que vuélvelo a hacer, Rafa. Perdóname o impónme cualquier penitencia en forma de bozal o escarnio público por mis dudas. Pero vuelve a ganar. Oblígame a gritar de nuevo, por novena vez, eso de que “el Principado de Mónaco sigue siendo el Reino de Manacor”. Reconquista el Godó y el torneo de Madrid, al abrigo de esos aficionados que presumen orgullosos de haber venido al mundo en el mismo país que tú. Vuelve a vestirte de emperador en el Coliseo romano, ese que siete veces ha pronunciado “Ave, Rafa”. Pero sobre todo, por encima de todo, lleva tu hegemonía en Roland Garros hasta límites que el tenis jamás volverá a paladear. Nadie, a lo largo de tres eternos siglos, se había sentado ocho veces en el mismo trono del Grand Slam. ¿Quién soy yo para dudar de un pionero? Perdóname, Rafa. Hoy dudo. Mañana, lo dudo.

  • KⒶmusiano

    qué pavada

  • Witold

    Gracias tennis topic, lo que necesita el periodismo deportivo de este país son unas odas líricas glorificando la figura de Rafa Nadal.

  • Manu Arenas

    Grande Angel! Volverá Rafa no lo dudes…

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados