Como muchos españoles de mi generación aficionados al tenis, crecí viendo partidos en televisión y aprendiendo mucho de lo que los antiguos locutores nos contaban aprovechando las emisiones míticas de partidos de Grand Slam. De todos ellos, sin duda el mejor fue Andrés Gimeno quien, con su apacible voz, nos transmitía una gran sabiduría tanto de las jugadas en sí, como de multitud de anécdotas del pasado. Ese pasado siempre me pareció fascinante, pero también enigmático ya que, en una época en la que no podíamos ni imaginar que existiría Internet, era prácticamente imposible conseguir información de la historia del tenis, como mínimo anterior a los años sesenta con la irrupción del primer tenista español ganador de un Grand Slam, Manuel Santana.

Por ello, siempre quise poder leer un libro en el que se detallase esas historias del pasado y engancharlas con el presente. Con los años, nunca llegué a verlo publicado en España y tuve que enterarme de una gran cantidad de muchas historias deliciosas y otras dramáticas a través de libros extranjeros (preferentemente ingleses y norteamericanos) y finalmente tomé la decisión de escribirlo yo mismo. Mi objetivo principal era permitir acceder a estas historias al buen aficionado y preferentemente al joven, puesto que si no conoce bien las gestas del pasado difícilmente podrá comprender y asumir las del presente.

Y así, me gustaría que descubriese grandes campeones casi olvidados, como la menuda y encantadora Maureen Connolly, que ganó nueve Grand Slam antes de cumplir veinte años, pero cuya carrera fue trágicamente truncada al sufrir un trágico accidente; o el estrafalario Art Larsen, que no se afeitaba ni lavaba durante los torneos, y siempre hablaba con un pájaro imaginario posado en su hombro. Y estoy seguro de que le cautivarán, como a mí, las grandes rivalidades olvidadas, como la del jovial norteamericano Don Budge, el primer ganador del Grand Slam (1938), y el nazi alemán Gottfried Von Cramm, represaliado por Hitler tras perder una dramática final; o la de los Cuatro Mosqueteros (Borotra, Cochet, Lacoste y Brugnon) contra el apuesto americano Bill Tilden, considerado en su época una estrella a la altura de las de Hollywood, antes de caer en la ruina y el olvido.

El tenis siempre ha levantado grandes pasiones y sin duda tenemos la suerte de vivir actualmente una época gloriosa, pero creo también que la podremos disfrutar aún más si conocemos un poco mejor el pasado. Como indico en el libro, mi modesta contribución sería precisamente ayudar con mi libro a seguir alentando esta pasión en el futuro gracias a los jóvenes aficionados.

*Autor de Historia(s) del Grand Slam (T&B Editores)

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados