Acabamos de asistir a la celebración por segunda vez del día mundial del tenis, una iniciativa que surgió como conmemoración de los cien años de existencia de la ITF (Federación Internacional) y con la que se pretende el fomento y la universalización de este deporte en una línea muy similar a la perseguida con la Copa Davis y Federación, aunque en esta ocasión lo de menos son los resultados de los partidos que se organizan.

Esta vez la punta del iceberg se ha situado en los partidos jugados en Londres, Hong Kong y el mítico Madison Square Garden de Nueva York. Tres continentes distintos implicados en la fiesta. Sin embargo, hay que hacer mención al resto de eventos desarrollados en los que se han implicado también gran parte de las 210 federaciones nacionales. Se ha pasado de actos en 58 países en 2013 a 74 de esta segunda edición.

En Eurosport tuvimos ocasión de ver algunos momentos destacados que no olvidarán ni los espectadores televisivos ni quienes los presenciaron en directo. Por ejemplo, en una de las interrupciones del partido que jugaban en Nueva York los protagonistas de la última final de Wimbledon, Andy Murray y Novak Djokovic, saltó a la cancha Marion Bartoli. Es cierto que medio año después de su retirada la francesa ha conseguido un impresionante aspecto de exjugadora, pero esto no impidió que en la transmisión pudiésemos resaltar que estábamos viendo unos intercambios de golpes entre los dos campeones vigentes del torneo más prestigioso, probablemente lo primero que hacían juntos desde el tradicional baile de campeones.

Hay que agradecer la intervención de todos aquellos grandes nombres que participaron en señal de agradecimiento al deporte que les permitió ser lo que fueron como Ivan Lendl, Pat Cash, Andre Agassi, Pete Sampras o los hermanos McEnroe. Estos últimos disputaron su partido de dobles hasta 8 juegos contra los también hermanos Bryan. Se puede afirmar que en las tres últimas décadas John McEnroe ha sido el jugador más destacado de individuales que más contribuyó al fomento de la disciplina de dobles a lo largo de cada temporada.

Junto a estos grandes eventos se desarrollaron actividades que supusieron sacar el tenis a la calle y acercarlo a los más pequeños. Cabe destacar la gran implicación en el día mundial de los países hispanoamericanos. Antes de concluir, dos apuntes muy breves. A diferencia de la mayoría de los días mundiales, el del tenis no tendrá siempre una misma fecha. Los calendarios exigirán que siempre en desarrolle el lunes de la semana de inicio de Indian Wells. Y, por otro lado, sería conveniente que, al igual que participan grandes jugadores ya retirados, se reservara espacio en alguno de esos partidos a jugadores de categoría junior que vivirían esa fecha como algo inolvidable y esa sí sería una verdadera fiesta mundial del tenis.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados