Otra vez cerca. Muy cerca estuvo Juan Martín Del Potro de quedarse con el primer título Masters 1000 de su carrera. Al igual que en Montreal 2009 ante el escocés Andy Murray y en Indian Wells de este año ante Rafa Nadal, el tandilense no pudo ante Novak Djokovic en Shanghai a pesar de haber jugado un gran partido.

Seguramente, el nivel mostrado en estas últimas dos semanas en la gira asiática (venía de lograr su título ATP número 16 en Tokio) se asemeje mucho más al que Del Potro imaginó sobre el final del año pasado cuando decidió priorizar su carrera individual y renunciar a participar en la Copa Davis de este año. Sobre todo se lo vio más seguro en sus golpes de fondo y con mayor confianza para ir a cerrar los puntos en la red, algo que se le venía reclamando y él mismo reconocía como un déficit. Hasta el momento, el balance no es tan negativo: tres títulos, semifinal en Wimbledon, importantes victorias ante los mejores del circuito, la reposición entre los cinco mejores del ránking y la clasificación a la Copa de Maestros de Londres. Sin embargo, las prematuras caídas en Australia y en el US Open (en su superficie favorita), la no participación en Roland Garros y las incesantes molestias en la muñeca izquierda impiden sacar conclusiones netamente fructíferas.

El hecho de no representar a la Argentina en Copa Davis obligaba a Juan Martín a obtener resultados importantes en el circuito, pero también lo ubicaba en el ojo de la tormenta con respecto a la opinión pública en su país. Se sabe que la Ensaladera de Plata es más que una obsesión para una nación que ha producido gran materia prima en este deporte a lo largo de su historia y que en cuatro ocasiones se quedó en la puerta (y en una, en 2008, de forma insólita). Pero más evidente es que sin Del Potro, será una misión imposible y más aún tras el inesperado y reciente retiro de David Nalbandián.

Sabido es que la relación entre el Rey David y la Torre de Tandil lejos está de ser la mejor, por eso muchos imaginan que ante la ida del cordobés, la vuelta de Delpo a la Davis es un hecho. Sin embargo, desde el entorno del equipo argentino no se muestran muy optimistas, ya que tampoco existe un gran entendimiento con el capitán Martín Jaite.

Todavía restan cuatro semanas de temporada ATP, con el último Masters 1000 en París y el torneo que reúne a los ocho mejores del año. Veremos si Del Potro profundiza la mejoría en los aspectos técnicos mencionados para un cierre decoroso, y de cara a un comienzo de 2014 más auspicioso. Pero sin dudas, la principal inquietud por estas latitudes pasará por su decisión con respecto a la Copa Davis, la gran deuda de Del Potro y el tenis argentino.

  • lola del castillo

    Del portro es un tenista fragil físicamente, y sin la fortaleza mental de Nadal. Depende mucho de su estado físico que siempre genera dudas. Si está bien será el que complete el cuarteto de grandes del circuito , si el suizo sigue con su caida en picado. Pero siempre está bajo la espada de damocles de sus lesiones. Nadal tiene y ha tenido lesiones tan ó más importantes y recurrentes que del Potro, y aún así es el más grande de la era open. Esa es la gran diferencia entre uno y otro, y la enorme grandeza de Nadal

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados