Tanto tiempo había pasado desde que Juan Martín del Potro pisó el Bois de Boulogne, que cuando llegó hace unos días al escenario de Roland Garros prácticamente necesitó un mapa.

“Me pierdo en todos lados”, bromeó el argentino, que no disputaba el Grand Slam de tierra batida desde 2012, cuando alcanzó los cuartos de final. “Estar aquí después de cinco años es algo muy lindo. Tengo muchas ganas de seguir sumando partidos acá”.

Del Potro arrancó con un sólido triunfo ante su compatriota Guido Pella en un encuentro en el que su servicio funcionó a la perfección (13 saques directos), su derecha siguió siendo un mazo (15 golpes ganadores) y su revés continúa en puesta a punto.

“Mi revés va evolucionando y me siento bien, pero eso no quita que no haya momentos en los que me frustre o me enoje cuando quiero acelerar”, confesó un Del Potro que aunque sólo conectó un golpe ganador de revés, siente que cada vez va a mejor.

“Mi punto débil ya no es tan débil”, continuó el argentino. “Hoy pude contener a Guido con mi revés y me da alegría saber que va evolucionando pero también me enoja si en un momento en un partido cerrado, con un break point en contra, no pueda hacer lo que quiero”.

El jugador de Tandil no quiere marcarse metas. Tampoco precipitarse en la elección de un entrenador. Quiere vivir el día a día.

“Voy torneo a torneo, dejándome sorprender por lo que pueda lograr”, apuntó. “En 2009 sentí que era mi año en Roland Garros y después de perder con Federer en semifinales pensé que nunca más iba a tener un buen resultado en un Grand Slam. Meses después gané el US Open y encima se lo gané a él”, explicó Del Potro, en una manera de ejemplificar que es mejor vivir el presente.

“Ahora mismo físicamente no me sobra nada por lo que tengo que cuidarme mucho. No me siento con la prisa de tener un entrenador. Me siento libre jugando y mi juego no puede variar mucho con un entrenador o no, por mi estilo. Me siento cómodo”.

Del Potro regresa a París y sin metas en el horizonte, se disfraza de tapado.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados