Cinta blanca. Polo verde. Pantalones negros con rayas blancas. Amarillas las cuerdas de la raqueta. Es Rafael Nadal durante su última participación en París-Bercy. Cuatro años después, el mallorquín vuelve al Masters 1000 que completa la serie de torneos de la categoría . Medir el paso del tiempo es tan fácil como mirar sus vitrinas: sumaba seis torneos del Grand Slam cuando se inclinó en las semifinales de 2009 ante Djokovic. Ahora, antes de debutar contra el ganador del partido entre Granollers y Tursunov, tiene 13 y es el tercer jugador de la historia con más grandes. No es el único caso.

Los mejores llegan asfixiados a final de temporada, con las piernas cargadas de partidos y la cabeza en la Copa de Maestros, que se disputa justo a continuación, o en las vacaciones, necesario tomar aire para afrontar la pretemporada y volver a viajar antes de que termine el año porque el nuevo curso comienza a finales de diciembre y no hay tiempo que perder.

Bercy ha sido históricamente una oportunidad para la segunda fila de batalla. Idílico territorio para recoger las migajas del pastel que los gigantes han dejado caer, en París se han coronado como ganadores de Masters 1000 Safin, Berdych, Davydenko, Nalbandian, Tsonga, Soderling o Ferrer cuando en el resto de eventos de la categoría apenas hay espacio para que alguien labre su nombre por delante del Big Four.

¿Por qué? La temporada pasada sirve como ejemplo. Federer no compitió. Djokovic lo hizo, pero se despidió a la primera después de ganar el set inaugural por 6-0. Murray fue apeado por el sorprendente Janowicz una ronda después que el serbio. Y Nadal, ausente desde Wimbledon, se recuperaba de su lesión en la rodilla izquierda. En resumen, el último Masters 1000 de la temporada nunca ha tenido la consideración de otras pruebas del calendario, sirviendo de trampolín para tenistas ávidos de gloria.

La situación es muy distinta en 2013. Las necesidades han convertido este año a París en un torneo tan importante como el resto de Masters 1000. Por un lado, Nadal y Djokovic libran un pulso antológico por terminar la temporada como número uno y París es el penúltimo escenario de la batalla. El serbio, que tiene en Bercy la opción de llevarse la bolsa llena de puntos porque la temporada pasada cedió inesperadamente en su estreno, sumará desde la primera victoria. El mallorquín, que se asegurará terminar en la cima del ránking si gana el torneo, también tiene el camino despejado.

Por otra parte, nunca en los últimos años llegó tan viva la carrera por clasificar a la Copa de Maestros a estas alturas del curso. Días antes de que arranque el torneo (desde el 4 de noviembre), quedan tres plazas vacantes para acompañar a los cinco clasificados. Por ellas compiten Federer, Wawrinka, Gasquet, Tsonga, Raonic o Haas. Y París, que reparte 1000 puntos, es un escenario perfecto para cerrar un billete a Londres. En consecuencia, este año Bercy está de fiesta. No hay tiempo para bromas. Se juega un Masters 1000 con letras mayúsculas.

  • lola del castillo

    No estoy de acuerdo. Nadal llega a París de paseo. Es consciente de que no tienengasolina para París y Londres, y la preferencia es clara quien la tiene. Pasará las rondas que pueda , pero sin dejarse la piel en el intento. Teniendo a Janowitz en segunda ronda, quizá no pase de ahí. No le veremos haciendo el esfuerzo que hizo en China frente a FOgnini.
    Novak, puede que luche más porque es muy soberbio y se siente muy herido con el asunto del número uno. Pero eso puede beneficiar a Nadal. Que el serbio se desgaste de cara a Londres .
    También hay que tener en cuenta que es dificilísimo rendir al máximo en Londres y en la final de la Copa Davis. Novak tendrá que elegir, como ya hizo en 2010, cuando se borró de la Copa de Maestros para ganar la Davis.
    El inefable suizo, tiene suerte como siempre y necesita muy poquito para clasificarse para Londres. Una pena
    París lo ganará Novak(si le pone empeño y ganas) ó en su defecto Del Potro, Tsonga, Stan, Raonic, o cualquiera de los otros tenistas de segundo nivel. El que no lo ganará seguro es Nadal.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados