#moremilos

Ángel G. Muñiz desde la ciudad de Madrid

“Vamos, Milos. Levántate que son las 6.00 y tenemos que entrenar”. Dusan Raonic no tenía 24 dólares cada hora para que su hijo entrenase con la máquina de pelotas del Club de Tenis Blackmore, ubicado en Richmond Hill (Canadá). Así que llegó a un acuerdo con el dueño: la usarían de 6.30 a 9.00 de la mañana y pagarían una cuota mucho menor. Cada día, Dusan, ilusionado, y el pequeño Milos, somnoliento, se abrigaban para combatir el gélido amanecer y se dirigían al club, donde les esperaban miles y miles de pelotas y una ilusión: triunfar en el deporte que había enamorado a aquel niño de ocho años que sostuvo por primera vez una raqueta durante un campamento de verano.

Milos, y sus viajes. Nacido en Montenegro, criado en Canadá y forjado en España. Milos, y sus estudios. “Siempre fui un buen estudiante. Las matemáticas me gustaban de verdad”. Milos, y su ídolo: Pete Sampras. “Grababa en vídeo todos sus partidos y me encantaba cómo tenía todo bajo control en todo momento”.

Madrugaba para entrenar y madrugó para triunfar. En 2011, con 20 años recién cumplidos, Raonic llegó a los octavos de final del Abierto de Australia desde la fase previa. Dos semanas después se presentó en San José para jugar su octavo torneo del ATP World Tour. Nada más llegar, conoció a Sampras.

Nombre: Milos Raonic (Podgorica, Montenegro; 1990)

Ránking más alto: 6

Mejor posición en Grand Slam: Semifinalista

Títulos: 6

“Este chico tiene un brazo tan potente como el tuyo”, le dijo Justin Gimelstob a Pistol; “trabaja mucho y serás capaz de ganar cuando no estés jugando bien”, respondió Pete mirando a Milos. Sólo siete días después ganaría su primer título. Raonic había llegado a California con el palmarés impoluto y se marchó con un trofeo y un consejo.

En un mes el canadiense había ascendido 115 puestos en el ranking mundial y ya estaba metido de lleno entre las 40 mejores raquetas del planeta (37), un selecto grupo del que nunca ha salido. “Ser un Top 50 consistente con aspiraciones de Top 10”, respondió Milos cuando la ATP le preguntó su objetivo en el tenis profesional al crear su perfil digital. A día de hoy, la cifra de semanas entre las diez mejores raquetas del planeta va por 42 y el Top 5 sólo es cuestión de tiempo.

Raqueta: Wilson Blade

Cordaje: Luxilon M2 Pro

Grip: Pro Overgrip

Desde entonces, seis títulos (triplete en San José, Chennai, Bangkok y Washington), dos finales de Masters 1000 (Montreal y París) y una semifinal de Grand Slam (Wimbledon). Nadie, en el último lustro, ha conectado más saques directos ni ha ganado más puntos con el primer servicio. Sí, nadie ataca como Raonic. “Cada día estoy al menos 90 minutos en el gimnasio”. La báscula no ha vuelto a marcar tres cifras y la dieta es libre de gluten. “Ahora mi juego defensivo es mucho mejor”. Sí, nadie que roce los dos metros y los cien kilogramos defiende como Raonic.

“Es el momento de crecer”, amenaza en su cuenta oficial de Twitter. Adiós al niño madrugador se conformaba con mantenerse en el Top 50. “Mi revés ha mejorado. Mi derecha y mis restos, también. Me siento más cómodo en la red y mi saque es aún más efectivo”. Hola al hombre maduro aspira al trono del tenis mundial.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados