Qué tío más maniático

“¡Qué tío más maniático!”. “No más que tú”. “Bueno, pero yo el día que quiera dejo de hacerlo”. “Vale, este fin de semana no lo hagas”. Palabra arriba o abajo, esta conversación tuvo lugar hace años entre Rafa, un joven confiado, y Toni, un sabio veterano. Ambos juzgaban a Jack Nicholson en Mejor imposible y lógicamente ganó la sabiduría. Rafa sumó una de sus escasas derrotas de la época y al siguiente torneo volvió a ejecutar una a una todas sus manías.

Ducha de agua helada. Dedos vendados. Saltos de activación y gritos de automotivación. Prohibido pisar las líneas de la pista. Raquetero a la izquierda y toallas perfectamente dobladas por la mitad. Una botella de agua templada y otra fría alineadas en una diagonal perfecta. Si el sorteo lo permite, a empezar restando. Cambio de raqueta con pelotas nuevas y al resto. Y así una a una podríamos enumerar todas las manías de Rafa Nadal. Desesperantes, quizá. Necesarias, seguro. Inofensivas, casi todas. Casi.

Enric Molina, el mejor juez de silla del mundo, define el time warning como “la herramienta que tenemos para aplicar la regla del time violation que existe para controlar que los partidos transcurran en un tiempo razonable entre puntos”. Es decir, que los tenistas tienen 25 segundos (en el ATP World Tour, 20 en los torneos del Grand Slam) desde que termina el punto hasta que la pelota vuelve a estar en juego. Si superan ese tiempo por primera vez, advertencia. A la segunda, pérdida del servicio que estén a punto de ejecutar (si el que ralentiza el juego es el restador, pérdida de un punto).

Toalla. Brazo izquierdo, cara, brazo derecho. Dos pelotas a un recogepelotas, otras dos al otro. Línea de fondo limpia. Calzoncillo fuera del orto. Hombro izquierdo, nariz, hombro derecho. Oreja izquierda, nariz, oreja derecha. Botes con la raqueta (los necesarios para la rutina facial). Botes con la mano (no menos de seis). Saque.

El argentino Carlos Berlocq lleva 34 time violations en este 2013. Rafa Nadal 24. Federer, Wawrinka, Dolgopolov o Kohlschreiber, ninguna. Nada sorprendente. Lo curioso es que Rafa no ha sido sancionado con ningún servicio, por lo que sus 24 faltas han sido en 24 partidos diferentes. Arriesga, pero mide.

Menos cuando le preguntan por esta regla. Ahí se acabaron las medias tintas y los topicazos. “Alguien muy espabilado se inventó una regla que es un desastre. La regla está mal. Va contra los grandes puntos del tenis. Si miras los mejores puntos del año, no ves un ace. Ves largos intercambios y puntos alucinantes. ¿Después de un largo intercambio y con 20 segundos de descanso estás preparado para otro gran punto? No. Así que la regla va contra el buen tenis”. Cambian las palabras, pero el fondo se repite cada vez que Nadal oye las palabras time warning o time violation.

Dicen que gana la televisión. Dicen que gana el aficionado. No se les ve muy convencidos. Ni siquiera a los jueces de silla, los encargados de aplicar esa regla. Cuando las cámaras y los micrófonos se alejan, la mayoría reconocen que muchas veces se superan esos 20 o 25 segundos y deciden no hacer nada. ¿Ganan los tenistas, que al fin y al cabo son los que dan espectáculo? Quién sabe. Opiniones, muchas. Certezas, ninguna. Preguntas, una. ¿Los 54 golpes que intercambiaron Nadal y Djokovic en Nueva York merecen sólo 20 segundos de reposo y paladeo?

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados