Especial: Antología de una década inmortal

Hoy, 28 de marzo, se cumplen 10 años desde que Roger Federer y Rafael Nadal midiesen argumentos sobre una pista de tenis por primera vez. Sucedió en Miami, durante la tercera ronda del segundo Masters Series de la temporada en 2004.  Ganó el español, por entonces el número 34 del mundo, al suizo, que ocupaba el ático de la clasificación. Ese duelo escribió las primeras líneas de una rivalidad eterna que todavía hoy sigue con vida, alimentándose de lo que ambos jugadores aún tienen por ofrecer. Nadal contra Federer. Federer contra Nadal. El pulso deportivo más importante de la última década. Y uno de los más importantes de toda la historia del deporte.

NADAL SE PRESENTA ANTE EL PLANETA

Del embrujo de la noche nació lo inesperado: con tan solo 17 años, Rafael Nadal derrotó a Roger Federer, el número uno del mundo (6-4 y 6-4 en 70 minutos) para citarse en los octavos de final del Masters Series de Miami con el chileno Fernando González. Fue una victoria imprevista para el suizo, que arrancó la temporada ganando el Abierto de Australia, Dubái e Indian Wells, y encontró en el número 34 del mundo un rival de golpes afilados, cabeza terca y motivación desmedida. El español, bautizado en una final en el circuito meses atrás en Auckland (perdió con Hrbaty), logró el triunfo más importante de su carrera y lanzó un mensaje al vestuario: él, todavía un tenista sin galones, criado en pistas de tierra pero con la suficiente capacidad para auparse hasta la tercera ronda de Wimbledon en su estreno, no tuvo miedo para mirar de frente todas las expectativas creadas entorno a su figura cuando quedó expuesto ante el mejor tenista del planeta. Nadal, que aún es un niño disfrazado de hombre, compitió con el gen de los campeones, ese que los rivales ya han vislumbrado en su corazón de guerrero indomable.

AQUELLA PRIMERA RUEDA DE PRENSA 

Con apenas 17 años ya se atrevió a cruzar la frontera. Romper la lógica, mirar de frente al hombre referencia y batirle sobre cemento. Defendió como adolescente lo que muchos temen como hombres: un pulso de élite. Clavado en la posición 34 del ranking, dobló el brazo del todopoderoso Roger Federer en su primer enfrentamiento. Un bautismo de fuego ante el helvético cuando éste vestía ya galones de capitán general. Él, que nunca había jugado con un número 1, salió de la pista cediendo apenas 6 juegos. “Quedé impresionado con lo que vi” destacó el suizo. Su rueda de prensa posterior al partido, una retahíla innegable de ambición y convencimiento. A ojos del mundo había nacido un mito. Dispuesto a ignorar cualquier trono. “Preguntas para Rafael Nadal, por favor”.

LOS 33 CAPÍTULOS DE NADAL Y FEDERER

Diez años de historias, repartidas en 33 entregas. Así se compone la obra maestra trazada con letras de oro por Rafael Nadal y Roger Federer, dos protagonistas de una rivalidad legendaria en la ATP. Desde que se vieron las caras en 2004 por primera vez en Miami, no han faltado a la cita temporada tras temporada, y el 88% de sus duelos han sido en la ronda final o en semifinales, con un desenlace de 23 triunfos para el español por 10 para el suizo. De Miami 2004 a Melbourne 2014. 

SOY MEJOR GRACIAS A ELLOS, POR DAVID FERRER

Desde que Rafa y Roger empezaron a rivalizar allá por el año 2005, creo que ahí es donde Rafa se hizo grande tenisticamente hablando. Sin duda ha habido partidos memorables, aunque yo me quedo con uno que igual hay gente que no lo piensa. Para mí, fue esa final en Roma [2006] en la que Rafa ganó en el quinto set (6-7, 7-6, 6-4, 2-6 y 7-6). Tenísticamente analizado fue un partido perfecto. Y si hablamos emocionalmente, y que marcó la historia agrandada de Rafa, me quedo con la final de Wimbledon en la que volvió a ganar Nadal, esta ocasión su primer Grand Slam en hierba. Partido para la historia. 

18, EL RETO DEL GOAT

“No, no. No creo ni en grandes euforias ni en grandes dramas. 17 Grand Slam están a años luz a día de hoy. No me lo planteo”. Es Rafa Nadal nada más conquistar su octavo Roland Garros. Su duodécimo gran trofeo. Luego llegaría un nuevo Abierto de Estados Unidos, pero si le preguntan hoy su respuesta será muy similar. Una respuesta que choca con lo que opinan sus compañeros de circuito. Todos lo ven factible. Ni siquiera a meses luz. A días luz.

RAFA VERSUS ROGER, POR FRANCIS ROIG

Se cumplen 10 años del primer clásico entre ambos. Yo no trabajaba aún con Rafa, pero tuve la suerte de poder verlo en directo. Partido nocturno, y recuerdo las ganas que tenía Rafa antes de saltar a la pista. Rafa respeta a todos sus adversarios, mejores o peores, pero tengo claro que desde pequeño siempre ha salido a la pista pensando que podía ganar, sin importar el nombre del rival. Jugó un gran partido y derroto 3 y 3 a todo un Federer que por aquel entonces ya era número uno indiscutible.

YO SOY RAFA. ICH BIN ROGER

Historia a manotazos. Vivida en primera línea de batalla. Protagonizada. Mirando a los ojos a un rival con el que ir forjando la leyenda. Distintos. Muy distintos. Buscando grietas, tapando huecos. Un tira y afloja irresistible. La persecución constante de soluciones. Evolución para llegar a imposición. Ajedrez con red. Rafa y Roger. Roger y Rafa.

EL MEJOR Y EL QUE PODRÍA SERLO, POR ANABEL MEDINA

Una batalla muy bonita entre los dos. Roger es el mejor de la historia y Rafa puede ser que sea el mejor de la historia si sigue con los números que está teniendo. Eso deja algo claro: que han coincidido dos fenómenos en la misma época y que nadie sabría qué habría sucedido si el destino no los hubiese juntado. Quizás, de no haberse encontrado en el camino no habrían tenido la motivación para querer ser mejores y conseguir todo esto. Son todo un ejemplo.

TRIBUNA DE LEYENDA

Suizo y mallorquín sometidos al juicio de grandes figuras del pasado. Una rivalidad histórica que despierta un reconocimiento general por parte de voces autorizadas. El veredicto es unánime: colisión deportiva digna de aplauso. Hablan Navratilova, Agassi, Laver, Sampras, Newcombe, Clijsters, Ljubicic, Vilas, Evert, Tiriac, Borg, McEnroe, Connors, Safin, Wilander y Lendl.

GRANDES ENTRE GRANDES

30 Grand Slam. Jamás una rivalidad dominó el mundo con tanto descaro como Federer y Nadal. Como Nadal y Federer. Desde que el suizo estrenó su palmarés en los torneos de esta categoría en Wimbledon 2003, no ha transcurrido un solo año en el que un grande no lleve grabado el nombre de alguno de estos dos colosos en el rótulo reservado para el campeón. La hegemonía no tiene discusión, el 70% de las últimas 43 ediciones de un major han ido a parar a la vitrina de la doble R: Rafa o Roger.

UNA LESIÓN EN LA CABEZA DE ROGER, POR ROBERTO CARRETERO

Federer tiene un problema con los jugadores que le ganan en los tres o cuatro primeros enfrentamientos. Sufre mucho. Le pasó con Cañas en el pasado o ahora con Nishikori. Rafa le ganó la primera y después varias veces más. Para mí, Nadal es un grano en el culo en la carrera de Federer. Lo escribo como lo pienso. Son dos jugadores que fuera de la pista se han llevado bien, con una buena relación, pero llega un punto en aquella final de Australia [2009], en la que Federer ve amenazados sus récords… y se pone a llorar. No lo puede evitar. No puede esperar a llegar al vestuario. No puede esperar a llegar al hotel con su familia. Es algo que le sale de dentro y no puede controlar. Eso explica la tensión y presión que le ha creado Nadal desde el primer día que juegan.

¿CUÁL ES EL MEJOR NADAL-FEDERER DE TODOS? 

Roma 2006. Roland Garros 2008. Wimbledon 2008. La Copa de Maestros 2010. Nadal y Federer han protagonizado diversos episodios a lo largo de toda la historia, dejando duelos épicos. ¿Cuál de todos es el mejor partido que español y suizo han protagonizado?

LA PRIMERA BATALLA, POR TONI COLOM 

Hace diez años desde Miami recibí un correo electrónico de Rafael Nadal que en aquel entonces tenía 17 años. Desde la primera línea transmitía que estábamos ante un jugador especial. Al día siguiente se enfrentaría al número uno del mundo, pero era capaz de confiar en cada una de sus virtudes. Me avisó de que contaba con opciones para la victoria y que pelearía por ella, aunque al otro lado de la red se encontrara el imbatible Federer (ese año en hard outdoor no había perdido aún ningún partido). Con cada una de sus palabras demostraba la gran mentalidad que luego sería seña de identidad de su carrera.

EL PULSO EN CIFRAS

Roger Federer (Basilea, 1981) y Rafael Nadal (Mallorca, 1986) han protagonizado una de las rivalidades más importantes en toda la historia del deporte. Con dos carreras irremediablemente unidas por el destino, suizo y español han compartido momentos únicos que permanecerán en la eternidad para siempre. Esta es la comparación biográfica de ambos tenistas inmortales.

SUSURROS EN LA CATEDRAL

La sagrada atmósfera quedó rota por el aullido de un campeón desplomado sobre el suelo. Después del mejor partido de la historia, después de horas de sufrimiento, después de ver cómo se adelantaba ganando los dos primeros sets del partido y luego su rival le ganaba los dos siguientes, citándole en la quinta manga, Rafael Nadal era campeón de Wimbledon. Un momento eterno. Así fue la narración íntegra de Radio Marca.

124 TORNEOS CON R&R

Roger Federer accedió a su primer cuadro principal de un torneo ATP en la segunda semana de julio de 1998, gracias a una wildcard. Fue en el Open de Gstaad, en “sus” montañas suizas, cuando todavía no había cumplido 17 años. Su participación fue efímera, pues perdió (doble 6-4) en la primera ronda ante el argentino Lucas Arnold, que había obtenido plaza en el torneo como lucky loser.  Aquel torneo, todo un clásico veraniego de la tierra batida europea, fue ganado por Àlex Corretja, que derrotó en la final a un ya crepuscular Boris Becker. En el ránking de la semana de aquel lejano Gastaad 1998, Roger Federer aparecía en el puesto 702, mientras que Rafael Nadal había terminado la Educación Primaria con apenas 12 años.

PURO RAFA

El trampolín de Rafael Nadal hacia la élite es uno construido desde el esfuerzo y el trabajo y coronado con el talento. El mallorquín ha ido devorando récords, mientras fabricaba los mimbres de su vida en la élite sobre pistas de arcilla, para luego convertirse en un jugador colosal sin importar el suelo que estuviese pisando. A continuación, un historial con todos los pasos que el mallorquín ha ido dando en el circuito profesional desde que debutó hace más de una década en Mallorca.

PURO ROGER

La trayectoria del jugador suizo por la élite es impecable. Desde que rompiese las puertas del cielo, ganando Wimbledon por primera vez en la temporada 2003, Roger Federer no se ha detenido en su carrera contra la historia, alimentando unos números de vértigo que hablan de la carrera del suizo como una de las mejores de toda la historia. A continuación, una detallada hoja de ruta de su andadura por la élite.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados