Especial: Abajo la muralla china

Las lesiones vencieron. Li Na anunció el pasado jueves que se marchaba del tenis profesional después de pelear contra las rodillas para prolongar su vida como profesional y perder la partida. La china, retirada después de alcanzar el número dos de la clasificación, celebrar dos torneos del Grand Slam (Abierto de Australia y Roland Garros) y siete títulos más, y volar tan alto como ninguna jugadora asiática dice adiós tras dejar un legado eterno: la muralla china cayó de su mano para abrir la región más poblada del planeta al deporte de la raqueta.

EL ADIÓS

La mejor jugadora asiática de todos los tiempos cuelga la raqueta. Li Na se marcha después de casi 15 años como profesional. La número seis de la WTA ha hecho oficial su decisión este viernes, aunque era un secreto a voces entre los vestuarios del circuito femenino. La china, que esta misma campaña conquistó el trofeo en el Abierto de Australia, deja la competición con nueve títulos en su mochila –dos de ellos de categoría Grand Slam- y otras doce finales más disputadas. 

VENCER AL MIEDO

La despedida de un espíritu pionero. La retirada de Li Na es el adiós de un icono mundial en una disciplina global, esto último en parte gracias a su figura. El fin de un trayecto admirado con unanimidad por el vestuario, algo nada frecuente en un entorno tan competitivo como el suyo. El final de algo especial. Porque es, se insiste en la etiqueta, el sendero de una pionera. La suya no es la típica historia de un infante prodigio que levanta una raqueta, disfruta por amor al juego y no vuelve a girar la mirada. Es la viva imagen de un espíritu independiente aunque castigado por las dudas sobre sí misma y agobiada por las voces del pasado que le indicaban no ser lo suficientemente buena. Sus miedos y su lucha por acallar esas voces críticas y dudosas de su talento.

CAMBIAR LA HISTORIA

Las palabras de Li Na en su carta de despedida reflejan cómo una figura puede cambiar el curso de un país en un determinado sector. Mientras la jugadora de Wuhan caminaba hacia las estrellas, convirtiéndose por el trayecto en la primera asiática campeona de un Grand Slam y en una de las deportistas más importantes de la historia de China, cada golpe suyo tenía repercusión en el futuro de una nación que ha crecido de la mano de la ganadora de dos grandes. Li dice adiós porque las lesiones no permiten que sea la jugadora que querría. Se marcha para formar una familia y abrir una academia donde enseñar el deporte que ocupó gran parte de su vida. Su legado, sin embargo, perdura atado para siempre a una carrera histórica en Asia: jugar al tenis en China nunca más será un tabú.

UNA CARTA ESCRITA CON EL CORAZÓN

Durante casi quince años, hemos sido parte de la vida del otro. Como una jugadora de tenis que representa China en el escenario mundial, he viajado alrededor del mundo jugando cientos de partidos en el circuito WTA, para el equipo de la Copa Federación de China, en los Juegos Nacionales y en varios Juegos Olímpicos. Siempre habéis estado ahí para mí, apoyándome, animándome y alentándome para alcanzar mi potencial. Representar a China en una pista de tenis era un privilegio extraordinario y un verdadero honor. Tener la oportunidad única de llevar con eficacia más atención al deporte del tenis en China y en toda Asia es algo que valoraré para siempre. Pero en el deporte, como en la vida, todas las cosas buenas deben llegar a su fin.

“ASÍ SOY YO. NO SOY UN FAKE”

A lo largo de su carrera Li Na ha dejado múltiples perlas cada vez que se situaba delante de un micrófono, sin importarle si estaba en una sala de prensa o en una de las pistas más grandes del mundo. Su marido, Jiang Shan, su víctima favorita. “Y por supuesto, gracias mi marido”, dijo una vez la campeona de dos grandes. “Él es el más famoso en China, porque cuando juego siempre le enfocan a él. Gracias por viajar conmigo y ocuparte de las bebidas, de las raquetas… Trabajas mucho. Muchas gracias. Eres un buen tipo. Y muy afortunado por conocerme”.

LA WTA YA LA ECHA DE MENOS

Una jugadora con fuerte carácter, pero carisma en el vestuario. Nadie olvida a Li Na. Ni siquiera las rivales que durante las últimas temporadas han peleado sobre la pista por los mismos títulos que la jugadora china. Las redes sociales se visten de gala para despedir a la mejor jugadora asiática de todos los tiempos. Nombres ilustres de la WTA como Ana Ivanovic, Victoria Azarenka o Caroline Wozniacki, apenas han tardado unas horas en mandar su mensaje de despedida ante el anuncio de retira de Li.

SU CARRERA EN IMÁGENES

La carrera de una figura capital para entender la dinámica del tenis moderno. Con motivo de la retirada de Li Na, realizamos un repaso fotográfico a través de destacados momentos de su trayectoria profesional. Un camino por instantáneas imborrables que ya quedan para siempre en las retinas. Historia viva del deporte. Una figura-puente para la globalización definitiva de una disciplina presente en casi todos los rincones del mundo. Un retrato de la carrera de Li Na, la mejor raqueta que jamás ofreció el continente asiático.

CUATRO PARTIDOS PARA TODA LA VIDA

Li Na deja el circuito femenino después de haber llegado cuatro veces a la final de un Grand Slam, tres de ellas en el Abierto de Australia, que finalmente acabó conquistando esta temporada tras inclinarse en sus dos primeros partidos por el título. Sin embargo, fue en la tierra batida de Roland Garros donde la china se convirtió en la primera tenista asiática que celebró un torneo de la máxima categoría en toda la historia del tenis profesional. Estos son los cuatro pulsos que han marcado la carrera de la jugadora de Wuhan.

¡HASTA SIEMPRE!

La WTA rinde homenaje a la única jugadora asiática capaz de ganar torneos de la máxima categoría en este vídeo tras anunciar oficialmente su retirada el pasado jueves. Las imágenes ponen en marcha una película de recuerdos imborrables de la tenista de Wuhan.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados