Marketa Vondrousova: “Quiero estar entre las mejores”

Álvaro Rama desde la ciudad de Madrid

Planta y presencia de gran jugadora. Esa es la imagen que desprende Marketa Vondrousova (Sokolov, 1999; República Checa) al caminar por las entrañas de la Caja Mágica de Madrid. Una jugadora que ha impresionado ganando todos sus partidos y siendo reconocida como perfil femenino más valioso en la Copa Federación junior, donde se daban cita las mejores jugadores del mundo menores de 17 años. Una promesa que ya acumula hasta tres semifinales de Grand Slam en su categoría, que ha alzado dos major en dobles esta temporada hasta alzarse a la cima junior y que avanza con evidente liderazgo en su generación: tan sólo dos jugadoras de 16 años se encuentran entre las primeras 500 raquetas del mundo, y Marketa es una de ellas. Una chica responde con la timidez propia de una adolescente, como si dijera menos de lo que quiere decir en realidad pero con confianza en cada frase. Da la sensación de que uno habla con alguien que sabe lo que quiere. Y lo que es más importante: que lo sabe con 16 años. Una de las grandes promesas del futuro del tenis mundial se sentó con TENNISTOPIC a hablar sobre su vida en las canchas.

Pregunta. Eres número 2 del mundo junior. Has ocupado la primera posición. ¿A tus 16 años te ves dando pronto el salto a profesionales?

Respuesta. Bueno, es una decisión difícil de tomar y valoro mucho donde estoy ahora mismo. Hace unas semanas disputé el US Open junior y quizá fuera el último Grand Slam que dispute en la categoría. No es una decisión definitiva y puede que siga jugando la próxima temporada este tipo de torneos. Tengo que valorarlo con tranquilidad. Pero estoy convencida de que a partir de ahora, cumplidos los 16 años y con una posición interesante en el circuito, mi intención es jugar eventos profesionales con regularidad.

P. Ese paso será ilusionante a la vez que exigente. ¿Cuál es la mayor diferencia que esperas respecto a los juniors?

R. Sí, es algo que una percibe al seguir partidos por televisión. Los profesionales, me refiero a los mejores que es donde yo quiero estar, pelean los partidos de principio a fin. Absolutamente todos los puntos. En categoría junior hay momentos en los que la gente se deja ir. Por ejemplo, situaciones de un 4-0 adverso donde se deja de luchar. De eso creo que me puedo olvidar de ahora en adelante. Cada partido me va a exigir un esfuerzo pleno.

P. Hay que curtir esa capacidad de sufrimiento…

R. ¡Exacto! Esa es la mayor diferencia que debo afrontar ahora. Y más vale que lo acepte desde ya.

P. Tu bolsa pesa este año. Dos títulos de Grand Slam en dobles (Australian Open, Roland Garros). ¿Te ves como una doblista grande en el futuro o sólo como complemento a tu juego individual?

R. Creo que el dobles es un buen entrenamiento para mí. Me encanta jugar con mi compañera (Miriam Kolodziejova) y somos las mejores amigas en el circuito. La verdad es que es una modalidad que me encanta y creo que me ayuda a tener un juego más completo. Ahora nos estamos desarrollando como jugadoras y tener algo de variedad en mi juego siendo joven creo que es importante.

P. Este año has ganado dos títulos en categoría ITF, ambos en tierra batida. Has llegado a las semifinales junior de Roland Garros en las últimas dos temporadas. ¿Es tu mejor superficie?

R. Sí, cuando era niña practicaba y practicaba en este superficie en la República Checa. Es una buena superficie para aprender porque golpeas más veces a la pelota, los puntos son algo más largos y por necesidad adquieres ciertos detalles en tu juego. Crecí allí y por eso puedo llegar a sentirme más cómoda que en otras superficies.

P. Prácticamente has empezado a jugar este año en ITF y, con todo, tu balance es de 14 victorias en 16 partidos. Frena un poco, Marketa.

R. ¡Pero me encanta! La verdad es que he disfrutado mucho esta temporada con las nuevas experiencias. Notas que tu carrera va avanzando poco a poco y yo salgo a competir muy ilusionada. Simplemente hago mi juego y trato de ser feliz ahí fuera. ¡A ver dónde llego!

P. Este año te dejó incluso una previa en nivel WTA, en Praga. ¿Cómo fue esa experiencia?

R. Sí, fue algo fantástico. Batí a Andrea Hlavackova en primera ronda y después a Ons Jabeur. Pude llegar a la última ronda de la fase previa, y es algo que valoro mucho. El ambiente fue increíble. Recuerdo que la gente de Praga vino a animarme muchísimo y me marché de allí con una gran sensación interior. Son los torneos a los que quiero llegar.

P. ¿Cómo definirías tu estilo de juego para la gente que no te conozca?

R. Diría que tengo un buen revés y mi dejada también (risas). Me gusta sorprender al rival con algo distinto.

P. ¿Quién es tu ídolo?

R. ¡Roger Federer! Me encanta.

R. Una curiosidad. ¿Qué pasa en República Checa que sois todas zurdas? Petra Kvitova, Lucie Safarova,…

R. (Risas). ¡Sí, somos muchas! Mi compañera -señala a Miriam Kolodziejova- también lo es. No sé que ocurre con nosotras.

P. ¿Lo consideras una ventaja?

R. Al margen de que podamos sacar distinto a las jugadores diestras, como es lógico, yo personalmente no lo veo como una ventaja.

P. ¿Qué ha significado para ti jugar la Copa Federación junior? Eres la tenista con mejor ranking de cuantas han venido aquí.

R. Sí, hemos jugado como primeras cabezas de serie y eso siempre da algo de responsabilidad. Pero nos hemos enfocado en cada partido y todo ha salido bien.

P. ¿Quiénes dirías que son las referentes de tu generación?

R. Diría que Cici Bellis -unica jugadora de 1999 que está en top200-, es una gran tenista. Y de las que hemos venido a jugar a Madrid, me quedaría con Charlotte (Robillard-Millette), de Canadá, y con Claire Liu, de los Estados Unidos. Ambas son tremendas jugadoras y creo que tienen un enorme futuro.

Saque y red con Marketa Vondrousova

Un golpe: revés cruzado.

Un torneo: Wimbledon.

Una jugadora: Simona Halep.

Un sueño: ser top10 WTA.

Una cualidad: soy feliz.

Un vicio confesable: chocolate.

Un miedo: las arañas.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados