Silvia Soler: “Llevaba un tiempo sin disfrutar”

Rafael Plaza desde la ciudad de París

Es una prueba de cómo pueden cambiar las cosas con una sola decisión. Silvia Soler (Elche, Alicante; 1987) llegó a su primera final en el circuito hace un par de días en Estrasburgo, un torneo al que no quería viajar. Después de una temporada complicada, la alicantina se aupó hasta el partido por el título, que perdió con Mónica Puig, y se encontró de repente con un horizonte nuevo: además de volver a ocupar un lugar entre las 100 mejores, aterrizó en París como una tenista distinta a la que se pasó los primeros meses del curso buscando resultados que no llegaron. Antes de debutar en Roland Garros contra la sudafricana Scheepers, la número 85 del mundo valoró en TENNISTOPIC el paso al frente que ha dado en los días previos al segundo Grand Slam del año.

Pregunta. Llega a París después de jugar su primera final en Estrasburgo. ¿Qué valoración hace de la semana pasada?

Respuesta. Empezó complicada la semana. De entrada, no quería ni ir a Estrasburgo.

P. ¿Cómo?

R. Venía de Praga, que no se dio muy bien. Llevo un año un poco complicado y sinceramente, no me iba a retirar pero pensaba que había un Grand Slam a la vista y no me encontraba bien, más de cabeza que de físico. Necesitaba parar y ordenar ideas. Pero he de decir que desde mi equipo técnico me dijeron: “Vas”. Y fui.

P. Le convencen, toma la decisión de ir a Estrasburgo, ¿pero cómo se afronta esa situación extraña?

R. En el momento que se decidió ir cambié el chip. Decidí ir con todo. No fui pensando: “No quiero estar aquí”. Si cogía el avión de camino a Estrasburgo era para jugar y darlo todo. Para ir y pensar en irme a casa, lo hago directamente. Las cosas que quizás tenía que reordenar pensé en ponerlas en práctica en el propio torneo. Me senté con Blanca y con Andreu y establecimos lo que queríamos.

“No quería ir a Estrasburgo”

P. ¿Y qué es eso que querían?

R. Una serie de cambios a nivel mental, sobre todo. A nivel físico había trabajado muy bien, tampoco tenía lesiones, quizás veía que en los partidos me costaba a nivel mental. Situaciones de rotura que no lograba convertir, dejaba pasar oportunidades… Estaba demasiado obsesionada con los resultados, querer ganar porque consideraba que había un trabajo muy bueno detrás. Y, al final, esto es perjudicial.

P. Supera la fase previa, va pasando rondas, ¿dónde se palpa el cambio?

R. Fui día a día. Simplemente profundicé en los pilares que han sustentado la carrera de Silvia Soler: me encanta el tenis, tengo una ilusión enorme por este deporte y detrás de todo resultado hay mucho trabajo y tratar de ser agresivo. Esto es todo lo que tengo y con eso tenía que ir a muerte. Humildad, trabajo e ilusión.

P. ¿Qué partido es el que más le emociona?

R. Sinceramente, tal y como venía, el primer partido de previa. Después de ganar recuperé las sensaciones de ilusión y alegría sobre la pista, vuelvo a sentir la Silvia tenista. A partir de ahí, no es que me venga rodado, pero lo llevo mejor. Todos los partidos fueron muy difíciles. Con Voegele llevaba un cara a cara de 0-4, con Peng tuve que remontar…

P. Esa remontada no fue la única. Sin ir más lejos, fue la primera de las tres que hubo a lo largo de la semana. ¿Cómo pesan y ayudan estas situaciones?

R. Blanca hizo un trabajo excepcional de recuperación. Creo que hubiese sido diferente si no hubiese estado ella allí. Independientemente de eso, pude llegar a esa situación porque también había un trabajo físico y tenístico detrás.

“Me he dado cuenta de que puedo competir contra grandes jugadoras”

P. ¿Después de ese gran torneo, perder en la final deja igualmente un sabor tan amargo?

R. He estado 26 años sin llegar a una final, ahora no me voy a ir con mal sabor. Mónica [Puig] fue mejor, jugó mejor, yo llevaba ocho días seguidos jugando… me faltó la chispa necesaria para ganar. ¿Te da rabia? Sí. Pero hay que ver de dónde venía y estoy muy contenta.

P. ¿Qué le aporta este resultado para el resto de la temporada?

R. Más que regresar al top-100, darme cuenta que puedo competir contra grandes jugadoras.

P. ¿Y de cara a Roland Garros?

R. Es el año que menos tiempo he tenido de pensar en este Grand Slam…

P. Pero de no haber pasado por Estrasburgo y haber viajado directamente desde Praga, la película habría cambiado…

R. Totalmente. Quizás era una situación bastante incómoda, porque lo estaba pasando bastante mal y me dieron ganas de parar, que era lo más fácil. Toma aire y analizar la situación. A raíz de que mi entrenador y mi fisio me ayudaron a afrontarlo, me cambió un poco todo.

P. ¿Qué espera de su debut en París?

R. Disfrutar. Si Silvia Soler no disfruta en una pista de tenis, todo se complica.

P. ¿Desde cuándo no disfrutaba?

R. Llevaba un tiempo sin disfrutar. Me fijaba más en los resultados que en disfrutar del tenis.

P. En primera ronda se encuentra con Chanelle Scheepers.

R. Es una jugadora que me ha ganado siempre [0-2 en los duelos previos] y ya lo ha hecho también este año en Miami. No se me da especialmente bien. Pero tengo claro que saldré a la pista a disfrutar y creo que la Silvia de antes tampoco es la misma de ahora.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados