Pablo Carreño: “Seguiré creciendo a la sombra de Nadal y Ferrer”

Rafael Plaza desde la ciudad de Madrid

“¡No ha sido buena!”. Pablo Carreño (Gijón, España; 1991) y Rafael Nadal agotan los últimos minutos del primer entrenamiento del mallorquín en Madrid tras conquistar el Abierto de los Estados Unidos. El adolescente, que golpea tímidamente la bola al inicio, acaba apretando al ganador de 13 grandes hasta encontrar su lado más competitivo, incluso en una inofensiva toma de contacto con la superficie sobre la que España logra mantener la plaza en el Grupo Mundial de Copa Davis tras aplastar a Ucrania. Él, que debía estar jugando un Challenger en Sevilla tratando de cazar más puntos para arrancar 2014 en la mejor posición posible, se encuentra de repente testando a los campeones del presente. La conversación con TENNISTOPIC tiene lugar en una de las pistas de cemento de la Caja Mágica, mientras Marc López y David Marrero entrenan en una de arcilla a unos metros de distancia. El tono es lento, maduro y reflexivo. Sus palabras transmiten seguridad.

Pregunta. Más de 100 partidos disputados, 11 trofeos y la irrupción en el top 100. ¿Se ha parado a pensar en la temporada que ha completado?

Respuesta. El año claramente es muy positivo. Las sensaciones ya desde enero fueron muy buenas tanto de juego como de físico, algo que era muy importante. Mentalmente fui creciendo con el paso de los partidos. Ganar tantos seguidos te da mucha confianza y, al final, eso siempre ayuda.

P. ¿No está cansado?

R. Claro. Son muchos partidos, muchas semanas, con algún descanso, pero siempre se nota. La ilusión y las ganas de mejorar, junto con los buenos resultados que estoy teniendo te ayudan.

P. ¿Qué pesa más el cansancio mental o el físico?

R. El cansancio físico se trata con los fisioterapeutas, con recuperaciones, si te cuidas se puede solucionar un poco. Pero el mental es más complicado. Aunque, como dije antes, las victorias ayudan mucho a combatirlo. Quedan dos o tres meses de competición hasta acabar la temporada y hay que esprintar, hacer un poco más y luego ya descansar.

“El cansancio físico se puede tratar, pero el mental es más complicado”

P. ¿En qué ha cambiado su vida desde enero hasta hoy?

R. En muchas cosas. Desde el nivel de exigencia en los entrenamientos hasta el de los partidos. A principios de año salimos a ver cómo iba la cosa y si volvía a sentirme como antes, y ahora no es que sólo me sienta como antes, sino que mejor.

P. ¿Por qué ha salido todo tan bien?

R. Después de la operación empezamos con muchas ganas la rehabilitación. Es importante, después de una lesión tan grave como la que tuve, hacer una buena recuperación, tomártela en serio e incluso hacer más de lo que te mandan. Todo el esfuerzo y sacrificio que hicimos, tanto yo como mis entrenadores y familiares para recuperarme no sólo física sino también mentalmente está dando sus frutos. Estoy muy contento.

P. ¿Dónde se encuentra el punto de inflexión de su temporada?

R. Este año ha habido muchos puntos de inflexión. El primero de todos es el primer torneo, porque no sabía muy bien cómo iba a llegar y al final fue todo rodado. Después de ahí fue victoria tras victoria. También aparecen otros puntos de inflexión como Casablanca, las semifinales en Oeiras [Portugal], llegar a un Grand Slam y jugar contra Roger Federer en la pista central… Y luego volver a jugar Challenger, encontrar el nivel y la continuidad para acabar ganando tres seguidos [El Espinar, Cordenons y Como].

P. Entre tantos torneos, ¿a qué dedica su tiempo libre en los aeropuertos?

R. Últimamente, tiempo libre poco porque estoy viajando muchos y jugando muchos partidos, pero cuando tengo tiempo me gusta estar con los amigos, pasarlo bien, despejar un poco la mente, no sólo pensar en tenis, tenis y tenis. Está bien que sea así, pero también hay que descansar un poco. Hago mucha vida con mi entrenador, Javier Duarte, y mi compañero, Roberto Carballés, formamos un buen equipo y lo pasamos muy bien.

P. ¿Lee, ve series o películas?

R. Veo alguna, pero tampoco soy mucho de ver series. En los viajes que hago por Europa tampoco estoy mucho tiempo en los aeropuertos. Por suerte, no tengo que hacer muchas escalas.

P. ¿Papel o iPad?

R. iPad.

P. Hablaba de su entrenador, Javier Duarte. Fue el primer capitán en ganar una Copa Davis con España. ¿Ha visto las imágenes?

R. Sí, las he visto…

P. Hay quien ve en usted un parecido razonable con Juan Carlos Ferrero. La progresión que lleva, incluso la manera de empuñar el revés…

R. Que me comparen con Juan Carlos Ferrero es muy agradable para mí, porque es un gran jugador, gran persona y es uno de los que ha empezado el tenis en España. Estoy muy contento por ello, pero siempre hay alguna diferencia y Dudu está intentando sacar lo mejor de mí y hay que seguir.

P. Para muchos es la gran esperanza del tenis español. Empezó el año fuera del top 650 y ya está entre los cien mejores. ¿Es una presión añadida o una motivación extra?

R. No me presiono porque digan que soy el relevo o una de las esperanzas. Hay muchos jugadores españoles aún en activo que pueden dar muchos años de juego y yo seguiré creciendo por debajo, a la sombra de Nadal y Ferrer, para que cuando llegue mi oportunidad pueda aprovecharla. No creo que tenga que tener presión extra por ser uno de los pocos que viene. Ya aparecerán más.

“No tengo presión porque digan que soy el relevo de esta generación”

P. Durante la última concentración del equipo de Copa Davis acudió como sparring. ¿Había tenido la oportunidad de pelotear antes con Nadal?

R. Tuve la suerte de pelotear con él en el US Open, hace unos cuantos años, cuando era junior. Pero fueron veinte minutos.

P. ¿Qué es lo que más le impresiona del mallorquín?

R. La fuerza que tiene, el carácter que tiene dentro de la pista, la lucha… Rafa Nadal.

P. Si tuviera que quedarse con algo de cada miembro del equipo de Copa Davis, ¿qué sería?

R. Me quedaría con todo lo de Rafa Nadal. En general, todos los jugadores que hay en el equipo son muy buenos. Rafa Nadal no es que sea muy bueno, es estratosférico. Tanto él como los demás me están enseñando muchas cosas y yo tengo mucho que aprender. Es lo que intento aprovechar.

“Me quedaría con todo lo de Nadal, es estratosférico”

P. ¿Por quién se cambiarías durante un día?

R. A mí me encanta ser Pablo Carreño (risas). Aunque me gustaría ser futbolista por un día, para ver qué se siente.

P. ¿Cuál es su equipo de fútbol?

R. El Sporting de Gijón.

P. Precisamente en Gijón empezó a jugar al tenis a través de su hermana…

R. Mi hermana mayor fue la primera en la familia que empezó a jugar al tenis y viéndola entrenar a ella de pequeño, empecé a coger una raqueta, a jugar, lo pasaba muy bien y era lo que más me apetecía hacer.

P. Echa de menos ese entorno en Gijón.

R. Siempre se echa de menos estar en casa, por muy bien que vivas fuera o por muy bien que lo estés pasando.

P. ¿Con qué continente de los cinco se queda?

R. Oceanía.

P. ¿Cuáles son sus siete maravillas?

R. Mis maravillas son ni familia, mis amigos, el tenis… De momento, sólo tengo tres (risas).

P. ¿Hay que estar loco para jugar a tenis?

R. No hace falta estar loco, de hecho la cabeza es muy importante en el tenis y hay que tener las cosas muy, muy claras.

AUDIO. ¿Con qué se quedaría Carreño de Nadal?

AUDIO. ¿Hay relevo en el tenis masculino español?

VÍDEO. ¿Lo sabe?

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados