David Marrero: “Veo fotos del Masters y digo: ‘¿Ese soy yo?”

Antonio Arenas desde la ciudad de Madrid

De Londres a Lanzarote. De conquistar la Copa de Maestros a levantar el trofeo en un torneo de categoría Futures (10.000$). David Marrero (Gran Canaria, España; 1980) vuelve a sus orígenes, después de alcanzar el cielo en el último evento ATP del curso disputado en Londres. Lo hace en sus islas, en casa y entre amigos. Uno de ellos, poco habitual en el circuito, Marco Conde, es el compañero con el que levanta el último trofeo de 2013. Tras una temporada con muchas alegrías, el grancanario despide el curso “disfrutando del tenis” a sus 33 años.

Pregunta. ¿Qué hace el número 5 del mundo jugando un Futures de categoría 10.000$ en Lanzarote?

Respuesta. Sinceramente, me hace mucha ilusión jugar ahora en el tipo de torneos en los que di mis primeros pasos. Además, nunca tengo la oportunidad de jugar en mi tierra, Canarias, ya que no existen torneos de superior categoría salvo Futures. Me gusta poder jugar en casa, delante de mi gente y, al fin y al cabo, disfrutar del tenis.

P. Acaba de proclamarse campeón en este torneo, junto a otra raqueta que supera los 30 años y ni siquiera tiene ránking ATP.

R. Juego con Marco Conde. Él es uno de mis mejores amigos y hermano de mi entrenador. Tiene un club de tenis y le comenté la idea de poder jugar juntos el dobles, ya que yo quería probar también en el singles. Marco no suele jugar este tipo de torneos, pero me hace mucha ilusión haber jugado con él antes de ir de vacaciones.

P. Hace apenas unas semanas estaba levantando la Copa de Maestros en Londres. ¿Ha digerido esa victoria ya?

R. Poco a poco voy asimilándolo y cada vez soy más consciente de lo que hemos conseguido. Pero, si le digo la verdad, aún no me lo creo del todo. Veo fotos y digo: ‘¿Ese soy yo?’. Es una alegría tremenda el saber que hemos hecho algo histórico para el tenis español. Adonde quiera que voy la gente responde con admiración. Y puedo decirle que el partido lo vio más gente de la que yo imaginaba.

P. ¿Qué le dicen por los pasillos de los Futures?

R. La gente no se lo cree. Hace menos de un mes estaba jugando la Copa de Maestros en Londres con los mejores del mundo, entre los ocho mejores del año y cuando me ven en estos torneos que son los que hay que jugar cuando se empieza a competir, no entienden nada (risas).

P. Paremos el tiempo. El primer recuerdo que le viene a la mente en Londres es…

R. Cuando estábamos en el vestuario festejando el título con el champán. Allí estaban nuestros entrenadores, familiares y amigos.

P. La imagen quedará para siempre. Arrodillado en el suelo, mientras los Bryan caminan cabizbajos hacia la red.  Levanta los brazos al cielo. ¿Qué siente cuando recuerda aquel momento?

R. Se me ponen los pelos de punta porque es el recuerdo que tengo del momento en el que le estaba dedicando el triunfo a mi abuelo. Esa imagen recoge todo el esfuerzo del año, las vivencias y la ilusión de toda aquella semana… Estoy hablando con usted y me emociono.

P. El éxito le ha llegado a los 33 años. ¿Cómo se acepta eso tan tarde?

R. Cuando estoy con mis amigos o mi familia bromean y me dicen: ‘Ahora que eres famoso…’. Ellos saben que sigo siendo el mismo. Aún no me lo termino de creer. Nunca pensé que podía ganar un Masters o llegar a ser top 5 del mundo. Lo único que ha cambiado en mi vida es el reconocimiento de los demás, que la gente sabe quién eres, los rivales te respetan más y los medios te llaman con más frecuencia, pero soy el David de siempre.

P. “Tenemos dos parejas muy hechas. Marc López y Marcel Granollers y Fernado Verdasco y David Marrero”. Son palabras del nuevo capitán de Copa Davis, Carlos Moyà, el día de su presentación. ¿Ve más cerca su primera convocatoria?

R. Supongo que después de lo que hemos conseguido -y no sólo por el triunfo en la Copa de Maestros- ha sido un gran paso para tenernos en cuenta. Hay que esperar para saber qué jugadores están disponibles en el individual, pero estar en una convocatoria de la Davis es algo que deseo. Ojalá puedan contar conmigo porque es una asignatura pendiente. El nivel demostrado en los cuatro o cinco últimos meses del año creo que es para tener en cuenta.

P. Siete partidos ante Marcel y Marc y todos han acabado en victoria. ¿Por qué?

R. No tengo una explicación. Nos sentimos muy cómodos jugando contra ellos. Cada victoria nos ha dado confianza y ha hecho que nos sintamos relajados y tranquilos cuando nos enfrentamos, porque siempre hemos jugado bien y muy sólidos. Entiendo que el tipo de juego que nos platean nos viene muy bien. También es cierto que en los últimos tres partidos han intentado cambiar cosas, pero hemos sabido sacar esos encuentros.

P. Verdasco decía estos días en TENNISTOPIC que “intentar mejorar en el dobles la próxima temporada es difícil porque ya somos la cuarta mejor pareja”. ¿Está de acuerdo?

R. Es difícil, como él dice. En 2012 ganamos cuatro títulos y este año dos (incluido el Masters). Esto es complicado de repetir. A nivel personal, me gustaría poder conquistar un Grand Slam o algún Masters 1000. Creo que es difícil, pero no imposible. Ahora somos la cuarta pareja del mundo, aspirar al número uno son palabras mayores con los Bryan por delante.

P. Si tuviera que quedarse con algo de Verdasco, ¿con qué sería?

R. La entrega e ilusión con la que juega cada partido de dobles. Justamente esta semana tuve la oportunidad de compartir las dos disciplinas a un nivel muy inferior al que él lo hace habitualmente y valoro muchísimo el esfuerzo y el sacrifico que hace. Además del estado anímico con el que afronta el dobles, pase lo que pase en el singles.

P. Alguna curiosidad o manía que le llame la atención de su habitual compañero…

R. No es ni una manía ni una curiosidad, pero hay algo que se repite siempre. Es imposible que lleguemos en hora a los partidos. No somos puntuales. Siempre nos esperan. Le gusta seguir sus rutinas, ponerse los puños, calentar… Apuramos el reloj.

P. ¿Cuál es el secreto de la química que existe entre los dos?

R. Somos muy amigos y eso en una pareja de dobles es muy importante. Respeto su labores como singlista, lo que le da tranquilidad para decirme con total libertad si se siente más cansado de lo normal o el dobles puede ser un impedimento. Sabe que estoy de su lado. No le impongo ningún tipo de presión. Además, siempre que pueda sé que me va a ayudar en el dobles. También diría que es clave la compenetración a la hora de levantar el ánimo al compañero. Y en eso nos conocemos bien.

P. ¿Dónde arrancará la dupla Marrero/Verdasco en 2014?

R. Empezaremos en Doha y luego iremos a Australia. Lo que venga después dependerá de Fer, si elige la gira sudamericana o la pista cubierta en Europa. Aún no lo sabe, pero yo me adaptaré a su calendario individual.

P. Un clásico del dobles, Daniel Nestor, dijo en una entrevista algo así como que “un tenista no crece queriendo ser doblista”.

R. Tiene toda la razón. A día de hoy, si existe algún caso que lo contradiga no lo conozco. Suele ocurrir que un tenista cuando ve que no hay salida o que no está del todo preparado para el individual, prueba en el doble.

P. ¿Qué explicación encuentra a que no acudan con frecuencia los top de individuales a dobles?

R. Es un sacrificio extra. Una carga pesada. Un partido de individuales se puede estirar por más de tres horas, cuatro o cinco. Jugar el dobles implicaría que después de ese esfuerzo hay que permanecer en el club, restando horas de descanso, cuando se podría estar en el hotel de reposo.

P. Si Nadal, Djokovic y compañía jugaran el dobles habitualmente, ¿los Bryan seguirían siendo los primeros del ránking?

R. Buena pregunta. No sé si los Bryan seguirían estando en el número uno, pero de lo que sí estoy seguro es de que muchas parejas de dobles que están ahora arriba, no lo estarían si ellos jugaran. Cuando los jugadores de individuales compiten en esta disciplina sorprenden con sus saques y con sus restos a los doblistas puros. Además, la gente en el individual está acostumbrada a puntos largos. Sinceramente, si Nadal, Djokovic y Federer se preparan a conciencia el dobles tengo dudas de que los Bryan estuviesen arriba.

P. Esta entrevista llega al final, al igual que este año. ¿Qué le pide a 2014?

R. Le pediría que me respetasen las lesiones y el físico me aguante. También que pueda tener un rendimiento tan bueno como el de 2013 como mínimo. Y por último que a mi compañero, Fer, le vaya bien en el individual, aunque eso implique que no pueda prestar tanta atención al dobles. Quiero lo mejor para él.

  • Bruja

    David Marrero, lo lo lo looooo David Marreroooooo lo lo lo

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados