Karolina Pliskova: “Llego para dar sorpresas”

Pedro Gutiérrez desde la ciudad de Madrid

Karolina Pliskova (Praga, República Checa; 1992) es ahora mismo la cuarta mejor jugadora del mundo desde que comenzó el año. Descosiendo los firmes tejidos que mantienen la cúspide de la WTA los últimos años, con un servicio que le permite perder el respeto a cualquier rival. Llega a la entrevista con el codo cubierto por una bolsa de hielo voluminosa, que afirma es pura prevención. De genio también helado en pista, Karolina sorprende en las distancias cortas con un carácter amable, casi hasta mediterráneo. Sin límites en su proyección, toma poco a poco el testigo de líder de la nueva generación y promete romper pronto el top10 si es capaz de superar sus agrios resultados en los Grand Slam.

Pregunta. Vaya temporada, Karolina. Dos finales en Sydney y Dubai, título la semana pasada en su ciudad Praga, cuarta en la race a Singapur… ¿tan sorprendida como el resto?

Respuesta. (ríe) Sí, desde luego. No me esperaba todo esto para nada. Estoy muy contenta sobre todo por mi regularidad. Estoy satisfecha con mi nivel cada semana, sin subidas ni bajadas. Jugando un gran tenis y mejorando cada día. Por ejemplo, la semana pasada empecé a jugar sobre tierra y ya gané mi primer torneo así que en realidad muy satisfecha con todo lo que está ocurriendo. Además jugaba en casa, lo que lo hizo aún más especial. Ahora me toca enfrentarme a los grandes torneos y superar también esas barreras. Se viene Roland Garros, muy importante para mí. Y después Wimbledon. En ambos torneos sólo defiendo segundas rondas, así que como cabeza de serie será una gran oportunidad de sumar puntos y subir en el ranking. Para ser una buena jugadora voy a tener que evolucionar mi rendimiento en los Grand Slam.

P. Vistos sus resultados este año y su edad. ¿Se ve como una futura número uno?

R. Bueno, yo no lo diría de esa manera (ríe) Todavía hay buenísimas jugadoras en el circuito a las que todavía no he batido y tengo mucho que progresar; pero sueño con alcanzar ese puesto algún día.

P. Una vez conocido tu rendimiento durante más de cuatro meses, ¿te has fijado algún tipo de objetivo para esta temporada?

R. Lo cierto es que no creo que pueda mantener este nivel todo el año, a buen seguro llegarán momentos peores esta misma temporada. Ahora mismo para tierra no me he puesto objetivos de ningún tipo; y mira, ya ha caído un título. No es mi mejor superficie y es complicado para mí con mi juego adaptarme a sus peculiaridades. Pero insisto mi gran objetivo es hacerlo muy bien en los Grand Slam, dar sustos y eso incluye hacerlo bien en París.

P. Estamos en medio de la temporada de tierra, es lógico hablar de Roland Garros, pero ya mencionaste también Wimbledon. Las tenistas checas adoráis Wimbledon, eso es obvio.

R. (ríe)

P. Teniendo en cuenta su juego, ¿es Wimbledon el gran objetivo del año?

R. (piensa) Con terceras rondas como mejores resultados en ese tipo de torneos en los últimos Open de Australia y US Open, tampoco creo que pueda decir que ganar un torneo de Grand Slam sea un objetivo. De momento es mejorar; pero Wimbledon es especial, no hay duda. Ahora mismo para mí Roland Garros y Wimbledon son torneos clave en mi temporada. Por mi juego, tengo mucha confianza en lo que pueda hacer sobre hierba y vamos a confiar en que puedo dar sorpresas. Me veo haciéndolo. Llego al circuito a dar sorpresas.

P. ¿Alguna explicación a esos resultados mediocres en los Grand Slam en comparación con su ránking actual?

R. Bueno, creo que los comienzos en los Grand Slam para las jugadoras jóvenes suelen ser así. El Open de Australia de este año fue mi primer torneo de esa categoría como cabeza de serie y no fue tan mal; cuando llegas sin ser cabeza de serie dependes mucho más de la suerte del cuadro, y eso es lo que me ha ocurrido. He tenido que enfrentarme a grandes jugadoras en primeras rondas [Lisicki, Radwanska o Bouchard]; de ahí los malos resultados, de momento.

P. Le quería preguntar sobre su juego. Coge la bola muy pronto, juega muy directo y con el saque como gran arma. ¿Lo ve así?

R. Sí, yo diría que mi servicio es mi mejor arma. De hecho, estoy liderando la clasificación de saques directos de esta temporada. Pero mi saque hay días que también falla, por eso estoy mejorando mi juego sobre la línea de fondo de forma que pueda sacar esos partidos adelante aún sin mi mejor servicio.

P. En ese sentido, ¿estás tratando de evolucionar en alguno de esos aspectos?

R. Estoy trabajando todo a la vez, como todos los tenistas. Sí, destacaré que sigo mejorando mi servicio.

P. ¿Más?

R. ¡Claro! (ríe) Y poco a poco avanzo como jugadora, no me puedo quedar con hacerlo bien en sólo un aspecto. Pero como sé por donde vas, te diré que sí que estoy mejorando mi movimiento en pista y mi velocidad. Despacito, trato de mejorar lo que es sin duda una de mis peores cualidades.

P. Con esa clase de juego, ¿hay algún tipo de rivales ante las que sufra más?

R. Sí (piensa) tengo algunas por ahí que si no me toca contra ellas, mejor. No te voy a decir los nombres mejor (ríe)

P. Creo que me puedo hacer una idea. Estamos en España.

R. Vale (ríe) Me has pillado. En tierra diría Carla. No me gusta mucho que me toque contra ella porque tiene una gran consistencia. Me juega muy variado con las alturas, los efectos… no me deja hacer winners fáciles. Tengo que sufrirlo. Pero por eso tengo que ampliar mis armas, para poder encontrar soluciones ante esas jugadoras.

P. En Copa Federación, ya en otra final.  Muchos años brillando, ¿no?

R. Ya sabes que tenemos muchas jugadoras fantásticas. Eso nos da muchas opciones para conformar el equipo según la superficie, las rivales y el escenario. Era muy diferente cuando jugamos en Canadá de cuando lo hemos hecho en Praga, en todos los ámbitos. Aunque fallen o fallemos un par de jugadoras, tenemos sustitutas de gran nivel siempre, eso nos da más opciones. Además formamos un gran equipo. Veo que Petra está jugando muy bien de nuevo, casi cerca de su mejor nivel.

P. Muchas jugadoras de gran calidad para un país tan pequeño.

R. Sí (ríe)

P. ¿Por qué?

R. No tenemos respuesta; además casi cada una de un lugar diferente y con distintos entrenadores y clubes. No hay nada que tengamos en común del todo, pero el tenis sigue creciendo allí y vienen nuevas jugadoras; así que no descartes que siguen apareciendo más y más (ríe)

P. Tu hermana, Kristina, es también jugadora de nivel WTA. Ahora mismo está un escalón por debajo tuyo, jugando otro torneos. Tras una vida tan paralela, ¿es difícil esta separación? ¿Cómo se vive siendo la hermana “mejor”?

R. Hace casi tres años que tenemos calendarios diferentes y que nos vamos adaptando a esa separación. Ahora mismo estoy yo algo por encima, pero confío en que pueda jugar cada día mejor y superarse a sí misma. Ojalá pueda meterse en el top100 y jugar más circuito WTA, de manera que podamos compatir más torneos de dobles. Cuando eramos pequeñas jugábamos mucho juntas y nos iba muy bien, así que me encantaría volver a hacerlo. En este momento, es difícil vernos y poder compatir torneos. Es difícil casi hasta hablar. Tenemos decidido que vamos a jugar juntas dobles en Roland Garros y Wimbledon, esperemos que nos vaya bien y lo disfrutemos mucho. Va a ser emocionante.

P. Al principio del torneo entrevistamos a Bouchard y nos dijo que era hora de tomar el relevo para la nueva generación. ¿Lo ve así?

R. Sí, yo también tengo esa sensación. Últimamente son muchísimas las jugadores jóvenes que están llegando a los torneos WTA haciendolo muy bien y en gran número. Estoy también incluyendo en esta idea de ‘nueva generación’ a jugadoras como Kvitova que tampoco son todavía mayores y que es hora de que accedan a puestos más altos en el ranking. Dicho esto, es obvio que hay jugadoras como Serena que quizás no son tan (ríe) jóvenes. No voy a hacer que es mayor; no todavía, o si lo es, lo lleva muy bien porque sigue jugando increíble y batiendo a todo el mundo. Hay muchas jóvenes irrumpiendo en el top50, destacaría a Caroline García, Kristina Mladenovic, mi hermana o yo misma que podemos también tomar ese relevo.

P. Y, ¿se ve liderando esa nueva generación?

R. ¿Tiene que ser en el top, top?

P. Bueno, como se vea. ¿Quizás en el top3 de esa nueva generación?

R. Sí, sí.

P. ¿Y cómo la uno?

R. (piensa) Quizás, sí. Pero no soy quien para decir que soy la primera, pero probablemente soy una de las primeras.

P. Le quiero preguntar por Serena que no para de conseguir récords esta temporada. Ha jugado sólo una vez contra ella en Stanford y perdió en dos sets, aunque ajustados.

R. Sí, no estuvo tan lejos pero suficientemente complicado todavía. No se puede decir que con Serena no haya oportunidades, porque las hay. Lo que ocurre es que esas oportunidades contra ella hay que aprovecharlas. Hace nada, acaba de remontar a Azarenka tres pelotas de partido así que queda claro que no es una jugadora imbatible. Está haciendo un tenis increíble, pero creer que se puede ganar es la primera misión de cara a conseguir la victoria.

P. ¿Tiene algún ídolo desde que era pequeña?

R. No.

P. ¿Por qué le gusta el dobles?

R. Estoy haciendo un esfuerzo por jugar más dobles; lo estoy intentando. Creo que te ayuda mucho a convertirte en una jugadora más completa, ambiciosa y competitiva. En todo eso, te ayuda. Mi juego es muy directo tanto con el saque como con el resto, así que me viene bien practicarlos en situaciones de tensión. Y además es más especial si juegas con amigas o incluso con tu propia hermana como es mi caso; por lo que sólo puede sumar.

P. Y última, el eslogan del torneo es “aquí hay magia”. ¿Cuál es la magia del tenis?

R. Yo creo que partidos como el de ayer de Azarenka y Serena son los que encierran magia. Y eso se siente. El hecho de tener siempre otra oportunidad, aunque vayas perdiendo por mucho, el tenis te enseña que siempre hay que resistir y aprovechar tus oportunidades. Creo que esa es la magia, el creer en ti y saber que siempre puedes volver más fuerte.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados