“Puedo ayudar a Berdych a conseguir lo que nunca ha logrado”

Rafael Plaza desde la ciudad de Melbourne

La renovación de Tomas Berdych empezó en el banquillo. El checo contrató a Daniel Vallverdu (Valencia, Venezuela; 1986) para que pilotase su carrera desde 2015, aprovechando que el venezolano y Andy Murray acabaron su camino tras la Copa de Maestros de Londres, después de más de cinco años juntos. Además de contar con un nuevo preparador físico (Azuz Simcich), el número siete del mundo buscó en el joven técnico (28 años) una voz que tranquilizara su revuelta cabeza, que tantos sinsabores le ha provocado en el pasado. En las semifinales del Abierto de Australia, que se disputan el jueves, el escocés se enfrenta a Berdych con su mejor amigo sentado en el banquillo del rival. Antes, Vallverdu charla con TENNISTOPIC en la terraza del restaurante de prensa sobre su ruptura con el campeón de dos grandes, la nueva etapa junto al checo y las diferencias entre los dos jugadores.

Pregunta. ¿Por qué terminó su relación con Murray?

Respuesta. Fue una decisión de los dos. Acabó la Copa de Maestros de Londres y dos días después nos sentamos juntos en su casa. Hablamos tranquilamente sobre el tema y llegamos a la conclusión de que era lo mejor para ambos. Siempre hemos tratado de buscar soluciones juntos. Eso fue lo bonito de cuando nos sentamos juntos. Estábamos tratando de buscar soluciones para que él pudiese encontrar otra vez la motivación y volver a ganar torneos del Grand Slam. Son 15 años de amistad con Andy, desde que estábamos en Barcelona juntos. Trabajamos durante más de cinco años. En cualquier relación profesional, llega un momento en el que sientes si las cosas están funcionado o no. Cuando nos sentamos, nos dimos cuenta de que posiblemente no lo estaban haciendo como en el pasado. Eso no quiere decir que ambos dejásemos de estar involucrados al 100% en la relación. Queríamos que todo saliese bien. Era un momento crítico en la carrera de Murray porque son las últimas tres o cuatro temporadas de su carrera. Como amigo quiero que llegue lo más alto que pueda. Y en la dinámica que teníamos iba a ser difícil sacar esa chispa que ya no estaba encendida. Hemos pasado por muchos momentos buenos. También por momentos malos, que desgastan un poco. Simplemente, era el momento adecuado para dejarlo. En mi caso, para pensar qué quería hacer y ver hacia dónde llevar mi carrera profesional. Y para Andy, buscar otras opciones que sacarán esa chispa de nuevo.

P. ¿Qué supone para usted sentarse en el banquillo de Berdych?

R. Un reto personal y una oportunidad profesional. Tengo la ocasión de ayudar a Tomas a lograr cosas que no ha conseguido todavía. Y de mantenerlo en el nivel al que ha estado los últimos cinco años, que también es algo muy difícil. Ha tenido una carrera fantástica, pero queda esa sensación de que puede lograr más. Es lo interesante de la posición que tengo ahora: puedo ayudarle a conseguir eso que nunca ha logrado. Y es posible hacerlo. Tiene el nivel, la actitud y la determinación para conseguirlo. Hay muchos jugadores que tienen el nivel o la capacidad, pero no la actitud.

P. ¿Está preparado?

R. He tenido suficiente experiencia en los últimos cinco años después de todo lo que he pasado con Murray, han sido muchos momentos importantes. Además, la relación con Tomas en estas semanas ha sido excelente. Hemos pasado pocas semanas juntos, pero la relación ha sido muy buena, fluida. Estoy emocionado por todo lo que está por venir. Estoy listo para hacerlo.

P. ¿Tienen personalidades similares?

R. Son bastante parecidos. Introvertidos y respetuosos. En la pista, Tomas un poco más reservado que Andy, pero eso es normal. A ese nivel, las personalidades son muy parecidas, sobre todo tenísticamente hablando. La determinación y el hambre de ganar son muy similares en ambos.

P. En cuartos, ganó a Nadal, que le había vencido en los últimos 17 encuentros. ¿Cómo le ayudó?

R. Después de perder contra Nadal 17 veces consecutivas, aprendió muchas cosas. Cuando te sientas a ver los vídeos de los partidos descubres muchos cosas: ver cómo estabas ganando los puntos y cómo los estaba perdiendo. Nos sentamos los dos y vimos algunas cosas que eran bastantes claras y que antes no veía. Nadal no estaba el martes en su mejor forma, pero Berdych jugó impecable. No dejó que entrara en el partido, pese a que mejoró mucho en el tercer set. Ahí se vio la diferencia de nivel. Las cosas pueden cambiar. Nadal no estaba en los dos primeros sets a su nivel, pero a la vez Tomas jugaba exactamente como yo quería que jugara. Probablemente, aunque hubiese estado en buena forma, Berdych habría ganado el partido también. Son pequeños detalles. Cosas de las que no te das cuenta. Y cuando alguien te lo dice ves que era muy claro lo que estaba pasando. Perdería sentido si le digo lo que es, pero a estos niveles los detalles son muy pequeños. Estos jugadores llevan en el circuito desde hace 10 o 15 años y ven el tenis de una forma clara. Se conocen muy bien cuando hablan de táctica sobre los otros jugadores.

P. Con 4-4 en la tercera manga, el mallorquín tuvo dos bolas para romperle el saque y volver al partido. Berdych no tembló, que habría sido lo habitual en otras tardes.

R. Puede ser que lo haya ayudado yo o que él mismo haya aprendido de lo que ha pasado en los últimos partidos. Quizás, una combinación de los dos. La realidad es que hablamos de eso. Es una persona bastante abierta, que escucha y también pregunta. No le voy a engañar porque charlamos sobre esa mentalidad. Mandó un mensaje al vestuario: “tuve momentos difíciles contra Nadal en el tercer set y supe reaccionar bastante bien”. Eso fue lo que más me impresionó del partido de ayer. Supo gestionar esas dificultades. Cuando tienes un partido que vas ganando de forma fácil, luego se puede volver difícil. Es complicado adaptar el juego y darse cuenta mentalmente de lo que está sucediendo. Y Tomas lo hizo a la perfección. Estoy muy satisfecho, sobre todo para lo que viene en el futuro. Es una señal.

P. Mañana le espera Murray. “No juego contra Dani, lo hago contra Berdych”, dijo el escocés en la previa.

R. Me lo imaginaba. Le cuento una anécdota. En diciembre, estaba viajando a Europa y le dije a un amigo que jugarían en semifinales del Abierto de Australia. Los dos llegan en un momento fabuloso, tanto físico como mental. Estoy contento por Andy y por Tomas. Lógicamente, mañana voy a concentrarme en ayudar a Berdych a ganar el partido. Al final, el trabajo que hago con él es que hemos hecho hoy: prepararlo para el encuentro, pero cuando juegan depende de ellos.

P. Él cuenta en su biografía que usted es la única persona que sabe lo que piensa en cada momento. ¿Le da ventaja eso para las semifinales?

R. Una ventaja muy pequeña. A ese nivel, los jugadores se conocen extremadamente bien. Tomas y Andy se han cruzado ya en 10 ocasiones. Habrá un par de cosas que le voy a decir a Berdych de la mentalidad de Murray, de cómo afronta los partidos y de lo que estará pensando. Pero una de las mejores cualidades de Andy, sobre todo en los partidos frente a los mejores, es que entra con un plan y ve si funciona o no. A partir de ahí, tiene la capacidad de cambiar y ejecutar otras opciones. Hay muchos jugadores que no pueden hacer eso. Yo le voy a decir cómo creo que va a jugar, pero posiblemente en mitad del partido cambie. Por eso, va a depender de Tomas, de darse cuenta de lo que está haciendo su rival en el partido. Depende de ellos porque yo lo voy a ver desde fuera, sentado en la grada. Mi trabajo acaba hoy: antes de que empiece el torneo y el día antes del partido es

P. El vestuario coincide en que Murray está jugando ahora más agresivo que en 2014…

R. Andy está jugando como lo hizo cuando ganó los dos grandes que tiene y la medalla de oro en los Juegos Olímpicos. Está compitiendo con un tenis bastante equilibrado, jugando un tenis bastante agresivo que le ha funcionado bastante bien. Es como tiene que jugar. Ha hecho un gran torneo hasta las semifinales. Su nivel está en el lugar adecuado.

P. ¿Está Berdych listo para ganar un Grand Slam? ¿Es ahora el momento?

R. Siempre ha estado preparado para ganar un Grand Slam. Lo ha demostrado con el nivel que tiene y ha sido muy constante. Los partidos que ha perdido han sido contra los mejores jugadores de la historia. En ese momento de su carrera, sobre todo mentalmente, Berdych ha entendido cómo prepararse para los partidos importantes, qué cosas tienen valor en estos encuentros realmente. En los primeros años de carrera, piensas en cosas que no son tan importantes. Y Tomas sabe ahora en qué concentrarse para poder ganar estos duelos de máximo nivel.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados