Corretja cuenta la verdad de su adiós

Rafael Plaza desde la ciudad de Sevilla

Sucede esta mañana en un hotel de Barcelona durante una reunión que dura media hora. A Àlex Corretja (Barcelona, España; 1974) le comunican oficialmente que no continúa como capitán del equipo español de Copa Davis tras dos años en el cargo. José Luis Escañuela, Albert Costa y Pedro Hernández conforman el grupo de la Real Federación Española de Tenis encargado de transmitirle el mensaje. Luego, horas después, la decisión es oficialmente anunciada a la prensa mediante un sucinto comunicado en el que se agradece la profesionalidad del catalán durante este tiempo al frente de La Armada. Tras perder la final ante la República Checa en Praga en su primer año en el cargo y salvar la categoría hace unas semanas frente a Ucrania en Madrid, después de caer a la primera contra Canadá en Vancouver,  el ex número dos del mundo deja el timón del equipo vacante. El sustituto de Corretja, sin embargo, lleva días cocinándose en los despachos del ente federativo.

¿Cómo le han comunicado la noticia?

Estaba Albert Costa, José Luis Escañuela y Pedro Hernández. Albert ha dicho que fuésemos al grano y que no se me iba a renovar el contrato el año que viene.

¿Lo esperaba?

Hombre, tenía la esperanza de seguir, pero después de los acontecimientos y de mucho tiempo sintiendo cosas y de las últimas informaciones, obviamente iba pensando que había un 99,99% de posibilidades de que no siguiera.

¿Qué motivo le han dado?

Ninguno en concreto. Creo que los motivos los tiene que dar la Real Federación Española de Tenis, su presidente, si es que los quiere dar, si es que lo considera oportuno. Me comunicaron que estaban agradecidos con mi trabajo y con el de José María Arenas durante estos dos últimos años. Ni profesional ni personalmente tenían ningún tipo de reproche pero creían que el equipo ha de ser ofrecido a otra persona, igual que hace dos años me ofrecieron que yo fuera capitán. Y eso es 100% respetable.

¿Sabe quién toma la decisión de no renovarle?

Hombre, para mí es el presidente 100%. Además yo le he dicho a Albert: “Oye, simplemente te quiero comentar, porque ha habido muchas filtraciones, que si ha habido informes..”. Y él me ha respondido: “Las cosas que yo hablo con los jugadores son privadas”. Lo cual me parece muy bien, y si yo tengo alguna cosa con ellos debo hablarlo, cosa que no es así. Siempre hemos tenido una excelente relación. Pero, obviamente, la decisión es del presidente, porque él es la persona que decide estas cosas. Yo puedo tener una opinión, como la tenía. Porque hace un par de meses volvíamos en un tren de Madrid a Barcelona y me dijo que creía que tenía que seguir. Me ha dicho que sí, que era verdad, pero las cosas se hablan, se maduran y al final se toman otras decisiones. Pero es lógico que el presidente sea el que decide.

¿Le parece justo?

Eso es lo de menos. Honestamente, no voy a entrar. He hecho mi trabajo todo lo mejor que he podido desde el primer día que entré hasta hoy y hasta el 31 de diciembre voy a seguir siendo el capitán, a menos que la Federación diga lo contrario. Y me quedo tranquilo con lo que se ha hecho, porque siempre hemos ido con la verdad por delante. Nunca hemos llevado careta en este equipo para querer engañar a nadie. Siempre hemos ido con las manos totalmente de frente, nos quedamos con la sensación de que quizás estábamos en un proyecto bonito y se corta ahora. Otros capitanes como Emilio Sánchez o Albert Costa, estuvieron tres años, y nosotros hemos tenido dos. Lástima. Se ha decidido así.

Su contrato acaba el 31 de diciembre. ¿Lo han arreglado?

Es muy buena pregunta. Yo también les he preguntado lo mismo: “¿Y ahora?”. El presidente me ha dicho que hasta el 31 de diciembre tengo contrato con ellos. Yo les he dicho que perfecto, que seguiré ejerciendo. No sé si van a nombrar otro capitán y ¿qué va a pasar? ¿Vamos dos capitanes a París-Bercy o a Londres? Me contestaron que no se lo habían planteado. Es una cosa lógica. Si va a entrar un capitán nuevo, la Federación debe decidir cuándo tiene que ser el final. Si tiene que ser a partir del 1 de enero, yo seguiré hasta el 31 de diciembre dando apoyo a los jugadores, a los que agradezco muchísimo todo lo que han hecho en estos dos años e intentaré hacerlo lo mejor que pueda.

¿Tiene sentido tomar esta decisión en un momento en el que se produce una gira en la que el capitán podría acudir a acompañar a los jugadores?

Llame al presidente, con todo el cariño y el respeto. Yo no soy el que debe decir eso. Obviamente, es una situación que lo lógico es que se solucione. Se tendrá que hablar. Si no me dicen lo contrario, yo tengo contrato hasta el 31 de diciembre. Si consideran que no debo seguir, tendremos que llegar a un acuerdo.

La Federación le ha dicho adiós con un comunicado de seis líneas. ¿Merecía algo más?

No sé si ha sido todo lo que piensan decir o no. Desde los diez años llevo representando al tenis español, dándole todo lo que he podido. Pues usted mismo…

¿Se va dolido con mucha gente?

Me voy tranquilo, porque he hecho todo lo que he podido como siempre. Lo he dado todo como jugador y como capitán. Y no estoy dolido, pero estoy tranquilo. Lo he podido hacer mejor o peor, pero no estoy dolido. Tomamos las decisiones que se creyeron oportunas en cada momento y se puede acertar o no, pero siempre hemos ido de cara a todos desde el primer día: jugadores, entrenadores, presidente, director deportivo…

¿Alguien a quien conoció en otra época le ha decepcionado?

No, al final, no es que me decepcionen. Tú haces todo y ellos seguramente hacen lo que creen que es mejor para todos los jugadores, entrenadores, directivos… Cada uno debe saber lo que ha hecho de cara y los que no lo han hecho de cara lo deben saber. Yo no soy quién para decir estas cosas.

Hablando de cosas que no se han hecho de cara, se filtró una foto del vestuario de Vancouver, se ha hablado de altercados en la cena de Praga, en la concentración de Madrid…

Que la foto se filtró es verdad. Es una pizarra que yo siempre utilizo de manera motivacional para los jugadores y alguien la filtró, no tengo ni idea quién. Todo lo demás es absolutamente falso. Que yo haya tenido mala relación con los jugadores… me parece que es ridículo que busquemos cosas donde no las hay. Me parece mucho más leal que realmente se empiece otra etapa y se considere que no ha de seguir el capitán que está. No hay ningún problema. Les he dicho tanto al presidente como al director deportivo que con las filtraciones que ha habido ellos deberían haber salido a desmentirlo y dar la cara. Yo he sido y sigo siendo el capitán del equipo español en los últimos dos años y todo lo que se decía era mentira.

¿Quién filtra? Hablamos de un vestuario, una cena privada, una lista de convocados… cosas privadas a las que pocos tienen acceso.

No lo sé, pero el que debería preocuparse de esto es el presidente, tomar nota de todo esto. Él debe saber si esto se filtra porque se filtra o si lo que se filtra no le importa. Él está en su derecho. Debería hablar si quiere. Con José Luis me río mucho, cuando nos vemos no tenemos ningún problema, pero deportivamente hay situaciones en las que no hemos coincidido o no coincidimos y probablemente discrepamos. Pero tampoco hay que hacer una gran cosa del tema ahora. Sabe mal porque tenía mucha ilusión. El sueño de una vida era ganar la Copa Davis como jugador y por suerte lo conseguimos. Ahora, como capitán, cuando se escapó por tan poco, por tan solo dos sets en Praga, ya me olí que era un momento en el que era difícil que se volviese a repetir.

También se publicó que quería limitar la presencia de los entrenadores de cada jugador y que no diesen órdenes en pista. Que el único que mandaba en la Davis era usted.

Es uno de los escritos más falsos que he leído en toda mi vida. Le diría que el más falso. Pero al final es muy difícil salir a desmentir constantemente tantas barbaridades. Le agradezco que me lo diga. Incluso yo, en cada línea que leía, me quedaba sorprendido de tanta barbarie, de tanta difamación, de tanta ridiculez y de tanta poca honestidad y poca verdad. No había ni una línea que fuera verdad. ¿Que yo no dejaba hablar a los entrenadores? No, al revés. La Federación me pidió a mí hace un año que si no se podía limitar el banquillo, por ser tan grande. Les di los argumentos por los cuales es necesario que estén los fisios, los médicos, el encordador, los componentes del grupo… Es cierto que yo pregunté a los jugadores y les sondeé para saber si era conveniente que estuvieran sus entrenadores. Algunos jugadores me dijeron que creían que sus entrenadores no debían venir porque viajaban con ellos todo el año y en Davis debían estar solos con capitán y subcapitán. Otros jugadores decían: “Creo que sí deben estar porque nosotros viajamos con ellos”. También hablé con entrenadores y me dijeron que igual en las semifinales no era el momento idóneo para hacerlo.

¿Habría permitido la presencia de los entrenadores de los jugadores de haber seguido en el cargo?  

Habrían estado 100%. Yo siempre he dicho que las personas que mejor conocen a los jugadores son sus entrenadores. Nuestro trabajo es estar cerca de ellos todo el año lo mejor posible y así lo hemos hecho. Le pongo el ejemplo de la final de la Copa Davis. Yo  hablaba con los entrenadores para preguntarle cómo plantear cada partido. Hablábamos conjuntamente, lo planteábamos conjuntamente y a partir de ahí yo era en la silla el que tenía que tomar las decisiones, acertadas o equivocadas. Pero en ningún momento yo iba a censurar que vinieran los entrenadores. Yo, simplemente, digo que preguntábamos para tener una idea porque creo que es bueno. Hay que saber que a veces la dinámica de grupo puede cambiar si somos 30 o somos 18. Le repito que hay jugadores que me decían que creían que los entrenadores no debían estar. Pero aun así nosotros seguimos considerando que tenían que estar porque era lo mejor para el equipo. Y a los hechos me remito: todos los entrenadores han estado.

¿Le molesta que siempre se filtren las convocatorias de Copa Davis?

Cuando tomas una decisión para el equipo siempre intentas que sea lo más discreta posible. Yo siempre he hablado con los jugadores, con los interesados y con los posibles descartes. Se llegó a decir incluso que Almagro no estaba contento porque no se le había avisado en la última convocatoria de que no iba. Y es mentira. Hablé yo personalmente con Nico. Cuando a Granollers se le comunica que no va a estar en Madrid, se le dan argumentos por los que no va a ir convocado. No es que le diga:“Oye, Marcel que no hemos contado contigo”. Se habla con él y se le explican los motivos. Luego puede estar de acuerdo o no estar de acuerdo, evidentemente. Y se habla con todos los jugadores con los que creemos que tenemos que hablar. Y a partir de ahí yo siempre hablo con el director deportivo y con el presidente. Y se lo digo para que lo sepan y no lleguen a la rueda de prensa y se sorprendan. Evidentemente, como capitán siempre intenté ser transparente con todos e ir muy directo a los implicados, a los jugadores y entrenadores, para comunicarles las decisiones que se habían tomado antes de que se filtraran en prensa. Me sorprendía cuando luego se filtraban los equipos, es lógico. Pero creo que es el presidente el que debe contestar a esto. Él debe saber o contestar a por qué se filtran según qué informaciones. Puedo asegurar que jamás he dado ningún equipo a un periodista por delante de otro. Siempre que he dado un equipo ha sido a todos en las mismas condiciones.

¿Cuántos jugadores le han manifestado su apoyo y cuántos le han dicho a la cara que no querían que siguiese?

 No, jamás. A mí nadie me ha dicho a la cara que no quería que siguiese como capitán. Están en su derecho de hacerlo, pero no lo han hecho. Desconozco si lo han hecho con otras personas, pero puedo asegurar que en ningún momento nadie me ha dicho que no quería que siguiera.

¿Le consta que en el informe presentado por Costa a Escañuela amenazaba con irse si usted seguía en el puesto?

Es Albert el que debería responder, pero estoy prácticamente convencido al 99,99% de que eso es mentira. Estoy seguro. No le veo ningún motivo, porque con Costa tengo una relación en la que yo le consultaba muchas cosas, porque él ha sido capitán tres años y me ayudaba en muchos aspectos, y siempre le informaba de todas mis decisiones. Cuando tomaba una decisión, le llamaba y se la explicaba. Él me decía: “Me parece muy bien, Àlex”. Me daba apoyo constantemente. Incluso hace dos meses, hablando con él, me decía que debía seguir como capitán, que no veía ningún motivo para cambiar de capitán. Cuando hoy se lo he recordado, me ha dicho que la decisión no era suya. Yo hablo con la gente y hay que tomar decisiones. La de gente que me ha dicho: “Albert Costa dice que seguirías”. Y yo he dicho que Costa me dijo hace dos meses, que si por él fuera, seguiría. Obviamente, pueden cambiar las cosas, pero como la decisión no es suya, al final es el presidente el encargado de decidir.

“Me río mucho con él tomando algo, pero deportivamente hemos tenido discrepancias desde el primer día”, dice sobre Escañuela. ¿Qué discrepancias?

Hace un año, cuando se van a presentar las elecciones, me piden si puedo dar apoyo a la candidatura y me niego porque creo que el capitán debe estar al margen de cualquier candidato. Otra vez, en abril, me piden que vaya a presentar un libro a la fragata de La Armada española en Rota. Y no voy porque considero que no debemos de ir allí. No es algo que competa al capitán ir a presentar un libro a Cádiz. Hace pocos meses, en verano, el presidente me pidió personalmente ir a Sevilla a presentar ese libro. Y como me lo pidió él, como un favor personal, le dije que sí, pero no porque fuera allí como capitán. ¿Me concierne como capitán ir a presentar un libro de la Federación que ellos consideran que han de hacer? No creo que esa sea mi labor. Mi labor es estar pendiente de los jugadores y estar para lo que ellos necesiten. Si el presidente, como favor personal, me pide ir a Sevilla, yo puedo, me lo dice con tiempo suficiente y mi agenda me lo permite, yo voy sin ningún problema, pero no como capitán de Copa Davis, voy como un favor a José Luis Escañuela. Y lo mismo me ha pasado en otras ocasiones. Cuando hacemos la presentación de los equipos en diferentes ciudades de España, por ejemplo. Me parece muy bien que promocionemos el tenis por otras ciudades de España, por ciudades pequeñas en las que muchas veces no tienen la oportunidad de ver a los jugadores. Ahora, hagámoslo con orden. Es decir, si se considera oportuno. ¿Vamos a Santander? ¿Por qué Santander? ¿Hay algún motivo concreto? Sí, los hay. ¿Y por qué no aprovechamos para hacer un clinic con niños ese día que voy a Santander? ¿Por qué no hacemos eso en lugar de hacer una rueda de prensa a la que vienen cuatro periodistas, que muchos de ellos no te conocen, y a los cinco minutos no saben ni qué preguntar? ¿Por qué no aprovechamos para promocionar el tenis allí? ¿Por qué no lo hacemos en otras ciudades? Aprovechémoslo, pero hablemos, por favor. Tengamos una agenda y hagámoslo en consenso. Seguro que salimos todo beneficiados.

Dicen que no fue a presentar el libro porque era en el buque de La Armada española.

Eso es una falsedad. Calumnia. Mentira. Me parece ridículo que alguien sea capaz de decir eso. El que lo ha dicho no tiene vergüenza. Así de claro lo digo. Más que he representado al tenis español desde los 11 años, que me fui a jugar a Florida al Campeonato del Mundo, y después en todas las distintas categorías. No tienen vergüenza, de verdad.

Parece claro qué Moyà será el próximo capitán. ¿Qué le desea?

Escañuela ha dicho esta mañana que no estaba decidido que fuese Moyà el próximo capitán. No obstante, sea quién sea, le desearé mucha suerte y le diré que si necesita algo, lo que sea, aquí me tiene. Estoy dispuesto a hablar con el nuevo capitán y me tendrá para lo que haga falta.

¿Le desea que pueda contar con todos los jugadores?

 Hombre, claro.

Que todos los jugadores estén dispuestos a ir, quiero decir, porque no sé si ha sido su caso.

Por mala suerte, nunca hemos podido contar con todos los jugadores en ninguna eliminatoria juntos, ese ha sido mi caso. Es una pena, pero hemos tenido a diez de ellos en diferentes eliminatorias. Les estoy muy agradecido a todos. Cuando no se puede contar con todos hay que ver los motivos y que se los expliquen al capitán. Hasta el 31 de diciembre, si la Federación no dice lo contrario, voy a seguir siendo capitán y continuaré ejerciendo de capitán de Copa Davis, que para algo tengo un contrato hasta esa fecha.

 ¿Le ha molestado que Ferrero se haya postulado reiteradamente al puesto mientras usted era capitán?

Hablé con Juan Carlos del tema en el Godó. Nos reunimos, hablamos y tomamos algo juntos. Yo le pregunté si le hacía ilusión y él me dijo que sí, que le hacía muchísima ilusión ser capitán de Copa Davis, pero que respetaba mis tiempos y que cuando yo acabase le haría mucha ilusión ocupar el puesto. Le dije que lo entendía, que era lógica esa ilusión. Sí que quería aclarar algún comentario. Parecía que yo había dicho que Ferrero debía saber esperar cuando yo lo único que dije fue que igual que todos anteriormente habíamos sabido esperar hasta que nos llegó el momento, a Juan Carlos le pasaría lo mismo. De ahí, a que yo le esté recriminando algo… Si tengo algo que recriminarle, le llamo y le digo lo que no me ha gustado. El problema es que hay interés en generar una serie de situaciones en las que parece que yo tenía problemas con los jugadores, con los ex jugadores y con todo el mundo. Y eso es mentira. Los debates que se crean y las declaraciones cruzadas siempre hacen que se compliquen las situaciones. Igual estás perfecto con todos, te sacan un titular que no esperas y eso incomoda a la otra persona. En realidad, cuando todos nos tomamos algo juntos, nos damos cuenta de que no pasa nada y que es más sencillo de lo que parece desde fuera. 

¿Está preparado Juan Carlos para ser capitán?

El presidente es el que debe decidir quién es el que está preparado y quién no. Yo no debo decir nada. Si yo fuera el presidente, debería pensar con qué argumentos valoraría eso. Él es el que debe decidir si tiene que ser Ferrero o no. Cualquiera que entre estará capacitado porque todos han sido grandes jugadores, pero no es una decisión mía. Que decida Escañuela quién está capacitado.

Le digo un lista de nombres y me responde con lo primero que le pase por la cabeza en relación a su salida de la capitanía. Empecemos con José Luis Escañuela. 

Es un buen nombre para empezar. Creo que la comunicación debería haber sido mucho mayor.

 Albert Costa.

Ha hecho lo que ha podido.

 Carlos Moyà.

Un jugador que seguro está muy ilusionado. Si es capitán, le deseo lo mejor.

Juan Carlos Ferrero.

Lo mismo. Está muy ilusionado con el cargo. Ojalá que le vaya muy bien si entra como capitán.

Antonio Martínez Cascales. 

Hace mucho que no tengo relación con Antonio. Obviamente, ha sido una persona del tenis y seguramente también estará vinculada.

Rafael Nadal. 

Ha sido una lástima que sólo hayamos podido contar con él en una eliminatoria.

Hablando de Nadal, ¿le dijo algo durante la ultima eliminatoria sobre su renovación?

Habíamos hablado en alguna ocasión. Yo les explicaba que me haría ilusión seguir para que ellos lo supieran, porque al final tuvimos una cena en Barcelona en abril y le dijimos a todos los chicos que tanto a Jose María Arenas como a mí nos haría mucha ilusión continuar con este proyecto. Simplemente para que lo supieran. Nos dijeron que muchas gracias y que lo darían todo en septiembre. Rafa se comprometió ese mismo día en abril y luego cumplió con su palabra una vez más. El último día pasó otra de las cosas que se cuentan y son mentira. Nadal hace el esfuerzo de venir desde Nueva York, tras jugar los partido que disputó. El sábado por la noche cenamos todos en equipo y les agradezco por estos dos años. Les digo: “Chicos, no sé lo que pasará con nuestro futuro, pero estoy muy agradecido por todo lo que habéis hecho. A jugadores, entrenadores y miembros del equipo”. Les digo que desde el domingo por la tarde entiendo que se vayan a sus casas. Nadal llevaba seis semanas fuera ganándolo todo. Lo único que me dijo es que si dormía el domingo en su casa, le hacía un gran favor. Y como capitán, creo que obviamente Rafa ya había dado mucho más de lo que podíamos esperar porque se dejó media vida en esa eliminatoria. Pensé que lo lógico era que se fuese a casa. Y se dice que Nadal se va porque tiene mal rollo conmigo. Eso es una calumnia. O que yo le prohibo a Albert Costa estar en la cena. Albert me dijo: “Àlex, ¿te molesta si me voy esta noche? Porque mañana tengo una cosa por la mañana y prefiero irme en tren. No pensaba irme, pero como han ido tan rápido los partidos del domingo puedo coger un tren a las ocho de la tarde”. Y le dije: “No, Albert, ¿cómo te vas a quedar? Vete tranquilo a casa”. Y se dice que yo veto la entrada de Costa porque quiero hablar mal de otros jugadores. Un poco de seriedad, por favor.

 ”Mucha suerte en su nueva andadura deportiva”, reza el comunicado de la Federación. ¿Ya tiene proyectos de futuro?

¿Cómo voy a tener un proyecto de futuro? Es un comunicado de seis líneas. No tenía nada en mente. Es más, tenía la esperanza esta mañana cuando he llegado a la reunión de que me dijeran: “Àlex, te vamos a renovar”. Cuando Albert Costa me lo comunicaba, el corazón me latía a mil pulsaciones porque tenía esa esperanza todavía. Cuando me ha dicho que no seguía, he pensado que ya lo sabía, pero la esperanza es lo último que se pierde y hasta que no te lo confirman del todo no lo sabía con certeza. No tengo nada previsto. Si la Federación no dice lo contrario, lo que tengo previsto es seguir como capitán. No tengo ningún proyecto ni nada en mente. Mi vida profesional era la Copa Davis. Entre el año pasado y este he estado más de 200 días fuera de mi casa siguiendo al equipo. ¡200 días! ¿Por qué lo hacía? Porque era mi pasión. Nadie te obliga a viajar a los torneos. He tenido total tranquilidad para tomar las decisiones, tanto por parte del presidente como por parte del director deportivo. Nadie me ha dicho que debía ir diez días a Roland Garros o cinco a Wimbledon. Nadie. Si yo tenía alguna duda, hablaba con Albert, que me llevo muy bien con él, se lo preguntaba y me daba su opinión. Y me servía porque ha sido capitán tres años. A partir de aquí, hoy ha sido el primer día que me han dicho que no seguía. Quizás mañana, cuando me levante, empezaré a pensar qué haré desde el 1 de enero. A día de hoy, tengo grandes amigos y mi familia. He recogido a mis hijas en el colegio por la tarde y mi hija pequeña, con el dedo pulgar hacia arriba y una sonrisa, me miraba desde la ventana del colegio porque me estaba viendo. Le he puesto el pulgar hacia abajo y ha puesto una carita de pena… Me dan un cariño que no tiene precio y es impagable. Eso es lo más importante.

 ¿Ha aprendido más como consejero de Murray o como capitán de Copa Davis?

Con Andy aprendí muchísimo. Probablemente, lo que aprendí con él he podido llevarlo a cabo con la capitanía en muchísimas cosas. Son experiencias espectaculares que he tenido la suerte de poder vivir. Estoy muy agradecido. Como decía antes: mi familia, mis niñas, mi pareja, mis padres, mis hermanos… todos. A los aficionados. ¿Sabe usted la de gente que me está mandando mensajes? No puedo contestarlos y soy una persona que siempre intenta responder a todos, pero no voy a poder. Lo siento en el alma, pero me parece tan increíble que gente que no me conoce de nada dedique tiempo a escribirme un mensaje diciéndome que me agradece lo mucho que he hecho por el equipo. Hay otros que igual no están de acuerdo, pero igualmente me lo agradecen. Gracias, de verdad. No puedo creer que pierdan el tiempo para escribirme un mensaje sin conocerme de nada. Entiendo que los que me conocen lo hagan, me hace ilusión, pero más o menos me lo puedo esperar. ¿Pero gente que no me conoce de nada? No tengo palabras.

¿Volvería a ser capitán?

Mañana mismo.

¿Qué ha sido lo mejor de estos dos años?

Sinceramente, el momento en el que me dicen que voy a ser capitán se me llena el corazón de esperanzas. En ese momento pienso que voy a tener la oportunidad de liderar a un grupo espectacular. Después, la unión con los jugadores. También cuando nos metemos en la final de 2012, porque era un objetivo muy importante. Sólo por dos sets no fuimos campeones de Copa Davis el año pasado. Es lo único que me sabe un poco mal: haberlo dado todo y que por dos sets no hayamos podido ganar la Ensaladera. Luego es muy duro en muchas cosas, como cuando debes tomar decisiones.

¿Y lo peor?

Cuando perdimos el último punto en la final de Praga. Cuando perdemos el punto de partido, porque hasta ese momento seguía pensando que podíamos recuperar, me quedé muy hundido. Habíamos hecho un trabajo muy duro. Confiamos en dos hombres para formar una pareja de dobles, que hasta entonces no jugaban juntos, y acaban siendo campeones de la Copa de Maestros. David Ferrer, que había pedido descansar durante una época, se compromete con el equipo, da la cara y gana todos los partidos. Y con Nico Almagro, que a pesar de sus declaraciones, en las que dijo algo así como: “Aunque fallen los 400 primeros jugadores del tenis nacional, seguramente no se contará conmigo”, en una de esas declaraciones de Nico, porque es muy espontáneo, también da la cara. Y se compromete con el equipo teniendo el hombro mal durante muchas eliminatorias. Se infiltra y se le da la confianza de ser el hombre elegido para disputar los puntos. Hay gente que discute porque es uno u otro. ¿Cree que si yo pensase que no era la persona adecuada no lo hubiera hecho? Estaba convencido de que tenía que ser él. Nadie me asegura que si hubiese sido otro jugador, otro cualquiera, hubiera cambiado el signo de la eliminatoria. En ese momento, cuando se decidió, lo hicimos convencidos. Y en eso nos quedamos muy tranquilo. Ahora, cuando se pierde fue un momento muy duro.

 Cuente alguna anécdota. 

Todos los momentos han sido espectaculares con los chicos. Ha habido una gran unión. Siempre en las cenas había buen humor. En los entrenamientos intentaba estar cerca de ellos. Siempre había bromas. Incluso en la final. Estoy muy agradecido a todos los jugadores que se comprometieron y todos los que fueron. Han hecho lo que han podido en cada momento. El capitán es el que decide los que juegan y los que se quedan en el banquillo, y ellos lo han aceptado de la mejor forma posible. Todos los momentos han sido bonitos. Se me ofreció un año, yo pedí dos y se me han dado dos. Igual debo pensar que este segundo año ha sido extra, porque si acepto sólo un año quizás habría estado nada más que una temporada. He estado dos, pese a que este año ha sido muy complicado, porque deportivamente hablando ir a Canadá sin poder contar con ninguno de tus cinco primeros jugadores en el ránking no era una situación fácil para el equipo.

“Puedo dormir tranquilo”, ha dicho esta mañana tras no ser renovado. ¿Hay alguien que no puede hacerlo?

No tengo ni idea. Me preocupo de mí y ya tengo bastante con eso. No lo sé, ellos sabrán quién puede dormir tranquilo. Yo, personalmente, dormiré tranquilo. Profesionalmente, dormiré tranquilo. Y si alguien no puede dormir tranquilo, que espabile.

  • andreu

    Corretja es dios, un tio humilde que solo hay que mirarle a la cara para ver lo buena persona que es. Me sabe mal que le hayan tomado el pelo de esta manera porque nose lo merece. Espero que en un futuro todo le vaya bien se lo merece mucho.

  • echavarri

    De las pocas personas que conocí algo en el mundo del tenis durante cuatro años a comienzos de este siglo, sin duda me quedo con dos: Y uno de ellos es Alex Corretja. Es un gran tipo y se merecía seguir un año más.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados