Serena, 150 semanas seguidas en el top-1

Redacción desde la ciudad de Madrid

Un dominio de hierro. Así es la doctrina que ha impuesto Serena en la WTA hasta asentarse como la indiscutible número uno en las últimas temporadas, con una superioridad infinita sobre el resto de raquetas del circuito. Y es que desde que subió a lo más alto del ránking el pasado 18 de febrero de 2013 se ha afianzado en el liderato hasta alcanzar las 150 semanas consecutivas como top-1. Sólo hay tres mujeres en la historia que hayan firmado esta cifra: la propia Williams, Martina Navratilova (156) y Steffi Graf (186).

Es la mejor racha que encadena desde que estrenó su condición de número uno el 8 de agosto de 2002. En aquella primera ocasión estuvo 57 semanas consecutivas al mando de la WTA. A pesar de su capacidad para seguir recopilando trofeos de Grand Slam, no fue hasta septiembre de 2008 cuando volvió a recuperar el cetro mundial. Desde entonces intercambió la corona con Jelena Jankovic y Dinara Safina en pequeño períodos entre 2009 y 2010.

Una larga lista de nombres configurada con los de Kim Clijsters, Caroline Wozniacki, Victoria Azarenka y Maria Sharapova se disputaron el número uno en el trienio siguiente. Hasta que Serena dijo basta y recuperó -por sexta vez- lo que entendía que era suyo hasta hoy, acumulando una de las rachas más largas desde que se instauró el ránking WTA. Desde entonces ha visto cinco jugadoras distintas por detrás de ella en la segunda plaza: Sharapova, Azarenka, Halep, Li Na y Kvitova, pero ninguna ha sido capaz de desposeerla de su trono.

Las cifras desde aquel 13 de febrero intimidan. Ha ganado 171 de los 184 partidos que ha disputado, o lo que es lo mismo, presenta un 92,9% de éxito en todos sus encuentros. Además ha levantado el trofeo en 22 de los 39 torneos que ha encarado, mientras que en territorio Grand Slam se ha hecho con más de la mitad de lo que ha jugado con 6 coronas en 11 ediciones. Una número uno por derecho propio.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados