Moyà se aferra a Bautista

Rafael Plaza desde la ciudad de Nueva York

España viajará a Sao Paulo para pelear ante Brasil por la permanencia en el Grupo Mundial de Copa Davis (del 12 al 14 de septiembre) con Roberto Bautista, Marcel Granolllers, Marc López, David Marrero y Pablo Andújar. Ese fue el equipo que Carlos Moyà consiguió formar tras las bajas de Rafael Nadal, David Ferrer y Tommy Robredo, los tres primeros españoles del ránking.  Feliciano López y Fernando Verdasco, destacadas figuras en las últimas temporadas, tampoco se montarán en el avión que saldrá el próximo día 6 de septiembre hacia la mayor ciudad de América del Sur. En consecuencia, La selección luchará contra el descenso con el inexperto castellonense (debutó en la primera ronda de 2014 frente a Alemania y perdió los dos partidos que disputó) como número uno de La Armada y con el catalán como segunda raqueta. Marrero y López, experimentados doblistas que han conquistado la Copa de Maestros (aunque con otra pareja) cierran el grupo, dando la posibilidad al mallorquín de combinar distintas duplas (Granollers-López o Marrero-López) y usar la baza de Andújar en función de los entrenamientos previos. De pronto, las ausencias convierten la eliminatoria en una trampa cuando meses atrás era un cruce asequible con la presencia del campeón de 14 grandes.

Sin Nadal, que renunció al Abierto de los Estados Unidos como consecuencia de una lesión en la muñeca derecha y desde entonces se entrenó en Mallorca, siempre sobre cemento y con una férula (hasta ayer) protegiéndole la articulación, tratando de recuperarse por completo para la gira asiática, Moyà viajó hasta el grande estadounidense para reunirse con las mejores jugadores del país. Las respuestas, sin embargo, no le ayudaron a crear el grupo que esperaba. En Flushing Meadows, el seleccionador escuchó cómo el calendario, el cansancio y la falta de motivación apartaban a sus elegidos de proteger los colores de España en Brasil.

“Le dije que lo sentía mucho, pero que no iba”, contó Robredo sobre su conversación con el capitán a principios de la semana en Nueva York. “Es complicado. Él [Moyà] ha sido jugador y sabe lo difícil que es. Nos conocemos todos y al final hay que ser honestos: es un calendario muy difícil”, prosiguió el número 18 mundial, derrotado 5-7, 6-4, 6-7 y 2-6 por Wawrinka en octavos del último grande del año. “Me espera un final de año bastante duro y la verdad es que tampoco tengo mucha motivación para ir a Barcelona, volar a Brasil, volver e irme a China tres semanas y hacer Moscú, Valencia y París-Bercy”, detalló. “El cuerpo necesita descanso y la cabeza también”, cerró antes de regresar a España.

“Y yo no venía con mucha idea de jugar la eliminatoria, pero viéndome hoy aún menos”, confirmó Ferrer tras caer con Simon en la tercera ronda del Abierto de los Estados Unidos, con el cuerpo destruido. “Tengo una gira asiática muy importante donde me juego mucho, sobre todo para estar entre los ocho mejores del mundo. Y físicamente me tengo que cuidar. Ese calendario de cambiar a tierra y luego a rápida… no voy a hacer la locura del año pasado de jugar muchos torneos seguidos”, siguió el alicantino. “Esta temporada quiero dosificarme más. Si me sabe mal por alguien sobre todo es por Carlos. Es un capitán al que le tengo mucho aprecio y cariño”, confesó el número cinco del mundo, que no juega una eliminatoria desde la final de Praga ante la República Checa de 2012.

“El equipo sacará adelante la eliminatoria”, afirmó Moyà en un comunicado emitido por la RFET. “Han aceptado el reto de defender a España [los cuatro elegidos] y lo van a hacer con todas las garantías. Estamos convencidos de que regresaremos con la prueba superada”, siguió el exnúmero uno del mundo. “[El equipo] tiene una ilusión tremenda lo que unido al nivel de compromiso de este grupo hace cualquier reto posible”.

Las circunstancias colocan al combinado local en una situación inmejorable para soñar con pelear por La Ensaladera en 2015 junto a los mejores países. Para España, la selección más brillante del siglo XXI (cinco títulos y dos finales) es el todo o nada: Moyà viaja con sus jugadores a Brasil donde espera el equipo de encabezado por Bellucci, en una pista de tierra batida bajo techo sobre la que se discutirá la victoria con la altitud de la ciudad (760 metros sobre el nivel del mar) presente. Sin Nadal, Ferrer y Robredo, los tres mejores jugadores de La Armada, la puerta que parecía cerrada está ahora bien abierta.

Los cuatro de Brasil

Thomaz Bellucci, Rogerio Dutra Silva, Bruno Soares y Marcelo Melo forman el grupo brasileño que buscará el ascenso en Sao Paulo ante España. El número 91 del mundo, primer jugador local, comanda el grupo que cierran Dutra Silvia, 162, y los doblistas Soares (número tres en la modalidad) y Soares (número seis) para discutir un puesto en el Grupo Mundial a España.

© TENNISTOPIC.com 2015. Todos los derechos reservados